'Volver al millón de barriles de petróleo es posible'

Las petroleras sostienen que están en capacidad de aumentar la producción, pero los problemas de orden público, con comunidades y ambientales frenan el crecimiento.

Francisco Lloreda, presidente de la ACP.

Archivo particular

Francisco Lloreda, presidente de la ACP.

Finanzas
POR:
noviembre 25 de 2014 - 01:04 a.m.
2014-11-25

Por estos días Francisco Lloreda está celebrando sus primeros cien días al frente de la Asociación Colombiana de Petróleos, ACP, la principal agremiación del sector en el país.

Aunque el entorno en el que le tocó ‘inaugurarse’ en el sector no es el mejor para la industria, Lloreda, califica el balance de su gestión como positivo: “Mientras más conozco el sector, más creo en él, más creo en el compromiso y la seriedad de las empresas que integran esta industria y en el trabajo que estamos adelantando con el Gobierno”, señala.

Sin embargo, también reconoce cuáles son los temas que le impiden a las empresas de hidrocarburos aumentar su producción, en una coyuntura de precios bajos en la que, para ser sostenibles, las petroleras tienen que producir más.

Para el sector la situación es compleja, ¿cuáles cree que deben ser las medidas del Gobierno para impulsarlo?

Hay que tener claro es que el mejor negocio fiscal que puede hacer Colombia es apostarle a la industria de hidrocarburos, que está en la capacidad, como ninguna otra, de generar el grueso de los recursos que requiere el Estado para impulsar el desarrollo económico y social del país. Y por eso hemos trabajado con el Gobierno identificando los factores internos y externos que afectan la competitividad del sector para darle el impulso que requiere.

¿A qué factores se refiere?

Son bien conocidos: la caída en el precio internacional del petróleo, la decisión de otros países de la región de ser más competitivos, lo que enciende alarmas en Colombia, y el ingreso de los Estados Unidos al mercado como productor.

Y los internos…

Hay cuatro factores que afectan la competitividad y que estamos revisando con el Gobierno: el primero son los bloqueos y la gobernabilidad a nivel regional que dificulta la operatividad. El segundo, las reglas de juego en materia fiscal, a la industria le preocupa las implicaciones de la reforma tributaria. Lo tercero, las demoras en licenciamientos y permisos ambientales, aunque este es un aspecto en el que se viene trabajando. Y el cuarto, tiene que ver con el mercado ilícito de lubricantes.

Cuando habla de bloqueos y gobernabilidad, ¿qué incluye?

Me refiero a los bloqueos, atentados a la infraestructura, especialmente transporte, aunque en el último año en ambos casos ha habido una disminución, por distintos factores, la posibilidad de operar en el territorio es difícil. En ello incide, la sensación de despojo por parte de las autoridades en materia de regalías, las expectativas laborales en los municipios y la precaria presencia de del Estado donde más se le requiere.

Para solucionar ese problema se han planteado varias propuestas: primero se formó un grupo élite para el sector. ¿Ha dado resultados?

Los resultados indican que esa labor ha servido, no obstante los desafíos de la industria son gigantescos porque el país necesita no solo regresar al millón de barriles diarios, lo cual no tengo dudas que es factible, sino que necesita que esa producción sea sostenible.

Usted dice que es factible mantener el millón de barriles, pero los mismos cálculos de la ACP son inferiores a esta meta…

Es que depende de la celeridad con la que se superen los cuellos de botella. Si a la industria se le garantiza su operación el regreso al millón de barriles es de corto plazo. Si la industria tiene dificultades para operar la sostenibilidad del millón de barriles tardará más.

Otra de las propuestas, tiene que ver con el decreto que obliga a las empresas a contratar localmente la mano de otra. ¿Qué opina de esa medida?

El propósito del Gobierno es organizar mejor la contratación laboral en las regiones. Es un propósito loable y que la industria comparte, no obstante, nos parece fundamental que la organización del mercado laboral sea pertinente y transparente. Le hemos manifestado al Gobierno las dificultades que existen de implementación del decreto y por eso la necesidad de precisar su alcance y la forma de ser implementado.

La otra propuesta tiene que ver con las regalías, ¿tienen una posición sobre los proyectos que cursan trámite en el Congreso?

Las estamos estudiando. Es claro que el régimen de regalías (sin desconocer sus bondades) golpeó a las regiones productoras, el Gobierno es consciente de ello y por eso en el presupuesto bianual de las regalías han identificado alrededor de 1 billón de pesos para los municipios productores. Si la medida será suficiente, no lo sé, porque el tema de fondo no son las regalías, es el desarrollo de regiones que han estado marginadas del desarrollo.

¿Le preocupa que las inversiones del sector en Colombia se vayan a México, cuando esté en firme la reforma?

Es cierto que este no es el mejor momento para la industria, pero eso no significa ni que el auge petrolero y de gas haya llegado a su fin, ni que esta industria no esté en capacidad de proporcionar al país las rentas que en el pasado le ha proporcionado.

Tampoco significa que la industria no esté en capacidad porque sí lo está, pero es necesario mantener a Colombia como un país competitivo, ahí es donde es fundamental superar los escollos de carácter interno y externo y de ello es consiente el Gobierno y en todos estos temas estamos trabajando con ellos.

PLAN DE DESARROLLO PARA EL SECTOR

Uno de los temas en los que trabaja por estos días el gremio es en la construcción de un plan de desarrollo para el sector en el que se defina una línea de acción clara para solucionar cada uno de los cuellos de botella diagnosticados.

“Estamos construyendo un plan de trabajo a cuatro años, se trata de un gran acuerdo Gobierno-Industria, que nos permita apostarle a decisiones estratégicas que nos permita hacerle un seguimiento gerencial”, señaló Lloreda.

La iniciativa integra a personal de varios ministerios (entre ellos Minas y Energía) y a Presidencia. La idea es hacerle un seguimiento a cada meta con una periodicidad semestral.

Aunque no precisó cuáles serán los ejes de este nuevo plan, Lloreda explicó que algunos de los puntos claves podrían quedar dentro de la ley del Plan de Desarrollo 2014-2018.

Se espera que en cuestión de semanas hagan un lanzamiento de esta estrategia público-privada.

nohcel@portafolio.co