Voz de alerta en grupo Houston

Se reunió en Cartagena la semana pasada el conocido como ‘Grupo Houston’. Se trata de un prestigioso foro auspiciado por la embajada Americana y varios medios de comunicación, que anualmente realiza un análisis muy franco de la realidad y de la coyuntura colombiana.

POR:
noviembre 27 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-27

Con una ventaja adicional: a diferencia de lo que se han convertido muchas asambleas gremiales, donde no son invitados sino voceros gubernamentales para que den la versión oficial (siempre color de rosa naturalmente), en este grupo prevalece el pluralismo: allí son convocados desde ministros hasta distinguidos representantes de la oposición; desde analistas colombianos hasta expertos internacionales. Entre las muchas presentaciones que allí se escucharon (y que en líneas generales subrayaron la buena marcha que trae la economía colombiana), me llamó la atención la intervención que hizo el presidente de Bavaria, el señor Kart Lippert, quien aportó una voz de de oportuna cautela. Dijo textualmente el presidente de Bavaria en este foro lo siguiente: “Debemos reconocer que últimamente el costo de financiamiento para los individuos y para los pequeños negocios está simplemente prohibitivo. Para los dos (personas naturales y pequeños negocios) el costo de los créditos está por encima del 30 por ciento, cuando la inflación es cerca del 5 por ciento. Yo he estado mirando las tasas de interés reales para los pequeños negocios alrededor del mundo y no he encontrado sino un solo país que tenga tasas de interés reales más altas que Colombia. El alza de cerca del 10 por ciento en estas tasas en los últimos seis meses va a golpear fuertemente el espectro aún frágil de los consumidores y de los negocios. Nosotros (se refiere a Bavaria) hemos visto una fuerte contracción en la tendencia en los gastos de consumo. Ahora mismo estamos observando una escalada en la cartera vencida de cerca del 72 por ciento durante los últimos doce meses”. A menudo las cosas no son importantes por ellas mismas, sino por quien las dice. Y acá quien lo afirma es un empresario que tiene porqué saber lo que acaba de transcribirse, tratándose de la cabeza de uno de los conglomerados empresariales más importantes del país. El mensaje no pudo ser más claro: las alzas en las tasas de interés (que para las personas naturales y pequeños negocios están en niveles del 600 por ciento por encima de la inflación) pueden llegar a comprometer la recuperación de la economía. Y pueden inclinar desfavorablemente la balanza de los círculos virtuosos que transitamos hacia arenas movedizas malsanas. Todo aquello, entonces, que contribuya a atizar las alzas de los intereses debe evitarse: la inflación misma en primer lugar. Sonaron desconcertantes unas recientes declaraciones del Ministro de Agricultura en las que aconsejaba al Banco de la República que se conformara desde ahora con una tasa de inflación más alta para el año entrante, al mismo tiempo que sigue negando la posibilidad de importar alimentos al país si llega a necesitarse. Todas las medidas fiscales o legales, en segundo lugar, que se traduzcan en presiones alcistas sobre la estructura de tasas de interés. Y finalmente, el Banco Emisor deberá ser especialmente cuidadoso en no seguir subiendo las tasas de referencia toda vez que el índice de precios -que dio un desagradable cabeceo en el primer semestre del año- ha recuperado su trocha moderada. Nada sería peor para la economía en general y para la tasa de cambio en particular (pues recordemos que mayores tasas de interés fomentan la revaluación), que volvieran a despertarse en Colombia las serpientes de la inflación y del costo del dinero. Ex ministro de Hacienda Nada sería peor para la economía en general y para la tasa de cambio en particular, que volvieran a despertarse en Colombia las serpientes de la inflación y del costo del dinero”.

Siga bajando para encontrar más contenido