En Wall Street, un año de bonificaciones menguadas

Golpeadas por la crisis, las firmas financieras se alistan a recortar los bonos de sus empleados en hasta un 75% respecto a 2007

POR:
noviembre 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-06

Desde los poderosos presidentes ejecutivos hasta las secretarias, el catastrófico año en Wall Street se encamina a terminar golpeando a sus actores donde más duele: el bolsillo. Dos expertos en la compensación de ejecutivos están previendo que el pago de bonificaciones este año será recortado en entre 20% y 50% respecto al año pasado.

Este será el segundo declive consecutivo después de cuatro años al alza. Los recortes más profundos afectarán a los banqueros y operadores de los sectores que reventaron durante la crisis de crédito, incluyendo el de finanzas estructuradas y de valores garantizados por hipotecas. Los bonos en las áreas que no han sido vapuleadas tan fuertemente, como la de gestión de recursos, sufrirán menos recortes.

"No será nada bonito", dice Michael Karp, presidente ejecutivo de Options Group, que basa sus proyecciones en encuestas con empleados de Wall Street y reportes de remuneración de las firmas financieras durante los tres primeros trimestres.

Incluso empleados con desempeño estelar pueden terminar el año con bonos en el mismo nivel del año pasado, dice Karp, y algunos grandes talentos verán un recorte de entre 20% y 30% en su remuneración. "El resto del equipo" tendrá que enfrentar reducciones de entre 40% y 75%.

La firma de consultoría de compensasión Johnson Associates Inc., cuyas proyecciones sobre el pago de bonos en Wall Street son ligeramente más optimistas, prevé que los bonos a presidentes ejecutivos y otros altos funcionarios cuya remuneración necesita ser reportada a los accionistas registrarán un descenso de entre 60% y 70%.

Generalmente, la mitad de los ingresos de instituciones financieras como Goldman Sachs y Morgan Stanley se destina a la remuneración de los empleados. A medida que los negocios decaen y los recortes de puestos laborales se aceleran, los empleados de Wall Street que aún tienen trabajo ya se preparaban para bonificaciones menguadas. Ahora, la fuerte oposición política y una investigación liderada por el fiscal general de Nueva York Andrew Cuomo están elevando la presión para que esas firmas "actúen para reducir los números", señala Karp.

¿Un gran castigo?

En áreas particularmente damnificadas, como el crédito estructurado, el cual produjo enormes cantidades de obligaciones de deuda colateralizada que abrieron verdaderos cráteres en muchos balances de Wall Street, los directores ejecutivos verán sus bonos caer un 50%, a entre US$750.000 y US$950.000, según Options Group. El sueldo base es de unos US$200.000 al año.

Los subdirectores con tres años de experiencia en la misma área podrían esperar un recorte del 55% en bonos, a entre US$200.000 y US$250.000, sobre un sueldo base de US$130.000 a US$150.000.

Entre los banqueros de inversión que se mantienen en contacto con clientes corporativos pero no toman decisiones de operaciones de compra y venta, los directores ejecutivos podrían tener rebajas en sus bonos de 50%, lo que los dejaría en entre US$900.000 y US$1,1 millón.

Los bonos se reducirán menos en empresas que no han sido tan damnificadas. En firmas que se dedican a las operaciones de divisas extranjeras, un director ejecutivo puede esperar una caída del 15% en el bono que recibe, lo que representa entre US$1 millón y US$1,5 millón, predice Options Group.

En las operaciones de commodities, donde los precios se dispararon y luego cayeron, un director ejecutivo podría enfrentar una caída de 35% en un bono que suele ubicarse entre US$3,5 y US$4 millones.

Sin embargo, en la unidad de compra y venta de commodities Phibro, de Citigroup Inc., donde los resultados superaron el desempeño del año pasado, se ha decidido que Andrew Hall, quien dirige la división, recibirá una remuneración para el año fiscal de 2008 que supera los US$125 millones, según fuentes familiarizadas con la firma. Otros empleados de Phibro, con sede en Westport, Connecticut, también recibirán importantes pagos, afirmaron las fuentes.

Desde el año próximo, algunas firmas de Wall Street podrían intentar pasarse a una estructura de pagos multianual, que esté basada en el rendimiento, teniendo en mente el caso de grupos empresariales que terminan un año con ganancias año, al tomar riesgos que conducen a pérdidas más adelante.

Siga bajando para encontrar más contenido