Wall Street y el mercado laboral/Opinión

Wall Street y el mercado laboral/Opinión

POR:
noviembre 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-09

Mientras seguimos absortos en discutir si, y de que forma, el desplome de Wall Street afectará la economía colombiana, nos hemos olvidado que los indicadores del mercado de trabajo nacional han venido mostrando un severo y progresivo deterioro ya antes de la caída de las bolsas mundiales.

Ha sido suficiente reducir el crecimiento de la economía nacional del 8 al 4 por ciento para registrar desde el segundo trimestre del año una compleja realidad laboral que podemos así resumir: un empleo asalariado en fuerte caída (a tasas de -8 por ciento!), un sector informal y un desempleo, ambos en aumento, e ingresos reales a la baja.

Y lo que es peor: en un futuro se perfilan dos amenazas 'internas' para la ocupación del país que nada tienen a que ver con Wall Street.

La primera radica en la distorsión de precios relativos provocada en el mercado laboral por reiteradas decisiones de este gobierno.

Entre 2002 y 2007 el precio de contratar empleo no calificado (i.e., el valor real del salario mínimo, más los aportes a seguridad social) creció en un 7 por ciento, mientras que el costo real de uso del factor capital disminuyó en un 40 por ciento. El signo y la magnitud de estas variaciones generan fuertes incentivos para las empresas a usar siempre más maquinaria y proporcionalmente menos trabajadores.

La segunda amenaza proviene de otra decisión de política adoptada por el actual gobierno: la reforma laboral.

Es bien conocido que una mayor flexibilidad del empleo, inducida por una reforma laboral, tiene efectos cíclicos perversos en la medida en que un mercado de trabajo más flexible genera más empleos en períodos de auge, pero también más despidos en períodos de crisis.

Es decir, en momentos de dificultades económicas el desempleo se multiplica en un mercado laboral más flexible.

Así que, es de esperar que la destorcida en los precios de los factores productivos y los efectos perversos de la Ley 789 en un futuro cercano compliquen aun más la situación del empleo en Colombia, independientemente de lo acaecido en los mercados internacionales.

Si el gobierno no toma desde ya medidas correctivas, ¿qué pasará cuando, a lo anterior, se le sumará el efecto de la caída de los precios de los bienes primarios que exporta Colombia y del consumo en los mercados de Estados Unidos, Ecuador y Venezuela?

STEFANO FARNÉ
obssegusoci@uexternado.edu.co

Siga bajando para encontrar más contenido