Washington se prepara para la fiesta de la década

Se espera que la posesión de Barack Obama atraiga visitantes de todo el mundo y celebridades como Oprah Winfrey

POR:
noviembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-27

Famosos de Hollywood, activistas de Internet y el jet set global se preparan para convertir la posesión presidencial de Barack Obama el 20 de enero en Washington en una mezcla entre el mítico mega concierto de rock de Woodstock y el multitudinario discurso de Martin Luther King Jr. delante del monumento a Abraham Lincoln, en 1963.

Aunque los planes de muchos líderes políticos y estrellas de cine dependen de los detalles del baile oficial en honor al nuevo "Comandante en jefe" y otros eventos a los que Obama probablemente asistirá, docenas de otras fiestas fastuosas ya están tomando forma.

La Creative Coalition, una organización activista, celebrará una recepción en el Harman Center for the Arts. El director de cine Spike Lee estará en el evento, así como la actriz Susan Sarandon. El grupo está negociando la actuación de estrellas del calibre de Elvis Costello. Los boletos para la celebración, donde el director Barry Levinson estará rodando escenas finales de "Poliwood", un documental sobre la participación de Hollywood en la contienda presidencial, todavía están disponibles a US$10.000 por pareja.

Love, uno de los pocos clubes de Washington que atrae a celebridades, instalará carpas para triplicar su capacidad a 7.000.

"La última vez que tuvimos tanta gente fue para Beyoncé", dice el propietario Marc Barnes, sobre un concierto en 2002.

Muchos de los partidarios de Obama en Hollywood mantuvieron la discreción durante la campaña, en parte para no justificar los esfuerzos del senador John McCain de proyectar a su oponente como una celebridad. La posesión en enero ofrece a los famosos la oportunidad de salir de las sombras.

Oprah Winfrey, por ejemplo, planea estar presente, así como la cantante India.Arie.

En el baile de la Coalición estadounidense en favor de la tecnología en la educación y la capacitación se planea honrar a George Lucas y al senador Ted Kennedy.

La boleta vale US$2.500 por pareja.

El jet set internacional también planea descender en Washington
en enero.

Quintessentially, un servicio de asesoría en estilo de vida de lujo con sede en más de 40 ciudades del mundo, dice que la mayoría de los pedidos para el día de la posesión viene de fuera de EE.UU.

Para los miembros, que pagan entre US$1.500 y US$40.000 anuales, la compañía ofrecerá desde prendas de diseñadores locales, casas para alquilar (por un mínimo de US$25.000 por tres días), hasta boletos para los bailes presidenciales oficiales. La directora de marketing de Quintessentially, Jaclyn Gower, dice que sólo puede ofrecer un número limitado de entradas a estos eventos.

Hill Harper, actor de "CSI: NY" y ex compañero de clase de Obama en la escuela de leyes de Harvard estará planeando una fiesta similar a otras que organizó durante la campaña junto con otras celebridades de Hollywood como Nicole Avant, la copresidenta del comité financiero de Obama en California. Ahora que el mundo del entretenimiento está confl uyendo en Washington, Avant dice que "habrá más celebridades que nunca".

El ingrediente musical Los músicos también están ansiosos por participar. Las probabilidades están favoreciendo a los artistas que hicieron presentaciones en eventos oficiales de Obama, como los cantantes John Legend, la ganadora del Oscar Jennifer Hudson, quien nació en Chicago, y Bruce Springsteen. Springsteen lanzará un nuevo álbum durante la semana siguiente a la posesión del presidente en el que tiene una canción titulada Working on a Dream (algo así como Trabajando en un sueño) que el cantante interpretó por primera vez en un evento de Obama.

El Congreso estadounidense, que tiene a cargo la logística de la posesión, está buscando la forma de ampliar la capacidad de asistentes a la ceremonia de juramento más allá de los 240.000 boletos planeados. La alcaldía de Washington se está preparando para recibir a millones en la ciudad.

Destination DC, una organización turística sin ánimo de lucro, dice que espera que los asistentes a la ceremonia de posesión superen los 1,2 millones de personas que observaron el juramento de Lyndon B. Johnson en 1965, una de las posesiones más concurridas hasta ahora.

Los ciudadanos comunes y corrientes que ayudaron de alguna forma a la victoria de Obama también están organizando sus propias fiestas. Curtis Midkiff Jr., un profesional de Washington de 34 años, usó Facebook para organizar una fiesta de celebración el 4 de noviembre. Para la posesión de enero planea convocar a los miembros de su grupo, que ya llegan a 15.000, para que asistan a varias celebraciones, incluyendo una fiesta de bienvenida para los que llegan de otras ciudades y una para atletas.

Pero para muchos asistentes, las fiestas sólo son algo complementario a una ocasión histórica, dice Midkiff . "Si están en Washington frente al Capitolio, la historia que contarán es cómo se sintieron. No importará cómo llegaron o qué hicieron antes y después, lo que importará es que estuvieron allí". 

Siga bajando para encontrar más contenido