Wi-Fi de alta velocidad transforma un astillero

Wi-Fi de alta velocidad transforma un astillero

Finanzas
POR:
marzo 19 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-19

Hyundai Heavy Industries, el mayor fabricante de barcos del mundo, ha gastado casi US$50 millones en software de planificación para sus plantas. Pero la compañía se ha enfrentado a un gran obstáculo para hacer que funcione: su "fábrica" se extiende varios kilómetros por tierra y mar.

Es un entorno demasiado amplio y complejo para seguir el movimiento de partes e inventario en tiempo real. "Todos los astilleros invirtieron [en software de planificación] pero la eficacia es limitada sin datos en tiempo real", afirma Hwang See-young, director de tecnologías de la información de Hyundai Heavy.

Este desafío se ve magnificado en Hyundai Heavy, donde más de 8.000 trabajadores construyen hasta 30 buques a la vez, usando millones de piezas, desde minúsculos remaches de aluminio hasta partes tan altas como un edificio de cinco pisos. Los astilleros ocupan una superficie de casi 11 kilómetros cuadrados e incluyen nueve diques secos, el más grande de éstos con una longitud equivalente a siete canchas de fútbol.

Pero en los últimos meses, Hyundai Heavy instaló una red inalámbrica de alta velocidad a lo largo de todo el astillero, una de las primeras instalaciones de este tipo en un complejo industrial a nivel mundial. Los datos circulan alrededor del complejo naviero a una velocidad de cuatro megabits por segundo, unas cuatro veces más rápido que los módem de cable que usan los hogares.

Ahora, la compañía puede usar sensores de radio para seguir los movimientos de las piezas desde el taller de fabricación hasta el dique seco y de allí al barco en construcción. Los obreros que trabajan en el buque también pueden acceder a los planos mediante computadoras portátiles o teléfonos móviles y mantener conversaciones por video con los ingenieros del barco a casi dos kilómetros de distancia.

Hyundai Heavy está a punto de completar la red inalámbrica justo cuando la industria en general se ajusta a uno de los peores momentos de su historia. La recesión global causó una brusca caída del comercio y el transporte de carga. Hyundai Heavy no recibió ningún nuevo pedido de barcos el año pasado, aunque tiene pedidos por llenar hasta 2012 y también construye plataformas petroleras y otras torres de perforación marina. En todo el sector, los pedidos de nuevos barcos se desplomaron el año pasado a tan sólo 7,9 millones de toneladas brutas compensadas (CGT, por sus siglas en inglés) ¿una medida del tamaño de la embarcación¿, frente a 150 millones de CGT en 2008.

A menos que se produzca un sólido repunte en los pedidos en el segundo semestre del año o en 2011, Corea del Sur ¿país que cuenta con siete de los 10 mayores fabricantes navales del mundo¿ experimentará una sacudida tardía del enfriamiento económico a medida que los menores pedidos en el sector ocasionen pérdidas laborales y una caída en el valor de las exportaciones.

La nueva tecnología está diseñada en gran medida para ayudar a Hyundai Heavy a reducir gastos y mejorar la producción. Hwang afirma que la compañía prevé ahorrar unos US$40 millones anuales en menores costos laborales y eficiencia mejorada.

KT Corp., la mayor firma surcoreana de telecomunicaciones, construyó la red de Hyundai Heavy a un costo nominal con la intención de usarla como ejemplo de su tecnología para otras compañías manufactureras.

Como parte de la red, Hyundai Heavy comenzó a probar este mes un enlace de comunicación con los trabajadores ubicados por debajo del nivel de tierra o del mar. Antes, cada vez que había un problema, los operarios tenían que subir hasta la cubierta para hablar con alguien.

Para solucionarlo, la compañía conectó su nueva red inalámbrica a las líneas eléctricas del barco, que a su vez envían los datos digitales a los transmisores Wi-Fi colocados alrededor del casco durante su construcción. El sistema Wi-Fi puede acceder a computadoras, cámaras web y teléfonos en Internet usados por los trabajadores.

Ahora, los obreros dentro del barco en construcción usan el servicio telefónico por Internet Skype para llamar a sus compañeros en la superficie. Mientras tanto, los diseñadores que se encuentran en las oficinas pueden usar las cámaras para observar los problemas. "Podemos comunicarnos libremente con otros trabajadores, por lo que la eficiencia laboral mejorará y esperamos reducir las horas de trabajo", dice Han Jong-heon, uno de los empleados de la empresa.