Zapatero dice en Davos que 'España es un país serio y cumplidor y que reducirá el déficit'

En el foro el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió a su paìs de las críticas recibidas por su alto déficit y desempleo y rechazó también los ataques a la eurozona.

POR:
enero 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-28

Así mismo, dijo que su país ha defendido sus planes de austeridad para cumplir con el pacto de estabilidad y se ha mostrado convencido de que "nadie va a salir del euro", porque es "un club fuerte".

Por otra parte, para demostrar la voluntad de España de cumplir con sus compromisos y situar el déficit público en un 3 por ciento del PIB en 2013, el mandatario ha destacado que el Gobierno abordará en los próximos quince días un plan de austeridad, la reforma de la seguridad social, que consolidará el sistema de protección social "de aquí a quince años", y la reforma del mercado laboral.

El plan de austeridad que aprobará mañana el Consejo de Ministros, ha explicado, supondrá recortes en los capítulos 1 (personal) y 2 (bienes corrientes y servicios) y también "algo en las inversiones".

La reforma laboral introducirá modificaciones en la negociación colectiva y en la movilidad y facilitará la contratación de jóvenes y de personas sin cualificación.

Zapatero ha reiterado su confianza en el país, ya que desde que entró a formar parte del bloque europeo, ha dicho, su "hoja de cumplimientos" es "impecable". Y ha recordado además que las condiciones de partida de España al inicio de la crisis eran "bastante razonables", lo que, según él, da "fortaleza".

La deuda pública española, ha recordado, se mantiene veinte puntos por debajo de la media europea y se dedica al pago de la deuda el 5 por ciento de los ingresos, mientras Francia y Alemania dedican el 6.

A pesar de sus objetivos de austeridad, ha querido también dejar claro que la UE no va a renunciar a su modelo de bienestar y de protección social. "Queremos una economía competitiva como la que más, pero con cohesión social", señaló.

En la primera mesa de debate en la que ha participado Zapatero, titulada "Repensar la eurozona, han intervenido el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet; el presidente letón, Valdis Zatlers; y el primer ministro griego, Giorgos Papandreu, al que se han dirigido la mayoría de las preguntas del público dado los graves problemas económicos de su país.

Zapatero dedicó buena parte de su intervención a defender la moneda única como un "proyecto de éxito" que, según ha dicho, "ha dado estabilidad de precios, ha disciplinado fiscalmente y ha integrado" a los 16 países que la comparten.

Tras pedir más coordinación en el Eurogrupo, defendió la independencia del BCE, que ha dado una respuesta monetaria a los problemas de las instituciones financieras y se mantiene como el garante del pacto de estabilidad.

"Nadie se va a salir del euro, sino que tendremos más países; el club del euro es un club fuerte, con un vínculo sólido de apoyo recíproco, que nadie se equivoque", ha recordado a quienes han sugerido en Davos que países como España pueden lastrar la eurozona.

A su juicio, quienes critican ahora las dificultades de los países de la zona euro son los mismos que cuando se puso en marcha la moneda única auguraban su fracaso y que luego advirtieron de que no duraría.

Frente a sus previsiones, ha subrayado, el euro ha dado estabilidad en las etapas de crecimiento económico y ha sabido resistir en la época de crisis. La anécdota de la jornada ha estado protagonizada por la falta de intérpretes del inglés al español, lo que impedía a Zapatero participar en el debate, ya que era la lengua utilizada por el resto de participantes.

Por último, ha sido una de las intérpretes que le acompañan habitualmente quien ha traducido la sesión.

Siga bajando para encontrar más contenido