Un zar de las inversiones ve la luz al final del tunel

Jack Brennan, de la fi rma de fondos Vanguard Group, habla sobre cómo ha vivido desde adentro la agitación de los mercados

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

Hace veintiséis años, cuando Jack Brennan ingresó a Vanguard Group, sus amigos y familiares se preguntaban por qué querría formar parte de una empresa que vendía un producto tan experimental: los fondos de inversión indexados. En ese momento, el mercado estadounidense de valores estaba estancado.]

Con el tiempo, Vanguard pasó a ser un gigante que administra 1,5 billones de dólares (millón de millones) y Brennan, de 53 años, asumió la presidencia ejecutiva en 1996, en reemplazo del fundador John Bogle.

En febrero pasado, se anunció que Brennan le cederá las riendas a William F. McNabb III, aunque seguirá siendo presidente de la junta directiva.

Teníamos previsto charlar con Jack Brennan a mediados de marzo, pero en la víspera llamaron de su oficina para cancelar la entrevista.

En esos momentos, Bear Stearns Cos. se derrumbaba en brazos de JP Morgan Chase & Co. y circulaban rumores de que otra empresa de Wall Street podría colapsar. Brennan estaba inmerso en reuniones para monitorear la crisis.

Nos reunimos un mes después, cuando los mercados lucían menos caóticos. El ejecutivo habló sobre la agitación de los mercados y cómo enseñar a los hijos a ahorrar más y a gastar menos. Cuestión de estabilidad

The Wall Street Journal: ¿De qué se habló durante las reuniones para seguir de cerca la crisis?

Brennan: Cuando se repasa detalladamente todo lo que pasó con los problemas de liquidez de Bear Stearns entre ese jueves por la noche y el fin de semana, uno se da cuenta de que estuvimos a punto de algo verdaderamente histórico.

Al fin de cuentas, salimos bien librados, pero en los mercados aún hay nerviosismo. Nosotros somos grandes tenedores de acciones y grandes participantes del mercado. Por eso nuestros clientes esperan que sigamos estas cosas muy de cerca.

WSJ: ¿Cómo han reaccionado sus clientes?

Brennan: Espléndidamente bien. He comentado con los reguladores que nuestros inversionistas minoritarios han sido una fuente de estabilidad para el mercado, al igual que nuestros inversionistas institucionales.

WSJ: ¿Cómo ve esta desaceleración respecto de otras? ¿Hay más tonos amenazantes debido a que la solvencia de algunos bancos ha sido cuestionada?

Brennan: La burbuja de Internet fue previsible. La pregunta era "cuándo", no "si...". Evidentemente los precios accionarios previos, sobretodo los de las empresas de tecnología, eran insostenibles. Por otro lado, hace un año, la mayoría de la gente, y creo que los propios inversionistas institucionales, no tenían idea acerca de las hipotecas de alto riesgo y su impacto nocivo sobre la economía y los mercados financieros. Los mercados se corrigen.

Cada corrección es diferente y es mala, pero es lo que hacen los mercados. Vamos a salir de esta y, por desgracia, no será la última.

WSJ: ¿Qué señales le indican que lo peor ya pasó?

Brennan: No se le puede poner una fecha a este fenónemo. El mercado estará en mejores condiciones tan pronto superemos la crisis. Habrá más transparencia y disminuirá el nivel de apalancamiento. Nos fijamos en todos los indicadores.

También miramos el reloj y el calendario y mientras más nos alejamos de las etapas iniciales del problema, mejor, puesto que los balances se enderezan. No hay indicadores particulares, pero las medidas regulatorias y las herramientas de la Reserva Federal han sido creativas y eficaces. Nosotros, como individuos e inversionistas, deberíamos sentirnos reconfortados por la labor de la Fed y del Departamento del Tesoro en medio de una situación casi sin precedentes.

WSJ: Muchos analistas son bastante alarmistas. ¿Se ha sentido impulsado a decirles a sus clientes que reduzcan su exposición a las acciones?

Brennan: Nuestros inversionistas han estado aquí por décadas. No les decimos que disminuyan o aumenten sus portafolios de acciones.

Les decimos que elaboren un plan con expectativas razonables y retornos a largo plazo, y luego lo digieran. Si no pueden dormir, entonces tendrán que ser menos ambiciosos.

¿Estará mucho mejor el mercado en dos o tres años? Nadie lo sabe, pero hay que correr riesgos para obtener recompensas.

WSJ: ¿Cuáles son los cambios más importantes de la industria, buenos o malos, que ha visto en su carrera?

Brennan: Las bajas comisiones han sido muy beneficiosas para todos los inversionistas. La aparición de los fondos indexados, ya sea en la forma de fondos que cotizan en bolsa (ETF) o convencionales también es un avance importante. Los fondos de pensiones con fecha tope ofrecen enormes innovaciones: la posibilidad de equilibrar y diversificar en un solo paquete. La orientación disponible hoy es muy diferente de la de hace 25 años. Si usted mira nuestra página Web es como hacer un máster de entonces. Los servicios administrativos también han cambiado radicalmente. Un avance negativo: puede haber demasiada información y ese exceso puede hacer creer que se trata de algo más fácil de lo que en realidad es.

WSJ: ¿Qué edades tenían sus tres hijos, el menor de los cuales cursa su primer año en la Universidad de Notre Dame, cuando empezó a darles consejos financieros?

Brennan: Mis hijos empezaron a trabajar temprano: cuidando niños, cortando césped, paleando nieve. Al cumplir los 15 años, es bueno tener un trabajo fijo en el verano. Conseguir algo por los propios medios es importante, al igual que gastar menos de lo que se gana... A la hora de la cena no hablamos acerca de los méritos de las acciones de capitalización baja o los mercados emergentes, créame... Pero no hemos ocultado el hecho que cuando ya no estén en la nómina de sus padres deberán saber algo de finanzas personales.

Siga bajando para encontrar más contenido