En una zona sísmica media se encuentra Bogotá, la capital con el mayor número de habitantes del país | Finanzas | Economía | Portafolio

En una zona sísmica media se encuentra Bogotá, la capital con el mayor número de habitantes del país

Un eventual terremoto afectaría a mucha población, advierte la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias (Dpae). Por eso la prevención debe estar en la agenda de los bogotanos.

POR:
abril 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-13

Lo cierto es que nadie sabe cuándo y dónde se presentará un sismo, lo que hace necesario que la gente se concientice de la necesidad para sobrellevar un siniestro y, de paso, trabajar para que los índices de aseguramiento aumenten.

Dicho riesgo dejó de ser un evento lejano. Con las tragedias de Haití y Chile las alarmas están encendidas para el país; recientemente Ingeominas manifestó que los sismos de Santander y Valle, ocurridos en días pasados, fueron eventos aislados a los del país austral y no réplicas. Aun así, se debe tener presente que la historia reporta más de 100 sismos con intensidad mayor a 5 grados en la escala de Richter, y sólo 4 en los últimos veinte años.

Con esos antecedentes -respaldadoscon la información recopilada sobre el tema- la Dpae encargó a la Universidad de los Andes un estudio que arrojó importantes resultados, entre ellos, que "en caso de un sismo de gran magnitud en Bogotá, la hora influiría de manera sustancial".

"Si ocurre de día, 27.197 personas quedarían atrapadas; 17.333, heridas, y 9.560 morirían. Si ocurre en la noche los atrapados serían 20.494, los heridos 12.986 y los muertos 6.980, esto porque, según el estudio, "hay mayor concentración de personas en el día".

La investigación también estableció el porcentaje de las áreas destruidas sobre el total construido por cada localidad. Y de acuerdo con esto determinó que San Cristóbal y Rafael Uribe perderían 14 por ciento de sus edificaciones; Usme, Mártires y Tunjuelito, 12 por ciento, y Fontibón, 11 por ciento.

Por el contrario Barrios Unidos es la que menos daños registraría, ya que del total de sus edificaciones tan sólo 5 por ciento colapsaría.

Ojo con la sismorresistencia
Para Jorge Salazar, ingeniero civil y especialista en estructuras, la hipótesis planteada en el estudio sólo se podría establecer de acuerdo con la duración de la sacudida.

"Si dura mucho tiempo el daño sería mayor; incluso, la fuerza del movimiento sería de mayor intensidad si se encuentra más cerca al foco sísmico", advierte el ingeniero, quien considera que el tipo de suelo también es crucial. "Entre más blando, el movimiento será mayor. Por eso hay que recordar el suelo de la zona sur de Bogotá es duro, mientras que el del norte es blando".

Sin embargo, el experto advierte que lo más importante es el tipo de construcción. "Si tiene una cimentación mala y no cumple con las normas, la vulnerabilidad será mayor. De hecho -insiste-, el tema no debería preocupar si contáramos con edificaciones sismorresistentes, es decir, con estructuras diseñadas para un movimiento telúrico".

Al respecto hay que reconocer el trabajo que se ha realizado, especialmente con las construcciones más recientes, al punto de que en días pasados el Gobierno expidió por medio del Decreto 926 del 19 de marzo del 2010, la Norma Sismo Resistente 2010 (NSR-10), que actualiza el Reglamento Técnico de Construcciones Sismo Resistentes NSR 98.

Hay que incentivar, aún más, la cultura del aseguramiento
Para los analistas hay trabajo por hacer no sólo en lo arquitectónico sino en la cultura del aseguramiento. De acuerdo con la Ley 675 del 2001, los copropietarios están obligados a asegurar los bienes comunes, al menos, contra los riesgos de incendio y terremoto, de manera que se garantice la reconstrucción de la copropiedad.

Pero es un tema en el que también hay vacíos. Según Fasecolda, en Bogotá existen 749.000 edificaciones destinadas a vivienda, de las cuales 200.000 - según información estimada por Torrefuturo- son edificaciones de más de 3 pisos, y de estas, tan sólo 9.000 están aseguradas con lo que la Ley establece, es decir, tan sólo 4,5 por ciento del total de copropiedades contarían con algún seguro que pueda responder en caso de in siniestro.

La problemática es aún mayor en otras ciudades, advierte la entidad, especialmente en la Costa, ya que el número de copropiedades ha aumentado, con el agravante de que los niveles de aseguramiento están muy por debajo de Bogotá.

Hernán Mejía, ajustador de seguros, coincide con el llamado de Fasecolda y trabaja, a través de la recién creada Corporación Riesgo Ciudad (CRC), en la concientización sobre la necesidad de crear una cultura de los seguros. Y él sabe de qué habla, pues sobrevivió a cuatro terremotos en el Eje Cafetero.

Antecedentes de algunos siniestros

Cerca de 75 por ciento de las muertes atribuidas a terremotos en el siglo pasado fueron causadas por el colapso de las edificaciones, que no cumplían con los requisitos de sismorresistencia.

Colombia ya ha tenido antecedentes de sucesos importantes, como el terremoto que ocurrió en Popayán el jueves santo de 1983, y que dio paso a la Ley de normas de construcción sismo resistente, o el sismo de Armenia del 25 de enero de 1999. Según los datos oficiales el terremoto causó daños a cerca de 50.000 edificaciones.

El costo de los terremotos
En Chile, la inversión para la reconstrucción y reparación de unas 300 mil viviendas que fueron afectadas en el terremoto del 27 de febrero sumarán 3.000 millones de dólares. Especialistas del Banco Central de Chile aseguran que la proyección de crecimiento económico del país en el 2010 estará entre 4,25 y 5,25 por ciento, contra un rango de 4,5 y 5,5 por ciento previsto a finales del 2009; esto por efectos del desatre natural.

Por su parte, en Haití, un país pobre y sin ninguna infraestructura urbana preparada para este tipo de eventualidades, murieron más de 220.000 personas, el pasado 12 de enero.

Allí se afectaron directamente 1,5 millones de personas, que quedaron a la intemperie. Para la reconstrucción de Puerto Príncipe, y sus alrededores, se estima que se invertirán cerca de 7 mil millones de dólares. Y este par de lecciones deberían servir para crear conciencia en Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido