'Formalización laboral es la clave para una mayor productividad', Ocampo

El codirector del banco central asegura que es la historia de Corea en los años sesenta, setenta y ochenta, y de China en los últimos 25 años.

José Antonio Ocampo

Jose Antonio Ocampo es uno de los siete miembros del directorio del Banco de la República.

Reuters

POR:
Bloomberg
agosto 26 de 2017 - 04:24 p.m.
2017-08-26

La mayor oportunidad de crecimiento de Colombia en los próximos años puede estar en abordar a los millones de personas que actualmente venden bocadillos en los semáforos, trabajan como jornaleros en granjas o buscan oro en minas ilegales, a juicio de un alto funcionario encargado de la política monetaria.

Lea: (El 47 % de los ocupados del país son informales).

Con la creación de empleos formales para la mitad de la fuerza laboral del país que sigue sin los debidos contratos, Colombia puede seguir una trayectoria hacia un rápido crecimiento de la productividad que han recorrido otras naciones en desarrollo, señaló el codirector del banco central Jose Antonio Ocampo.

Lea: (Informalidad laboral en Colombia fue de 47,5% en el último trimestre de 2016).

"Hay una gran oportunidad para formalizar nuestra fuerza laboral a gran escala y esta es la productividad", dijo Ocampo. "Esta es la historia de Corea en los años sesenta, setenta y ochenta, y la historia de China en los últimos 25 años".

Lea: (Informalidad le resta competitividad a las ciudades).

Las diferencias en el tamaño del sector informal pueden corresponder a una porción significativa de la brecha entre los países ricos y pobres, según un informe de 2016 del Grupo del Banco Mundial. Las empresas informales tienden a asignar mal los recursos, carecer de acceso al crédito y ser menos productivas, según el informe.

La proporción de trabajadores en Latinoamérica en el empleo formal -definido como personas empleadas entre 25 y 64 años que contribuyen a la seguridad social- fluctúa de más de 70 por ciento en Uruguay, Costa Rica y Chile a cerca de 40 por ciento en Colombia y a un cuarto o menos en países como Bolivia, Guatemala y Perú, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, que utilizó datos hasta 2014.

Para impulsar el crecimiento y llevar más personas a la fuerza laboral formal, Colombia necesita políticas productivas que incluyan un ambicioso programa de ciencia y tecnología, según Ocampo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y otras entidades han argumentado que altos costos laborales no salariales y un salario mínimo alto fomentan la informalidad, pero Ocampo dijo que no cree que los altos costos de contratación sean la principal explicación de por qué la informalidad es tan alta.

Un aumento de la cantidad de colombianos con empleos formales también tendería a mejorar la distribución del ingreso, dijo Ocampo. El menor crecimiento de la fuerza laboral de Colombia es una buena noticia dado que tenderá a acelerar este proceso de formalización, dijo Ocampo.

La tasa de fertilidad de Colombia, o el promedio de nacimientos por mujer, ha caído de manera constante en las últimas décadas, pasando de 6,8 en 1960 a 1,9 en 2015, lo que significa menores aumentos en la cantidad de personas que ingresan al mercado laboral.

Antes de incorporarse este año al directorio del banco central, Ocampo era profesor de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia en Nueva York, donde coescribió varios libros y artículos con el premio Nobel Joseph Stiglitz.

Siga bajando para encontrar más contenido