Gobierno apura el paso para cumplir con las 30.000 aulas

En 3 años de esta administración han levantado el 61% de los salones y tienen 5 meses para el resto. Coordinador asegura que sí es posible, porque ya hay una metodología.

Colegio

Institución educativa Vicente Azuero, sede C, en Floridablanca (Santander) uno de los colegios construidos.

Cortesía MEN y FFIE

POR:
Portafolio
febrero 26 de 2018 - 08:54 p.m.
2018-02-26

Al Gobierno se le está agotando el tiempo para cumplir la promesa de construir 30.693 nuevas aulas escolares, esenciales para establecer en el país la jornada única de educación.

(Lea: Rector: un oficio clase aparte)

Esa era la meta del segundo periodo de Juan Manuel Santos en la Presidencia y han hecho 19.000, es decir que hay solo cinco meses para tener listos más de 11.000 salones.

(Lea: El alto costo de las matrículas universitarias en Colombia)

La jornada única es una de las estrategias del Gobierno para zanjar, al 2025 las brechas existentes en materia educativa entre regiones y entre personas de distintos estratos. Para implementarla se requería cubrir un 60% de déficit existente y por eso formuló el Plan Nacional de Infraestructura Educativa, con una inversión estimada en $3,9 billones en el cuatrienio.

(Lea: Icetex solo otorgará créditos a estudiantes de universidades y programas acreditados)

Cerca de $2,6 billones los aporta la Nación a través del Ministerio de Educación Nacional (MEN) y del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa (FFIE). Otros 1,2 billones salen del Sistema General de Regalías y $585.000 millones, de otras fuentes del sector educativo.

Fuera de los 19.000 salones de clase nuevos entregados, hay poco más de 5.000 en proceso de contratación con recursos del Gobierno nacional y más de 6.500 se están gestionando con regalías, según fuentes del MEN.

De acuerdo con Fernando Rojas, gerente del FFIE, el aparente bajo ritmo de las primeras ejecuciones obedeció a tres aspectos: era necesario afinar el propio proyecto, igualmente, tocaba definir bien la financiación y, en tercer lugar, “no se hizo una previsión normativa de que para poder invertir estos recursos en las entidades territoriales hubiera disponibilidad de predios saneados, viabilidad de suelo y cofinanciación de las entidades territoriales”.

Uno de los grandes desafíos ha sido el licenciamiento de las construcciones, un trámite complejo que ha implicado estar en contacto con las curadurías urbanas y las oficinas de Planeación Municipal. Adicionalmente, por tratarse de locales para albergar niños y jóvenes, hay exigencias altas en materia de sismorresistencia, ambientales y de diseño. En otro frente, el proyecto ha implicado trabajar con las alcaldías y gobernaciones para asegurar la cofinanciación.

ACELERADOR PUESTO

“Lo que se han planteado son mecanismos alternativos de financiación, que no sea solo del presupuesto nacional, sino regalías en una cantidad importante. Lo que venimos trabajando con la ministra Yaneth Giha es en generar bolsas concursales que permitan apalancar recursos y eso fue un lío tremendo porque no estaba reglamentado cómo se podía generar una bolsa concursal. Eso lo hicimos el año pasado y ha permitido buscar nuevas fuentes de financiamiento para cumplir la meta”, explicó por su parte el director de Planeación Nacional, Luis Fernando Mejía.

Por otra parte, en algunas ocasiones, los colegios no tenían los documentos al día o estaban ubicados en zonas de riesgo. Por eso era imposible invertir en ellos dinero estatal.

Hoy tenemos un avance del 61% y lo restante lo estamos contratando. Lo último que contratará el Fondo directamente son unas 1.100 aulas, otro paquete importante, de 738 en Medellín y Barranquilla, saldrá por APP (Alianza Público-Privada) y el resto irían por otras inversiones de las entidades territoriales, con sus recursos directos”, explicó Rojas.

Con esto, según él, se llegaría a un 16,7% más y otro 21,4% debe ir por regalías, para lo cual es imprescindible que en el primer semestre el Gobierno formule una estrategia con recursos del Sistema General de Participación, en la que vincule a varios ministerios y a los Ocad (Órganos Colegiados de Administración y Decisión.

En su concepto, lo que garantizará que la meta se cumpla o que por lo menos queden contratados y en obra todos los colegios antes del 7 de agosto es que ya hay una metodología afinada que implica que no se contrata colegio por colegio sino por paquetes. “Mientras que normalmente el Ministerio tenía una contratación anual de 1.000 o por mucho 2.000 (salones), esto ha cambiado el ritmo y las cifras demuestran que sí es posible. El año pasado fueron 7.000 aulas”.

Eso permite además optimizar costos, porque con los mismos equipos los constructores hacen varios diseños y generan economías de escala en materiales.

Adicionalmente, existe un banco de predios con cerca de 4.000 lotes; de ellos 1.500 ya están saneados y poseen estudios que garantizan su viabilidad para el uso que se les pretende dar. Un aspecto más que les ha tocado resolver es la aceleración en la expedición de licencias de construcción.

El total invertido hasta ahora, según fuentes del MEN han sido cerca de $2,29 billones. El presupuesto a ejecutar este año para la construcción de aulas es de $544.000 millones y sería necesario gestionar otros dineros de regalías y del programa de Obras por Impuestos que está comenzando a implementar el Gobierno para áreas que estuvieron afectadas por el conflicto armado.

Siga bajando para encontrar más contenido