Las cuentas no alcanzan: meta del PIB para 2016 está cuesta arriba

El 2% registrado en el segundo trimestre fue inferior a lo esperado por el Ministerio de Hacienda. Gobierno revisó a la baja su proyección. 

En Colombia, solo Policarpa Salavarrieta ha sido impresa en nuestros billetes ($10.000).

La reunión del Emisor este miércoles será definitiva para la economía.

Economía
POR:
Portafolio
agosto 29 de 2016 - 09:33 p.m.
2016-08-29

La petición del presidente Juan Manuel Santos y de su ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, a la junta del Banco de la República para que no incrementara más las tasas de interés parece haber sido justificada tras haberse conocido el PIB del país en el segundo trimestre del año, lo que le obligó a reducir al 2,5% su proyección de crecimiento para el 2016, que anteriormente era del 3% (Lea también: La economía colombiana creció 2 % en el segundo trimestre del año).

Entre abril y junio la economía creció un 2%, que deja el acumulado del primer semestre en el 2,3%, muy lejos del 3% que esperaba el Gobierno para todo el año.

Y es que son pocos los sectores que están teniendo un crecimiento similar al que el Gobierno tenía proyectado, lo que explica que se haya decidido revisar a la baja la estimación anterior; pese a ello el ministro Cárdenas destacó el dato como uno de los mejores de la región.

LOS SECTORES DESFASADOS 

Las cuentas hechas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público indicaban que el sector agropecuario tendría al cierre del año un crecimiento de su PIB del 1,1%. No obstante, transcurrida la primera mitad del año este es apenas del 0,1%. Claro está que lo corrido del año corresponde al periodo en el cual el país afrontó la recta final, y a la vez la más fuerte, del fenómeno de ‘El Niño’ el cual postergó las cosechas y además disparó la inflación de los alimentos.

Ya se ha dicho que esta situación debe revertirse en lo que resta del año, dado que será el momento en el que los agricultores tendrán mayor oferta de productos, con lo cual los precios de los alimentos bajarán, ayudando a la desbordada inflación, que hoy se aproxima al 9% y el crecimiento del sector.

De otro lado está la industria, si bien a finales de junio acumuló una variación del 5,4%, las cuentas estaban por encima. El Gobierno calculó que al cierre del 2016 está fuera por el orden del 8%, impulsada por la refinación de petróleo, que terminado el año debía estar creciendo al 39%, es decir, 14,3 puntos porcentuales de lo que lo hizo en los primeros seis meses (24,7%).

El PIB esperado para el suministro de electricidad, gas y agua era del 3,3%, no obstante, ha logrado subir menos de la tercera parte de lo proyectado (1%).

Algo similar, aunque en una menor proporción, sucede con los sectores de comercio y transporte. Del primero se preveía un crecimiento del 2,6%, a la fecha dicho aumento es del 2%, aunque es inferior, se ve más factible cumplir con la meta establecida por las autoridades económicas. El segundo también tenía una proyección del 2,6%, hoy va en el 1%.

Por su parte, el PIB de impuestos menos subvenciones sobre la producción e importaciones creció por debajo de lo previsto, va en 2,6% y se esperaba que en todo el año lo hiciera al 3,5%.

EL CASI DE LA CONSTRUCCIÓN  


En el sector de la construcción unas son de cal y otras son de arena. De acuerdo con el Gobierno Nacional, el sector debía registrar un crecimiento del 3,8% en el 2016, por lo pronto va en el 3%, aunque dada su dinámica puede que se cumpla con el objetivo que estaba establecido. Las edificaciones están teniendo un desempeño superior al esperado. Mientras que la proyección era del 2,1%, a junio se registró un aumento del 6,8%.

Se esperaba que las residenciales terminaran el 2016 con un aumento del 9% y por ahora la cifra cuadra. El caso de las no residenciales es aún más alentador, se estimaba una contracción del 2,5%, sin embargo, terminado junio creció un 5,6%.

Es en las obras civiles donde no cuadraron las cuentas. El Gobierno estimó que ese segmento tendría en el año un crecimiento del 4,5% y concluidos los primeros seis meses solamente llegó al 0,1%.

DONDE SÍ CUADRABAN LAS CUENTAS 


El sector minero es uno de los que registró el comportamiento esperado por el Gobierno. Los cálculos indicaban que se contraería en 5,6% y hoy lo hace al 5,9%, superior, pero cerca de lo previsto inicialmente.

El sector financiero es quizá el que tuvo el desempeño más parecido al proyectado, se esperaba que terminara el año con un aumento del 4%, y finalizado el primer semestre superó esa cifra en 0,2%.

El PIB de las actividades de servicios sociales, comunales y personales registró al cierre de junio el comportamiento esperado por el Ejecutivo, creció un 2,2% tal y como se preveía que lo hiciera.

UNA JUNTA CLAVE 

Si el Gobierno quiere cumplir con su nueva proyección de crecimiento, el Ministro de Hacienda tendrá que convencer a los demás miembros de la junta del Banco de la República de plantar las tasas en el 7,75%.

Van dos reuniones de política monetaria en las que el titular de la cartera financiera ha perdido la batalla de los tipos de intervención, dado que la mayoría de los codirectores del Emisor han considerado que el desanclaje de las expectativas de inflación todavía supone una amenaza para la economía, y para que la autoridad monetaria pueda cumplir con su mandato constitucional de mantener la inflación entre el 2% y el 4%.

Ya el banco central ha dicho que por ningún motivo se podrá lograr al objetivo este año, por eso, sin importar el impacto que se pueda registrar en el crecimiento económico del país, tomará las acciones que considere necesarias para que en el 2017 la inflación retorne a su rango meta.