Alcalde Peñalosa se disculpa con profesores agredidos por el Esmad

Sin embargo, señaló que está prohibido bloquear los sistemas de transporte masivos.

Marcha de maestros

El Esmad lanzó chorros de agua y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

CEET

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 10 de 2017 - 04:42 p.m.
2017-06-10

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, se disculpó este sábado con los profesores públicos que resultaron lesionados por el Esmad durante la marcha que se cumplió este viernes en la capital del país.

“Pido disculpas en nombre del Estado a los profesores que salieron maltratados”, indicó.

La Federación Colombiana de Educadores (Fecode), que agrupa a unos 300.000 profesores de colegios públicos del país que se encuentran en huelga indefinida desde el pasado 11 de mayo, denunció este viernes que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) agredió a varios docentes que participaban en la marcha.

En vídeos difundidos en redes sociales se observa a unos 3.500 profesores caminando por la avenida El Dorado (calle 26), en medio de un fuerte aguacero.

Portando pancartas y sombrillas, los manifestantes hicieron un platón frente a la Secretaría de Educación de Bogotá y posteriormente se movilizaron hacia el occidente de la ciudad.

Sin embargo, la marcha se topó con varias tanquetas del Esmad que lanzaron chorros de agua y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes y evitar que se tomaran la calzada por la que circulan los autobuses del servicio de transporte público masivo Transmilenio.

Al respecto, Peñalosa recordó que está prohibido bloquear las vías de Transmilenio.

“Es importante que quede claro que aquí no se van a permitir que se bloqueen las líneas de transporte masivo, no importa qué tan justificadas sean las causas de la protesta”, aseveró el alcalde.

La decisión de entrar en el paro, que afecta a ocho millones de estudiantes, la tomaron los docentes públicos debido a la falta de un acuerdo con el Gobierno sobre el incremento del salario y por la deficiente atención de salud que reclaman.

EFE