Alcaldía de Buenaventura dio reversa a su decisión de sellar obras en el puerto de Aguadulce

Este miércoles las obras fueron reabiertas, gracias a una medida provisional tomada por la propia Alcaldía que había ordenado su cierre. 

Puerto Aguadulce

Esta semana, la Alcaldía de Buenaventura selló las obras.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 29 de 2016 - 06:34 p.m.
2016-06-29

A la 1:30 p.m. de este miércoles se levantaron los sellos que suspendieron las obras de construcción en el puerto de Aguadulce, en Buenaventura, el pasado martes, y entró el personal nuevamente a trabajar en la construcción.

Así lo confirmó el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, al manifestar que “ojalá no se presente ningún incidente adicional que retarde más esta obra”.

Vargas Lleras precisó que fue el alcalde del distrito de Buenaventura, Eliécer Arboleda Torres, quien levantó los sellos después del escándalo nacional que ocasionó su decisión de sellar y suspender la construcción, a pesar de contar con un concepto jurídico que le recomendaba no hacerlo (Lea también: Alcalde de Buenaventura desata escándalo por ignorar licencia en obras del Puerto de Aguadulce).
.

“Una inversión de 500 millones de dólares, estratégica para el país, no puede estar sometida a ese tipo de actuaciones, cuando ellos mismos les habían dado las licencias tanto por parte de la Alcaldía como de la Curaduría”, comentó el Vicepresidente al referirse a la decisión que tomó el mandatario local.

Sobre este escándalo, Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), dijo que es una situación desconcertante, porque en Colombia la ley es muy clara en cuanto a que la competencia para determinar qué tipo de construcciones se pueden hacer para los puertos y para los aeropuertos es del Gobierno y esa decisión de zonificación no es del municipio.

“Hace unos meses el Alcalde amenazó con que iría a parar las obras del puerto, a lo que le explicamos que no había lugar para eso y que sería una acción ilegal, y entonces se acordó que, para garantizar la seguridad jurídica, se consultaría a un exmagistrado especialista en el tema, quien en su concepto reiteró lo que siempre se ha dicho, que eso es algo de competencia nacional”, explicó Andrade.

Al respecto, el abogado representante de la Sociedad Portuaria e Industrial de Aguadulce David Arce comentó que “en este tipo de obras portuarias lo que prima es la licencia ambiental y las consultas previas con las comunidades que la sociedad ha cumplido”.

La decisión arbitraria del Alcalde de Buenaventura encendió las alertas en el Gobierno Nacional por el hecho de que se convierte en un precedente grave, que podría poner en riesgo muchos otros proyectos del orden nacional. Por eso, hoy tendrá lugar una nueva reunión con el mandatario local y la gobernadora del departamento, Dilian Francisca Toro, para hacerle entender el tema una vez más al funcionario pero, de no lograrlo, Andrade señaló que vendrán procesos sancionatorios y medidas cautelares en contra de Arboleda.

Por su parte, Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, calificó el accionar de Arboleda como “un golpe traicionero”, al manifestar que “la controvertida disposición no solo le pone freno a los esfuerzos que ha venido haciendo esa ciudad en términos de competitividad, sino que afecta de frente los intereses nacionales, más aún en razón de los tratados de libre comercio hoy vigentes y de los acuerdos bilaterales de protección a las inversiones extranjeras”.

Para Caicedo, esta situación envía una “funesta señal” para la inversión extranjera.

“Amordazar el desarrollo de un puerto como el de Aguadulce, ubicado estratégicamente en la costa que más carga moviliza en el país, puede tener serias repercusiones en la apuesta que hoy hace el Gobierno para modernizar la infraestructura nacional con el acompañamiento estratégico de los recursos internacionales”, opinó el representante del sector privado de la infraestructura.

Con esta construcción de más de 380 hectáreas y una inversión mayor a los 500 millones de dólares se proyecta mover más de un millón de toneladas y generar más de 500 empleos directos de la región y alrededor de 2.000 indirectos.

De continuar su rumbo normal, se espera que en dos meses, el puerto industrial de Aguadulce reciba el primer barco cargado para iniciar las actividades y así completar una oferta de tres operadores junto a la Sociedad Portuaria de Buenaventura (SPB) y la Sociedad Portuaria de Contenedores (TCBuen).

La nueva Sociedad Portuaria e Industrial de Aguadulce es una concesión a 30 años, que en su operación contará con un total de 24 grúas pórticos.

Cynthia Lewis
cynlew@eltiempo.com