A. Latina tiene 800 tipos
de árboles en riesgo

La FAO indicó que se está ejerciendo mayor presión sobre los
recursos forestales disponibles, pese a que se requieren más.

Según la FAO, en América Latina hay cerca de 800 especies amenazadas.

Según la FAO, en América Latina hay cerca de 800 especies amenazadas.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Juan C. Domínguez
febrero 28 de 2016 - 07:00 p.m.
2016-02-28

Para los próximos 20 años, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indicó que aumentará la demanda de energía y productos derivados de la madera en un 40 por ciento.

La entidad considera que también habrá aumento en la demanda de bienes relacionados con el ámbito forestal, como alimentos, medicamentos, forrajes y otros productos básicos.

Una de las principales consecuencias de la presión que ejerce la población es el cambio en el uso de la tierra. La conversión de bosques en campos de cultivo y pastoreo, combinada con la sobreexplotación, cosecha selectiva y alta mortalidad de árboles debido a condiciones climáticas extremas, junto con la falta de regeneración, pueden ocasionar la extinción de las poblaciones locales y la pérdida de los recursos genéticos forestales.

Pero lo más complicado que evidencia la entidad es que la extensión de los bosques del mundo continúa disminuyendo mientras la población humana sigue creciendo y aumenta la presión por tierras y alimentos.

La entidad resaltó que la pérdida de especies se debe a la conversión de los bosques en tierras para otros usos.

COMPARTIR EN TWITTER


Por esto recomendó a los gobiernos, empresas privadas, comunidades, sociedad civil y a inversores en gestión forestal asegurar un suministro continuo de bienes y servicios forestales para las generaciones futuras.

Esto, dice la FAO, debe llevar a implementar prácticas de gestión forestal sostenible. Se requieren políticas sólidas y buena rentabilidad para fomentar su adopción.

Además, al parecer, falta información sobre las especies forestales, en la medida que los reportes de los países mencionan más de 8.000 especies de árboles, arbustos, palmas y bambúes, pero de estas solo hay información disponible a nivel genético de unas 500 a 600 especies.

De las 8.000 especies se sabe que se explotan cerca de 2.400 para obtener de ellas sus productos y subproductos, como la madera para construcción (42 por ciento), derivados forestales no madereros (41 por ciento) y la energía, principalmente leña (19 por ciento).

La FAO resaltó que la pérdida de especies forestales se debe, principalmente, a la conversión de los bosques en tierras para otros usos (como el agrícola), la sobreexplotación y los efectos del clima.

42 
%
de las especies explotadas se emplean como
madera para la construcción, según la FAO.


La proporción de especies amenazadas señalada por los países varía ampliamente, del 7 por ciento en Oceanía al 46 por ciento en América del Norte; no obstante, algunos países incluyen amenazas a nivel poblacional (por expansión de la frontera agrícola), lo que puede ocasionar grandes variaciones en la cantidad de especies amenazadas señaladas. Para Latinoamérica, se calcula que son 800 las que están en peligro.

Por último, la FAO indicó que en las últimas décadas, los organismos estatales y el sector privado sometieron una mayor variedad de especies de árboles a programas de mejoramiento genético y domesticación para producir madera de construcción, pulpa, leña y productos forestales no madereros.

A través de dichos programas de mejoramiento de árboles, es posible incrementar la productividad entre el 10 y el 60 por ciento, dependiendo de los productos que se tomen como meta (madera, frutas, hojas, resinas) y las especies que se sometan a estudio.