Así se prepara Supernotariado para controlar las curadurías

El jefe (e) de esta entidad cuenta que el concurso tardaría un año, sería nacional y eliminaría la injerencia de alcaldes y políticos locales.

Jairo Alonso Mesa Guerra

Jairo Alonso Mesa Guerra, superintendente (e) de Notariado y Registro.

César Melgarejo/Portafolio

POR:
Portafolio
abril 26 de 2017 - 08:28 p.m.
2017-04-26

La Superintendencia de Notariado y Registro recibirá en poco más de dos meses el control de las curadurías urbanas del país, oficinas cuya eficacia se puso en tela de juicio a raíz del desplome del edificio Space, en Medellín.

Tras la salida de Jorge Enrique Vélez del cargo, el superintendente (e), Jairo Mesa, cuenta cómo se está preparando la entidad para asumir este reto y otros que le vienen dentro de la etapa del posconflicto en el país.

¿Recibir las curadurías será algo bueno o un encarte para ustedes, considerando la problemática de estas?

Hay que tener en cuenta algo: la Superintendencia va es a hacerles inspección a las curadurías desde el punto de vista administrativo y para que cumplan su función con el usuario, con los constructores y con todo. La parte técnica, por ley, quedó todavía en manos de los distritos y de las oficinas de planeación de las ciudades.

Pero en sus manos queda la elección de curadores.

Sí, en el sentido de que le toca adelantar un concurso y se incluyan (los elegibles) en una base de datos a nivel nacional. Con eso se hace la elección y se le entrega a los alcaldes para que los nombre.

Nosotros tenemos dos experiencias que han mejorado mucho el servicio al público. Una es el concurso de notarios, con el que no hemos tenido ninguna dificultad; lo ha hecho la universidad nacional las dos veces y nadie ha podido señalarle una tacha en cuanto a la transparencia, y lo mismo en lo de los registradores de instrumentos públicos: 192 registradores están elegidos por concurso. Entonces, la metodología de los curadores va a ser muy similar a la experiencia que tiene la Súper.

¿Los ya elegidos cumplirán su periodo?

Sí, el concurso lo iniciamos una vez tengamos la competencia por ley, es decir a partir del 7 de julio. Quedarán unas personas en un listado de elegibles y a medida que se van terminando los periodos de los curadores se van supliendo de ahí. También pueden concursar los que hay actualmente.

¿Qué más cambia?

La ley empieza con 72 curadurías: en el centro hay 24, en la región Andina 22, en la Caribe 14 y en la Pacífica 12. También, Colombia va a llegar al momento en que tendrá curadurías por regiones, no por ciudades únicamente.

¿Cuándo saldría el primer concurso?

Al menos este año quedarían las bases. Un concurso puede durar hasta un año porque se evalúan hojas de vida y los perfiles y después se hace un examen muy complejo, luego una entrevista de alto nivel (para notarios la hacemos con el presidente del Consejo de Estado o su delegado, el Procurador o su delegado, el Supernotariado y Registro y el Ministro de Justicia, y lo mismo para los registradores). También será así para los curadores y se crea además un consejo y un fondo para hacer el concurso y capacitar a los que ganen.

¿O sea que alguien de una ciudad puede quedar en otra?

Probablemente vamos a ver a una persona de Pasto en Barranquilla y a una de Barranquilla en Cali, como ocurre con los notarios hoy día. El alcalde no puede escoger a dedo.

¿Cómo superar la informalidad en la tenencia de la tierra?

La falla han sido los sistemas de información: no sabemos qué predios están sin formalizar, aunque los jueces nos han ayudado mucho. Se habla de que es más o menos el 40% en lo rural.

Los notarios van a ofrecer todos sus servicios y están ya muy comprometidos en que para el posconflicto van a hacer todo ese trabajo, incluso para la población víctima y vulnerable, gratuito.

¿Cómo es que este año habrá 40.000 nuevos propietarios en el país?

La informalidad en el campo llega a índices muy altos, pero en las ciudades es mucho más compleja porque hay grandes corredores de predios que no se sabe si son del Municipio o de particulares. Lo que está haciendo la Superintendencia es coger puerta a puerta por los barrios subnormales, mirar qué documento tiene quien ocupa un predio o al menos si tiene dirección, porque la mayoría no la tiene, ni servicios públicos legales, y por eso no se puede invertir allí. Identificamos a esas personas, verificamos su estado y le buscamos una ruta jurídica. La mayoría de los predios que hallamos en estos lugares son del mismo Municipio y cuando es así, por un convenio con el alcalde les entregamos los títulos.

Así, este año 40.000 personas van a ser nuevos propietarios con convenios entre la Superintendencia, el Ministerio de Vivienda y 170 municipios.

¿Cuál es la meta global?

La meta del Gobierno son 100.000 títulos en el cuatrienio. Ya con esto completaríamos 80.000 y dejaríamos 20.000 para siete meses del año entrante.

Siga bajando para encontrar más contenido