Asistentes al FEM cierran filas en favor de la paz

El presidente Juan Manuel Santos dijo que si se termina el conflicto armado, mejorará el desempeño económico del país.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Felipe González, expresidente del Gobierno español.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Felipe González, expresidente del Gobierno español.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 17 de 2016 - 01:51 a.m.
2016-06-17

Con una variada agenda de análisis se llevó a cabo ayer la primera jornada del Foro Económico Mundial, que finaliza hoy en Medellín.

La charla central estuvo a cargo del presidente Juan Manuel Santos, quien en la tarde de ayer, y junto al expresidente del Gobierno español, Felipe González, explicó a los asistentes el proceso de paz que su Gobierno lleva a cabo con las Farc. Santos y González coincidieron no solo en los beneficios económicos que traerá la paz para el país sino el ahorro en muertes y sufrimiento humano.

Pero el mandatario colombiano no solo habló del proceso de paz sino que también expuso los avances del país en materia económica. Entre los logros en sus casi seis años de Gobierno enumeró la responsabilidad fiscal, progreso social, que Colombia ha sido uno de los países menos afectados por la baja del petróleo, reducción de la pobreza, crecimiento de la industria al 8,4 por ciento, una clase media que ya creció más que la pobre, y le pidió al congreso la aprobación de la reforma tributaria para bajar el nivel de impuestos y ampliar la base.

“Todo eso se vería reforzado cuando se logre terminar con el conflicto armado, lo cual ayudaría al desempeño económico”, dijo Santos.

Otro de los temas de los que se abordó fue del potencial energético de la región, tanto renovable como no renovable, y de los cambios regulatorios por parte de los gobiernos para que le brinden una mayor seguridad jurídica a las inversiones, el cual afirmaron que era uno de los grandes problemas.

El presidente de Enel, Francesco Starace, aseguró que el papel del Estado consiste en fijar las reglas de forma estable y transparente porque lo peor que se le puede hacer al inversionista es cambiarle la estabilidad jurídica.