¿Por qué las regalías están en jaque por el Eln?

Los atentados a la infraestructura petrolera amenazan los recursos que las regiones reciben.

ELN

Las Farc no han atentado la industria petrolera en lo que va del 2016.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
julio 10 de 2016 - 10:17 p.m.
2016-07-10

Históricamente la industria petrolera ha sido el blanco de los ataques por parte de los grupos al margen de la ley. Con la negociación con las Farc estos se redujeron, pero es ahora el Eln el que azota la infraestructura del sector, con lo cual se ponen en riesgo los recursos que las regiones reciben de las empresas con influencia en las zonas de operación.

Tras el reciente ataque a Caño Limón Coveñas, el director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleo (Acipet), Juan Carlos Rodríguez, manifestó que “si continúan los atentados a la industria por parte de este grupo insurgente las regiones no tendrán desarrollo económico a través de las regalías”.

Destacó la asociación que no es sólo por las pérdidas materiales que dejan los atentados, sino además por el daño ambiental que se está causando en los lugares donde son cometidos. Sostiene la Acipet que en lo corrido del año van 16 golpes a los oleoductos del país de los cuales 13 son al Oleoducto Caño Limón Coveñas.

Cabe señalar que de los 16 ataques que se han realizado ocho fueron en Arauca, cinco en Norte de Santander, y los restantes en Nariño, Boyacá y Santander.

En el marco del proceso de paz que adelanta el Gobierno con la guerrilla de las Farc se ha visto una reducción del 100% por parte de esa guerrilla. En lo corrido del año no se ha presentado un solo ataque al sector, mientras que en la primera mitad del 2015 ese grupo ejecutó 38 atentados. El mes más crítico para la industria petrolera fue febrero, en ese el Eln realizó 10 de las afectaciones que ha cometido en todo el año.

Para el Director de Acipet “si se siguen presentando va a ser un desangre desde el punto de vista social, ambiental y económico, y nunca se verán los beneficios que la industria del petróleo da a las regiones, ni para el Gobierno Nacional, y mucho menos para determinar una paz completa a futuro”.

Concluyó que esa guerrilla debe dar señales claras de querer una negociación de paz.