Campeones latinoamericanos del
petróleo perdieron su confianza

La caída de los precios ha invertido la suerte de las economías que
eran un imán para los grupos occidentales. Ecopetrol en la lista.

Petróleo

México, Colombia y Brasil han sido fuertemente afectados por los precios del petróleo.

Archivo Portafolio

Gobierno
POR:
Portafolio
marzo 04 de 2016 - 08:18 p.m.
2016-03-04

De oro negro a agujero negro. Para tener un claro ejemplo de cómo se está extendiendo el dolor causado por el bajo precio del petróleo, simplemente hay que observar a los humillados campeones estatales de la energía de América Latina.

La caída de los precios del petróleo durante los últimos 12 meses desde México hasta Brasil ha reducido los beneficios, recortado los presupuestos y detenido el flujo hacia las arcas del gobierno de los impuestos pagados. En algunos casos, la acentuada depreciación está a punto de revertir ese flujo.

“La disminución de los precios en un 70 por ciento es un impacto considerable. En algunos países el petróleo aportaba del 20 al 50 por ciento de los ingresos del gobierno y representaba del 50 al 96 por ciento de las exportaciones”, dijo Luisa Palacios, directora para América Latina de Medley Global Advisors, una consultoría de riesgo propiedad del Financial Times. “Estamos comenzando a cuestionar la viabilidad financiera de algunos países y algunas compañías petroleras nacionales”.

Venezuela, que desde hace un tiempo está coqueteando con el impago a pesar de que la semana pasada hizo un pago de bonos de US$1,5 mil millones por sus US$120 mil millones de deuda externa, es el ejemplo más desesperado. Pero en Brasil, Petrobras, la gran compañía petrolera más endeudada del mundo y objeto de una investigación por corrupción multimillonaria, tiene costos de deuda que han alcanzado un 13 por ciento desde el 4 por ciento en que se encontraban hace unos años. Sus apuros han provocado que se hable de un rescate.

Consecuencias del cambio del superciclo

Los países y compañías con grado de inversión han sido arrastrados por el cambio del superciclo de los productos básicos, lo cual también ha obligado a los grupos energéticos occidentales a recortar empleos, posponer proyectos y adaptarse a un mundo donde el precio del petróleo es de US$50 por barril o menos.

Pemex, el octavo mayor productor de petróleo del mundo, perdió US$30 mil millones el año pasado, lo cual hizo que el gobierno mexicano declarara que ayudaría a cubrir los US$91 mil millones en obligaciones en materia de pensiones de la compañía estatal y, potencialmente, incluso recapitalizarla.

El déficit de ingresos del petróleo también obligó a México a eliminar más de un punto porcentual del producto interno bruto del gasto. Por su parte, las bajas ventas de exportación contribuyeron a llevar el déficit por cuenta corriente a su nivel máximo en casi 20 años y afectaron brutalmente al peso, el cual ahora se cotiza cercano a niveles –después de ajustar la inflación– vistos por última vez durante la crisis económica de 1995.

Pemex “es una empresa ampliamente solvente”, dijo esta semana José González Anaya, su director ejecutivo, mientras describía un plan de ahorro de costos por US$5,5 mil millones. “Lo que tenemos que hacer es ajustarnos a la nueva realidad”.

En el país

Ecopetrol de Colombia –afectada por la disminución de su capitalización de mercado desde los US$130 mil millones hace tres años hasta los US$15 mil millones actualmente– está recortando en un tercio su fuerza laboral de 48.000 trabajadores. El peso ha perdido un 37 por ciento frente al dólar en un año y el déficit por cuenta corriente se ha disparado hasta el 6 por ciento del PIB.

Bogotá le ha puesto buena cara a la recesión. “Hemos restringido el gasto público y permitido que se deprecie el tipo de cambio”, dijo Mauricio Cárdenas, ministro de hacienda.

Aun así, la pérdida de ingresos del petróleo que representan la mitad de las exportaciones se produce mientras Bogotá cuenta con que el fuerte mercado laboral absorba mejor a los guerrilleros desmovilizados en el marco del acuerdo de paz que espera alcanzar el 23 de marzo. Después de un proceso de gestación de cuatro años, las negociaciones tienen como objetivo ponerle fin a un conflicto de medio siglo que ha cobrado más de 200.000 vidas.

Cuando los precios del petróleo eran superiores a los US$100 por barril hace unos pocos años, las compañías internacionales de energía clamaban por entrar en América Latina, atraídas por los recién descubiertos yacimientos de aguas profundas de Brasil, el régimen liberal de Colombia, y las mayores reservas del mundo en Venezuela.

Se espera que Ecopetrol haga pública su primera pérdida anual desde que comenzó a cotizar en bolsa en 2007. Sin embargo, en ninguna parte la caída en desgracia es más dramática que en Petrobras, la cual hace cinco años lanzó la mayor oferta de acciones en la historia, recaudando US$70 mil millones.

El aumento de la competencia por el capital podría provocar una oleada de fusiones y adquisiciones, conforme se desvanezca inevitablemente la etapa nacionalista del superciclo de los productos básicos e intervengan los compradores extranjeros.

La disminución de las inversiones implica que la producción probablemente seguirá cayendo, quizás hasta en 470.000 barriles por día este año, según estima Palacios, lo cual convertiría a la región en “parte del ajuste en curso de la oferta mundial de petróleo”. La producción total de América Latina es superior a los 10 millones de barriles por día, comparable a la producción total de Rusia.

Financial Times