Colombia dejará de comparecer ante la
Corte de La Haya en el litigio con Nicaragua

La Corte Internacional le dio la razón a Nicaragua en el conflicto por espacios marítimos y soberanía en el Caribe. Demanda se presentó desde 2013.

Las sentencias serán leídas por el juez presidente de la Corte, Ronny Abraham, en una audiencia pública que se celebrará a las 14.00 GMT en la sede de la Corte en La Haya.

La Corte Internacional de La Haya falló a favor de Nicaragua en el litigio que sostenía con Colombia por soberanía y espacio en el Caribe..

Archivo particular

Gobierno
POR:
afp
marzo 17 de 2016 - 12:50 p.m.
2016-03-17

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya dio este jueves razón a Nicaragua y se declaró competente para examinar dos litigios marítimos entre el país centroamericano y
Colombia, que negaba jurisdicción en estos casos al principal órgano judicial de la ONU.

En un primer caso, Managua había solicitado a la CIJ que declare "el rumbo exacto" de una plataforma continental en el Caribe; y en el segundo, acusaba a
Colombia de incumplir un fallo de esa Corte sobre los límites marinos entre ambos países.

La CIJ se pronunció en primer lugar sobre éste caso y se declaró competente para examinar un litigio por presuntas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos nicaragüenses por parte de Colombia.

Por 14 votos a dos, la CIJ dictaminó que "tiene competencia (...) para pronunciarse" sobre esta demanda de Nicaragua, contrariamente a lo que alegaba Colombia.

Nicaragua acusa a Colombia de incumplir un fallo de la CIJ del 16 de septiembre de 2012 sobre los límites marítimos entre ambos países y sostiene que Bogotá ha violado los derechos de Managua en el mar Caribe y la ha amenazado con el uso de la fuerza.

El país centroamericano presentó una demanda en noviembre de 2013 sobre estas presuntas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos en el Caribe.

El fallo de la CIJ de 2012 había ratificado la soberanía colombiana sobre un grupo de islas del archipiélago de San Andrés y cayos adyacentes, pero concedió a Nicaragua una amplia zona en el Caribe, antes bajo dominio de Bogotá.

Tras este fallo de 2012, Colombia denunció el Pacto de Bogotá -por el que los países aceptan la jurisdicción de la CIJ en sus diferendos- y cuestionó por tanto la competencia de esta Corte para examinar su litigio con Nicaragua.

En su fallo de este jueves, la CIJ recordó que el Pacto de Bogotá sigue aplicándose al denunciante hasta un año después de realizada por éste la denuncia. Por ello las demandas "realizadas durante ese año" -como la de Nicaragua en noviembre de 2013- siguen siendo "competencia" de esta Corte, según su dictamen.

'Rumbo exacto' de plataforma
En el otro caso, la CIJ admitió la demanda de Nicaragua para fijar el "rumbo exacto" de su plataforma continental con Colombia más allá de las 200 millas marinas de la costa del país centroamericano.

La Corte consideró "admisible" esta demanda pese a que Colombia sostenía que esta jurisdicción ya se pronunció sobre este asunto en el fallo de noviembre de 2012, y que el caso estaba cerrado.

La CIJ admitió la demanda nicaragüense "por ocho votos contra ocho, con el voto preponderante del presidente" de la Corte, según indicó en un comunicado. Sobre "la base del Pacto de Bogotá" -por el que los países aceptan la jurisdicción de la CIJ en sus diferendos- este órgano judicial admitió la solicitud de Nicaragua de determinar "el trazado preciso de la frontera marítima entre las partes de la plataforma continental" entre ambos países.

Carlos José Argüello Gómez, embajador de Nicaragua en Holanda, se congratuló por el dictamen. "En el caso de la plataforma continental (...) creo que la Corte comprendió la necesidad de Nicaragua. Si no aceptaba la jurisdicción, iba a dejar ahí una disputa eterna entre Colombia y Nicaragua.

Lo lógico era tener este resultado. Estoy muy satisfecho (...) Y ahora espero que esto llegue a un final feliz" aseguró. Managua había pedido en septiembre de 2013 a la CIJ que falle y declare "el rumbo exacto" de una plataforma continental en el Caribe, más allá de las 200 millas náuticas de la costa nicaragüense, sin perjuicio de derechos de terceros estados.

Para Managua, la Corte no se había pronunciado sobre este tema en la sentencia dictada en 2012. Nicaragua estimaba que el fallo dejó abierta la posibilidad de que la CIJ se pronunciara al respecto en una etapa posterior.

COLOMBIA NO SEGUIRÁ COMPARECIENDO ANTE ESE TRIBUNAL POR EL LITIGIO CON NICARAGUA

Una vez conocido el fallo, el presidente Juan Manuel Santos rechazó la decisión y dijo que "la Corte Internacional de Justicia acaba de hacer públicas las decisiones sobre su competencia para conocer de dos nuevas demandas presentadas por Nicaragua contra Colombia en el año 2013, a pesar de que Colombia se retiró definitivamente de la jurisdicción de la Corte en noviembre de 2012".

Por una parte, agregó  Santos, "Nicaragua pidió a este tribunal que declarara a nuestro país responsable de haber incumplido el fallo del año 2012, y de haber amenazado con el uso de la fuerza".

El Presidente explicó que la Corte se declaró competente, "No para verificar si Colombia está incumpliendo el fallo de 2012 –como pretendía Nicaragua–, sino sólo si había desconocido los derechos de Nicaragua, a la luz del derecho consuetudinario".

"Y reconoció que la presencia de Colombia en las aguas internacionales no significaba una amenaza del uso de la fuerza", enfatizó el mandatario.

Santos dijo que, con respecto a a la segunda demanda de Nicaragua, en la que solicitó extender su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas, hasta llegar a las proximidades de la costa continental de Colombia en el Caribe, "esta es una pretensión que ya había planteado antes a la Corte, y que este tribunal había negado en su fallo del año 2012. Es decir, ese tema ya era cosa juzgada".

El mandatario de los colombianos agregó que este pronunciamiento es de forma y que la Corte ha incurrido "en unas contradicciones de fondo":

"Primero, no respetó su propia sentencia del año 2012. Segundo, desconoció su Estatuto, que le indica que no puede reabrir un caso ya cerrado. Y tercero, pretende aplicar a Colombia un tratado del que no hacemos parte, como es la Convención del Mar".

Por esas razones anunció que Colombia no seguirá compareciendo, en este asunto, ante la Corte Internacional de Justicia.

"He tomado esta determinación luego de un profundo análisis y diálogo con los expertos que hacen parte del equipo de defensa de Colombia, y luego de haber escuchado a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores y a los sectores políticos".

"Los temas bilaterales entre Nicaragua y Colombia no van a seguir sujetos a la decisión de un tercero y deberán abordarse mediante negociaciones directas entre las partes, de conformidad con el derecho internacional", señaló Santos.