Colombia pierde juicio con Panamá sobre aranceles a vestuario y calzado

La OMC ratificó su postura: los aranceles son más altos de lo permitido por la entidad y no son necesarios para combatir el lavado de dinero.

A mayo, la fabricación de calzado creció un 11,7%.

Archivo Portafolio.co

Gobierno
POR:
reuters
junio 07 de 2016 - 03:19 p.m.
2016-06-07

Panamá ganó el martes un caso contra Colombia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) por el uso de altos aranceles a la importación de vestuario y calzado para controlar un supuesto lavado de dinero.

El organismo de apelaciones de la Organización Mundial de Comercio ratificó una decisión previa, argumentando que los aranceles que aplicaba Colombia eran más altos de los permitidos por las reglas de la OMC, y que pese a que estaban diseñados para combatir el lavado de dinero, no era necesario hacerlo.

La ministra de Comercio, Industria y Turismo, Maria Claudia Lacouture, señaló que si bien la OMC confirmó la incompatibilidad del arancel mixto con las obligaciones del país en el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), también permite establecer que tal como está diseñada la medida, puede llevar a cumplir con el objetivo de lucha contra lavado de activos.

Según la Mincomercio, el arancel mixto se estableció para prevenir la subfacturación de importaciones y así desincentivar operaciones de comercio ilícito, sin afectar el comercio legal.

Colombia decidió establecer un arancel mixto, es decir un arancel ad valorem más uno específico para las importaciones de confecciones y de calzado. En el caso de confecciones, las importaciones menores o iguales a 10 dólares por kilo pagan el ad valorem de 10% más el específico de 5 dólares por kilo de confección. Y todo lo que se importe por más de 10 dólares por kilo, paga 10% más 3 dólares por kilo.

En calzado, el umbral es de 7 dólares. Las importaciones de calzado menores o iguales a 7 dólares por par, pagan el 10% más 5 dólares por par. Y para las importaciones por encima de los 7 dólares por par, se paga 10% más 1,75 dólares por par.

En su informe inicial la OMC encontró que dicho arancel excedía en determinadas situaciones, los aranceles máximos que Colombia no debe superar, de conformidad con sus obligaciones en la OMC. El arancel consolidado de Colombia en la OMC para confecciones es del 40% y para calzado el 35%.

La Ministra recordó que Colombia defendió la medida ante la OMC por considerar que el Acuerdo GATT no puede interpretarse en el sentido de cubrir a las operaciones de comercio ilícito. Además, el país argumentó que, en cualquier caso, el arancel mixto puede justificarse como una excepción a sus obligaciones bajo ese Acuerdo, amparada en preocupaciones legítimas de nuestro país.

“La OMC concluyó que si bien el arancel mixto es incompatible con las obligaciones de Colombia bajo el acuerdo GATT, el mismo podría llegar a ser justificado, de manera excepcional, teniendo en cuenta su contribución para alcanzar los objetivos de política pública perseguidos con esa medida”, aseguró la Cartera en un comunicado.

Mincomercio dijo que analizará las consideraciones, conclusiones y recomendaciones del Órgano de Apelaciones de la OMC, “con el ánimo de atenderlas e implementarlas, según corresponda, sin cesar en su política de Estado de prevención y represión del delito”.

EL CASO

Colombia había argumentado que la importación de los bienes constituía un "comercio ilícito" porque habrían sido adquiridos a precios artificialmente bajos para lavar dinero y que debería compensar la situación con un arancel más elevado que el permitido en su acuerdo con la OMC.

Panamá llevó el caso ante la OMC en 2013, luego de haber presentado previamente dos demandas en contra de su vecino. Colombia llegó a un acuerdo para cerrar la primera disputa fuera de cortes en 2006 y Panamá ganó en el segundo litigio en 2009.

Colombia presentó la apelación en noviembre del 2015, cuando un panel de tres mediadores consideró que el argumento del lavado de dinero era un pretexto y respaldó la queja de Panamá respecto a que el arancel, consistente en una tasa fija de 10 por ciento más un componente variable, superaba el máximo de entre 35 y 40 por ciento permitido para esos bienes.

El fallo del martes de la OMC, que es final, es el segundo de este año sobre Panamá, que está bajo escrutinio global por la enorme filtración sobre datos de cuentas en paraísos fiscales de personas vinculadas al bufete Mossack Fonseca.

En abril, el organismo de apelaciones de la OMC desechó una queja de Panamá por los esfuerzos de Argentina por combatir supuestas prácticas de evasión fiscal.

Panamá había acusado a Argentina de discriminar a quienes ofrecen servicios financieros basándose en "los países que cooperan en temas tributarios".