‘Colombia representa una oportunidad para invertir’

El presidente del grupo Abraaj, Miguel Olea, considera que el país tiene una importante posibilidad de crecer. Tiendas D1 son un caso de éxito.

Miguel Olea, presidente para América Latina del Grupo Abraaj.

Miguel Olea, presidente para América Latina del Grupo Abraaj.

Portafolio

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 17 de 2016 - 01:04 a.m.
2016-06-17

En su participación en el Foro Económico Mundial, el jefe para América Latina del Grupo Abraaj, Miguel Olea, destaca la oportunidad que tiene el país para adaptarse a los mercados internacionales y dejar su dependencia de los productos locales.

En términos de cuantía, ¿qué han hecho hasta ahora en América Latina?

En primera instancia, desplegamos un fondo de US$ 185 millones que lo denominamos Abraaj I e inició operaciones en América Latina en 2008, ya estamos de salida en éste.

Cuando ya teníamos invertida la mayor parte, iniciamos el segundo fondo en la región (Abraaj II), en el que tenemos más de US$ 500 millones en proceso de inversión sin considerar la de los fondos temáticos.

¿Se puede dar una cifra global, incluyendo la de los fondos temáticos?

Si se incluyen los fondos temáticos y demás inversiones, nuestro programa es llegar a invertir entre 1.200 y 1.500 millones de dólares en los próximos 5 a 6 años.

Dadas las condiciones económicas de la región, ¿qué los lleva a seguir invirtiendo en una zona que de alguna manera ha perdido parte de su lustre e incluso las economías de la Alianza Pacífico están andando a un ritmo mucho más lento que en el pasado reciente?

La estrategia de inversión de Abraaj en la región considera tres impulsores del crecimiento en nuestros proyectos.

El primero es el consumo doméstico, que en la Alianza Pacífico está creciendo entre 0,1 y 0,5 puntos porcentuales por encima del Producto Interno Bruto, lo que significa que la clase media está siendo más afluente y puede acceder a comprar, consumir y gastar en mayor medida.

El segundo es el crecimiento de la urbanización, hay ciudades de un millón de habitantes que están creciendo 20 % por encima de las principales.

Y el tercero es el incremento de la demografía, la población entre 20 y 45 años -que son los que más gastan- son los que más nos interesan. Nos hemos especializado en esta región porque es donde más crece la economía.

¿Qué balance tienen del primer fondo?


Hemos tenido muy buenos resultados. En general, el proceso de inversión fue muy balanceado entre México, Perú y Colombia.

Por ejemplo, en Medellín iniciamos una cadena de tiendas de alto descuento, denominadas de D1.

Empezamos con diez que vendían US$ 6 millones.

En la actualidad, este negocio tiene más de 450 tiendas, estamos creciendo a más de 10 tiendas por mes y en el presente año va a vender más de US$ 500 millones.

Es un crecimiento exponencial que atenúa todas las bajas que se puedan tener con los factores macroeconómicos, lo que sustenta nuestra tesis de la clase media.

A parte de D1, ¿qué otras inversiones han hecho en Colombia?

Invertimos en una arrendadora de vehículos de transporte y de construcción amarillo, y ha sido muy exitosa, la empresa ha crecido muy rápido, ya tiene una cartera de casi 100 millones de dólares.

Otra empresa que nosotros tenemos en Colombia es Petrotiger.

¿Estas empresas también están en proceso de desinversión?


En este momento estamos desinvirtiéndonos de todas las empresas que tenemos porque la vida del fondo se termina en 2017, aunque podríamos extenderlo hasta 2019, pero queremos cerrar este proceso porque estamos en el proceso de otras inversiones.

¿En este segundo fondo, específicamente qué están mirando en Colombia?

Estamos viendo proyectos interesantes como fibra óptica para red 4G, una financiera que da crédito de consumo, entre otros que esperamos se materialicen pronto.

¿Qué impresión tienen de Colombia?


Representa una oportunidad muy importante en materia de inversión. Hay esta clase media que está creciendo y siendo afluente; y a pesar de la baja de los precios, se nota su diversificación y rápido ajuste en los diferentes mercados.

Vemos una posibilidad importante de ajustarse rápidamente a los mercados internacionales y dejar su dependencia de los locales.

¿La tasa de cambio es un factor que les preocupa?

Este es uno de los riesgos que analizamos con mucho cuidado. Tenemos prevenciones como hacer proyecciones de tipo conservador o cubrirnos con instrumentos de cobertura, pero es una realidad del mercado.

Nuestra apuesta es que, en el largo plazo, las empresas crecen mucho más que los problemas que se pueden generar con el tipo de cambio.

El ejemplo de D1 es muy ilustrativo. El crecimiento es tan rápido que no lo ha afectado la devaluación.

Finalmente, ¿qué viene para el grupo?


Abraaj se ha convertido en uno de los administradores más relevantes. Aborda los procesos de inversión con miras a crecer.

Vamos a expandirnos en términos de los montos de inversión y en nuestra participación en los sectores de energía, infraestructura, salud, instrumentos de crédito e inmobiliario.