Colombia sigue con nota baja en gestión contra la corrupción

De las 167 entidades evaluadas, ninguna está calificada en nivel de riesgo bajo. La mayoría de alcaldías quedó clasificada entre alto y muy alto.

Cámara de Representantes

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
abril 26 de 2017 - 07:11 a.m.
2017-04-26

El riesgo de corrupción pública en Colombia sigue estando latente. Si bien entre la medición de 2013-2014 y la realizada en 2015-2016 hubo mejoras, estas aún no son suficientes. De las 167 entidades que evaluó Transparencia por Colombia, ninguna quedó calificada en el reglón de bajo riesgo.

En esta ocasión fueron medidas 167 entidades, 75 correspondientes al nivel nacional, 32 de los departamentos, 32 Contralorías y 28 municipios capitales.

Las instituciones del país fueron calificadas con un puntaje de 0 a 100. Las nacionales promediaron 68,2 puntos y las gobernaciones, 61,5 unidades, mientras que las alcaldías tuvieron 56,8 puntos, por lo que de acuerdo con el informe, pese a la innovación normativa, la administración pública en Colombia sigue siendo un escenario de oportunidad para la corrupción.

En los tres segmentos evaluados (entidades nacionales, gobernaciones y alcaldías), fue minoritario el número de instituciones que tuvo un riesgo moderado. En el primer caso, el 27% del total; en el segundo, el 22% y en el tercero, solo el 11%.

La mayoría de la entidades fue clasificada en riesgo alto y muy alto de corrupción, así: 60% de las 28 alcaldías evaluadas, 50% de las 32 contralorías departamentales, 40% de las gobernaciones y 19% de las entidades nacionales.

La Gobernación de Antioquia fue la mejor calificada, obtuvo 85,6 puntos y mejoró en 0,11 frente a la medición anterior.

Vale la pena resaltar que la Contraloría del Huila, con 87,1 puntos, tuvo la mejor calificación entre el total de entidades evaluadas, le siguió la Contraloría de Cundinamarca con 87 y tercera estuvo la Superintendencia de Sociedades, con 86,7, es decir, 1,6 puntos por encima de la segunda en su segmento, la Superfinanciera que fue calificada con 85 unidades.

FALTAN GARANTÍAS  

La contratación directa representa 74% en el nivel nacional, 59% para el departamental y 41% para el municipal.

Ahora bien, en el nivel territorial, más de 50% de las licitaciones cuentan con un solo proponente, 59% en el nivel departamental y 53% en las alcaldías. Al tiempo, en el nivel nacional, el 91% de las licitaciones lograron 3 o más proponentes.

En el apartado de la supervisión continúan las alertas: la calificación en promedio se ubicó por debajo de 20 puntos en el plano nacional y de 40 a nivel territorial.

El indicador de empleo público en el país logra una calificación promedio de 72 puntos sobre 100, lo cual da muestras de avances en esta gestión, pero en los municipios sólo alcanza 48 puntos y 52 en los departamentos.

Según el informe, los principales problemas del empleo público se concentran en las pobres estrategias de gestión institucional, la persistencia de exageradas brechas salariales y el crecimiento del número de contratistas.

Este pareciera un tema inamovible en los contextos de clientelismo, pero por la misma razón, es el punto de la gestión que más voluntad política requiere para ser reformado.

NO SE VE PLENA EFECTIVIDAD

El diseño y adopción de medidas contra este flagelo en los procesos de gestión apenas están logrando cumplir con el Estatuto Anticorrupción (L.1474/11).

“Si bien las entidades formulan el plan anticorrupción, (casi todas las entidades reportaron tenerlo), los mecanismos para ponerlos en marcha, hacerles un seguimiento y financiarlos, poco se observan”, indica el documento.

De otro lado, son pocas las entidades que desarrollan instrumentos básicos para la prevención, que son el establecimiento de políticas claras de conflicto de interés y el funcionamiento adecuado y ágil de canales de denuncias.

En la evaluación, las calificaciones muestran que el promedio general en estos temas está por debajo de 40 puntos.

FALTA DIÁLOGO 

En el ámbito nacional, los indicadores relacionados con la rendición de cuentas y el control social se encuentran por debajo de 60 puntos, y el que califica la atención al ciudadano, se encuentra por debajo de los 70.

En instituciones territoriales, la atención al ciudadano y la rendición de cuentas no pasa de 50 puntos, y la promoción del control social está por debajo de los 70 puntos.

PRINCIPALES RIESGOS 

Los tres principales riesgos de corrupción que identifica el Índice de Transparencia son secreto/opacidad, exceso de discrecionalidad y ausencia de control.

Estos obtienen calificaciones promedio deficientes y apenas el Factor de Visibilidad logra repuntar con 70 puntos en esta medición.

Si las cifras se comparan con la vigencia a 2013-2014, en esta medición 13 sectores tienen una variación positiva de 4,7 puntos en promedio. En primer lugar, Colciencias, como única representante del sector de Ciencia, Tecnología e Innovación, sube notoriamente 10,6 puntos.

En segundo lugar se encuentra Planeación y pese a que la Superintendencia de Servicios Públicos y Colombia Compra Eficiente suben 3,7 puntos, es el Departamento Nacional de Planeación (DNP) el que jalona el sector, con un aumento de 20,9 unidades.

Siga bajando para encontrar más contenido