Cultivos de coca en el país aumentaron un 52% en el 2016

Para ese año el área sembrada alcanzó 146.000 hectáreas. El mayor crecimiento se registró en Nariño, Putumayo y Norte de Santander.

cultivos de coca

El estudio presentado por el organismo también destaca que las autoridades aumentaron las incautaciones en un 49 %.

Archivo portafolio.co

Gobierno
POR:
Portafolio
julio 14 de 2017 - 03:50 p.m.
2017-07-14

Este viernes la Oficina de las Naciones Unidas contra la Drogra y el Delito (UNODC) informó que los cultivos de coca en Colombia aumentaron un 52 % en 2016 al pasar el área sembrada de 96.000 a 146.000 hectáreas.

(Lea: El negocio es redondo y ‘bueno’, cuando no es ajeno

"El mayor crecimiento se registra en zonas fronterizas, especialmente en Nariño, Putumayo y Norte de Santander, los mismos territorios con mayor número de hectáreas reportadas en el informe del 2015", señala el informe.

El estudio también señala que la producción potencial de cocaína aumentó un 34 % al pasar de 646 toneladas en 2015 a 866 en 2016.

(Lea: Aumenta el consumo de cocaína en estudiantes de secundaria en Colombia

El organismo señaló que el precio del kilo de hoja de coca subió un 43 % respecto a las estimaciones del 2013 "año en el que la tendencia empezó a ser el aumento del área sembrada".

Si bien el documento alerta sobre el incremento de los cultivos de coca en el país, también destaca que las autoridades aumentaron las incautaciones en un 49 %. Según el informe, en 2015 fueron confiscadas 253 toneladas de cocaína, y en 2016 ese volumen subió a 378 toneladas.

“Aunque los datos indican una situación preocupante, el escenario en Colombia se muestra propicio para una solución sostenible a partir de la transición de una estrategia centrada en los cultivos a una estrategia centrada en la transformación de los territorios y en las comunidades", aseguró la ONU.

Junto con esto la organización destaca que comienza a consolidarse un panorama de confianza entre el Estado y las comunidades para la construcción conjunta de soluciones sostenibles.

Asegura que en ese sentido serán necesarias acciones integrales que enfrenten las economías ilícitas y el crimen organizado para permitir que los cultivadores tomen "libres sin la presión de grupos armados al margen de la ley y promuevan en el territorio alternativas legales de desarrollo", especialmente tras la firma de la paz con la guerrilla de las FARC.