‘Ya cumplí con todos mis objetivos y llegó la hora de irme’, De La Mora

El presidente de la ANH explica que lo que pretendía hacer en la entidad en dos años lo logró en uno y que quiere dedicarle más tiempo a su familia.

Mauricio De La Mora

Mauricio De La Mora, presidente de la ANH.

Archivo Portafolio

Gobierno
POR:
Portafolio
abril 11 de 2016 - 06:23 a.m.
2016-04-11

Dice que se va porque ya cumplió con lo que tenía que hacer, que deja a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) encarrilada para que en el corto y mediano plazo impulse la exploración y la producción de hidrocarburos en el país, pero sobre todo para dedicarle más tiempo a su familia.

Eso afirma Mauricio De La Mora, quien se declara satisfecho por lo que hizo en poco más de un año enfrente de la entidad.

A partir de todos los rumores de la semana pasada en cuanto a su situación, asegura que lo primero que quiere aclarar es que renuncia, que hace publica en esta entrevista, no es una solicitud del presidente Juan Manuel Santos, ni de la ministra María Lorena Gutiérrez, que su relación con ella es cordial amable y respetuosa, ni tampoco con una crisis ministerial, ni por la salida del ex ministro de Minas y Energía, Tomás González, a raíz de la crisis energética, que al contrario les agradece todo su apoyo.

Su deseo de dimitir se lo manifestó al Gobierno antes de Semana Santa pero la carta con la renuncia irrevocable la pasó el lunes de pascua y está a la espera de que le digan hasta cuándo va.

Con su experiencia de 26 años en el sector privado sabía lo que necesitaba la industria de los hidrocarburos en esta época de bajos precios del petróleo y crisis en la industria nacional. “Volvimos a la Agencia más humana, un socio estratégico que escuchaba y solucionaba cara a cara a las empresas grandes y pequeñas, mirando sus necesidades”, explica.

Enumera como sus logros para con la industria los proyectos Pines, la reglamentación costa afuera, la parte de garantías, las regalías variables frente a la producción de recobro mejorado, la flexibilización de la exploración petrolera y la asignación permanente de áreas, la ampliación de plazos en los periodos críticos de los ciclos exploratorios y de evaluación, permitir el traslado de inversiones entre contratos y la flexibilización de garantías, “con eso nos comprometimos y a la fecha están todos cumplidos”, subraya.

Como amplio conocedor del sector está convencido que había que tenerlo en cuenta a la hora de tomar las decisiones y por esto muchas de las medidas fueron consensuadas y democráticas para saber qué se podía mejorar, qué era bueno o malo, lo mejor para la industria en este momento, siempre dentro de lo permitido por la legislación colombiana.

Dentro de la Agencia destaca que se le cambió el chip al servidor público para volverlo más eficiente frente a los procesos y la industria sintió que tenía dolientes, que la entidad no se podía dar el lujo de mantener contratos parados por largo tiempo, entre otras cosas.

Opina que deja una ANH renovada, con proyectos económicamente atractivos, tiempos y procesos dentro de ella claros y eficientes, procesos transparentes de contratación y mucha cooperación internacional.

Con la veteranía de saber lo que significa explorar, explotar y las grandes cantidades de dinero que se invierten, afirma su idea no fue ejecutar garantías para perseguir compañías, que la entidad se llenara de bloques y hacer cobros coactivos, sino todo lo contrario: ayudó a las compañías en problemas y la prueba está en que a pesar de la crisis del sector a nivel mundial, a la fecha no hay una sola compañía que se haya retirado del país.

Está convencido que el futuro de los hidrocarburos del país está en el Off Shore, en los no convencionales y la recuperación secundaria de yacimientos, aparte de la exploración y explotación convencional.

El sinsabor que se lleva es el de no estar al frente de la entidad para la ronda y la minironda que se avecina y para ver los resultados de la asignación directa con contraoferta de campos petroleros, la cual estará saldrá a finales de mayo.

Entre lo público y lo privado

De su paso por el sector público está convencido que para entidades como la ANH es importante que los líderes sean personas técnicas, que conozca mucho la industria: pozos, producción, yacimientos, y el resto de trabajos.

Pero también confiesa que comprendió el por qué a un funcionario público o entidad le toma tanto tiempo realizar una u otra acción, y es porque toda decisión tiene que estar dentro de los márgenes legales, hay que tener en cuenta toda la normatividad que existe dentro del Estado.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio