Solo dos ciudades están al día con manejo de basuras

Bogotá y Bucaramanga han implementado los Planes de Gestión de Residuos Sólidos, con buenos resultados. 

Basura

Ana Julieta Ruiz, directora de Cempre Colombia y Ricardo Valencia, director de la Alianza para el Reciclaje.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
abril 07 de 2016 - 07:46 p.m.
2016-04-07

En el país se generan todos los días alrededor de 32.000 toneladas de basura y solo se aprovecha el 17% de esa cantidad reutilizándola en procesos industriales. La situación se agrava debido a que, con el desarrollo de la industria, la tendencia es que la cantidad de desechos crezca cada día más.

Ricardo Valencia, director de la Alianza Nacional para el Reciclaje Inclusivo (una iniciativa de la que hacen parte entidades públicas y privadas) anota que por más que se construyan rellenos, siempre van a ser insuficientes si no se hace reciclaje. De ahí que la Alianza tenga todas sus energías concentradas en que los municipios implementen su Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS) de que hablan los decretos 2981 del 2013 y 1077 del 2015. Estos obligan a que le den participación a la población recicladora y le otorguen incentivos económicos por su labor.

El Gobierno había dado plazo hasta junio del 2015 para que las administraciones locales formularan los PGIRS. Luego se aplazó el término hasta el 21 de diciembre pasado y ahora deben ser realizados lo más pronto posible para que se incorporen a los Planes de Desarrollo que deben aprobar, máximo, en mayo. “Si no es así, no tendrían presupuesto ni obligaría a los funcionarios y habría que esperar cuatro años más para empezar a implementarlos”, anota Valencia.

Sin embargo, de los 1.103 municipios del país –incluyendo 10 distritos–, solo 400 hicieron su PGIRS y aún falta verificar que sí estén acordes con lo exigido para que el Ministerio de la Vivienda les dé su visto bueno para llevarlos a la práctica.

Sanciones a la vista

Con este paso, Colombia busca adaptarse a estándares internacionales y a los pedidos que la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) le ha hecho para aceptarlo en su selecto club de buenas prácticas, en cuanto a disminuir los índices de exposición de los residuos en rellenos y otros requisitos ambientales.

La Procuraduría ya les envió una circular a los mandatarios advirtiendo que si no cumplen podrían verse abocados a investigaciones disciplinarias y sanciones, pero la mayor motivación debe ser no profundizar la crisis ambiental. De hecho, la capital santandereana y Bogotá se convirtieron en pioneras justo para paliar emergencias sanitarias por la colmatación de los lugares que tenían para disponer sus basuras.

Ambas han tenido resultados destacables, pues han podido cubrir casi el ciento por ciento de la población recicladora, a pesar de la dificultad que representa el que solo el 20%, en promedio, esté organizada y que al resto haya que ubicarlos uno por uno.
Bogotá estaría recuperando entre 1.200 y 1.400 toneladas de basura de las más de 7.000 que generan a diario.

Por su parte, Ana Julieta Ruiz, directora Ejecutiva de Cempre Colombia, que agremia a empresas comprometidas con el reciclaje, dice que el deber de las alcaldías y los ciudadanos es apoyar las organizaciones de personas dedicadas a esa actividad para que se fortalezcan.

Y añade que un reto es ver cómo se maneja la proliferación de personas aprovechadas que quieren hacerse pasar por recicladores para reclamar los beneficios que hoy día les otorga la ley, después de décadas en que su actividad era mal remunerada, discriminada y tomada casi como delito.

Colombia, no tan atrás

El 17% de aprovechamiento de las basuras no es desdeñable, según Valencia, si se tiene en cuenta que Europa está en el 18% y ya lleva 30 años aplicando una política pública al respecto. De hecho, es uno de los países más avanzados, añade el especialista, pues dejó de tener botaderos a cielo abierto para pasar a rellenos técnicamente manejados en la década del 90, al acatar un acuerdo con la OMS. Si cumple con los PGIRS estaría aún más adelante. Brasil dictó sus normas sobre el tema en el 2011 y apenas las ha implementado en 100 localidades, considerando que es mucho más grande.