Paro camionero afecta precios y llegada de alimentos en seis regiones

Los altos precios y la disminución de la llegada de alimentos a las principales centrales de abasto empieza a preocupar. La negociación, sin avance.

A pesar de que el Gobierno llamó al diálogo este lunes para evitar el paro, los camioneros suspendieron sus actividades desde la medianoche.

Los altos precios y la disminución de llegada de alimentos a las centrales de abasto empieza a generar preocupación en las grandes capitales.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
julio 02 de 2016 - 07:52 a.m.
2016-07-02

Aunque el paro camionero no ha generado dificultades mayores de orden público en las 40 concentraciones que se mantienen en el país durante los 27 días que completan las protestas, los altos precios y la disminución de la llegada de alimentos a las principales centrales de abasto empieza a generar preocupación en las grandes capitales.

Antioquia es una de las regiones más afectadas. De acuerdo con la senadora Paola Holguín, en el departamento está inmovilizado el 90 por ciento del transporte de carga. Sin embargo, para Luis Orlando Ramírez, director ejecutivo de la Asociación de Transportadores de Carga (ATC), la cifra es cercana al 98 por ciento.

Los efectos ya son palpables. En la Central Mayorista, uno de los principales centros de abastos de la región, en Itagüí –y donde se compran la mayoría de los alimentos que se consumen en Medellín–, la entrada de alimentos provenientes del sur de Colombia ha disminuido entre un 12 y 15 por ciento en los últimos días. Escasea la cebolla, la papa capira, el tomate y el ajo.

Además se calcula que hay cerca de 4.500 toneladas de alimento que no han podido entrar a Medellín, lo que se ha visto reflejado en cerca de un 80 por ciento de pérdidas para algunos comerciantes del sector.

Cali también sintió un campanazo de alerta: para el jueves en la Central Mayorista de Cavasa, que surte a la ciudad, se esperaba el ingreso de 3.100 toneladas de alimentos, pero llegaron 1.987.

“A medida que pasan los días se torna más crítica la situación. Los precios que más se afectaron son los de los productos que vienen del sur del país como la cebolla cabezona y larga, arveja verde, fríjol, remolacha, zanahoria, tomate chonto y milano, arracacha, ulluco, plátano y papa en todas sus variedades”, dijo el jefe de precios de Cavasa, Oliver Medina, que advirtió que se esperan alzas entre un 10 y un 36 por ciento en los próximos días. 

Por lo pronto, el atado de cebolla larga de 15 kilos que estaba en 45.000 pesos, ahora se negocia en 65.000, y el bulto de 65 kilos de papa pasó de 70 a 90.000 pesos.

“Estos incrementos obedecen al alza desproporcionada de los fletes, en especial de los transportadores que vienen del sur. Por traer 10 toneladas hasta Cavasa (ubicada en el municipio de Candelaria) cobraban 750.000 pesos, ahora, por el paro y por las agresiones en las carreteras están cobrando entre 3,5 y 4 millones”, señaló Medina.

Entre tanto, en la capital del Atlántico Alex Riveira, gerente de la Gran Central de Abastos del Caribe en Barranquilla (Granabastos), indicó que aún no tienen cuantificado y consolidado con exactitud el estado de pérdidas económicas por efectos del paro. Sin embargo, estimó que la disminución del abastecimiento de junio con respecto a mayo es de un 9 por ciento. Calculó que se pasó de unas 2.200 toneladas en mayo a unas 1.800 en junio. “Eso es mucha plata”, anotó, sin precisar el monto.

En Centroabastos de Bucaramanga la oferta de papa, zanahoria, remolacha, yuca, plátano y arveja empezó a ser insuficiente. Pero Alfonso Peñalosa, administrador operativo, aclaró que la producción regional ha logrado suplir las necesidades de los ciudadanos y que las alzas de los alimentos no han sido drásticas.

En Pereira, por otro lado, se ha visto un aumento de los precios de la canasta familiar. Entre los alimentos más costosos está la papa, las verduras y algunas frutas, como el mango, indicó Jennifer Naranjo, del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa).

Los productos que registran escasez son las frutas que provienen de los santanderes y del Valle, así como las verduras y legumbres del altiplano cundiboyacense. (Además: Mintransporte y Policía cierran filas para evitar bloqueos en el país)

En Boyacá, Juan Pablo Parra Isaza, directivo de Supermercados La Canasta, indicó que ya se están viendo faltantes e incremento en los precios de verduras y frutas que se traen de tierra caliente. “Hay escasez de cítricos, ahuyama, tomate de árbol y yuca”, dijo.

A esto se suman otros efectos del paro camionero. En los municipios de Duitama y Sogamoso algunas estaciones de servicio no están vendiendo gasolina porque no pueden llegar los carrotanques. Marcelino Camargo, presidente de la Asociación de Estaciones del Oriente Colombiano (Esocol), advirtió que si el paro continúa el martes o el miércoles ya no habrá servicio en estos municipios. Y Jaime Fernando Vargas Rojas, de la siderúrgica Sidenal, manifestó que la empresa ya se está viendo afectada por la falta de materias primas, como la chatarra y el oxígeno industrial.

“Hay escasez de chatarra y de oxígeno industrial, ya que está llegando menos porque las empresas no mandan los carros por miedo”, explicó Vargas.

Agregó que la siderúrgica ha hecho algunos despachos de material en vehículos escoltados por la Policía. Esta empresa parará su producción el fin de semana por la falta de insumos.

El Tiempo