‘Con paz, Colombia desatará una verdadera revolución de oportunidades’

En dos años llegaron al país 40 empresas de Chile, con lo cual tenemos 200 firmas que generan alrededor de 60.000 empleos, afirma embajador en Bogotá.

Ricardo Navarrete Betanzo, embajador, en Colombia.

Ricardo Navarrete Betanzo, embajador, en Colombia.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 20 de 2016 - 10:04 p.m.
2016-06-20

Chile es un modelo de país y de manejo económico seguido de cerca por Colombia. Muchas de las estrategias diseñadas por los Gobiernos colombianos provienen del país austral. Para hablar de las relaciones bilaterales, Portafolio entrevistó al embajador de ese país en Bogotá, Ricardo Navarrete Betanzo.

¿Cómo van las relaciones entre Chile y Colombia?

Muy bien y mejorando. Estamos haciendo esfuerzos para incrementar el intercambio comercial y la inversión binacional.

La balanza comercial es favorable a Colombia, debido principalmente a las ventas de hidrocarburos y derivados del petróleo. Sin embargo, se ha equilibrado en los últimos dos años como consecuencia de la caída de los precios.

¿Y qué le compra Colombia a Chile?

Hay algo de lo cual nos sentimos orgullosos los chilenos, y es que el 55% del vino que se consume en Colombia es producido en Chile. Además, el 70 % de la fruta fresca que importa Colombia también es suministrada por los productores chilenos.

¿Los ha afectado el encarecimiento del dólar en las ventas a Colombia?

Sí ha habido un impacto, pero seguimos siendo muy competitivos en este mercado, por la calidad de nuestros productos.

¿Y cómo van las cosas en materia de inversión entre los dos países?

En este aspecto es verdaderamente admirable el crecimiento de la inversión chilena en Colombia en diferentes sectores. Chile ha invertido unos 20.000 millones de dólares en los últimos años, y esto nos ha convertido en el país de América Latina que más recursos destina a proyectos es Colombia. Hoy existen alrededor de 200 empresas chilenas en el territorio colombiano. Aproximadamente el 20% de la inversión que tienen los chilenos en el exterior está radicada aquí.

¿Cómo ha evolucionado la inversión realizada por los colombianos en Chile?


La presencia de capitales colombianos en Chile también es creciente. Hay una participación grande en las concesiones viales y de infraestructura, al igual que en el sector energético y de servicios públicos.

¿Qué pasó con los casos de cadenas de comercio chilenas que han llegado a Colombia y se han retirado rápidamente del mercado?

Yo diría que son las apuestas de las empresas. La mayoría de ellas son exitosas, pero algunas, la minoría, quizás no logran los resultados esperados, pero esa no es la regla sino la excepción. Así como Ripley decidió retirarse de Colombia, otras como Falabella, está ampliando su inversión y su presencia en el país. De la misma manera que unas se van, son más las que llegan.

A propósito de eso, ¿qué empresas chilenas tienen planes de llegar a Colombia?

Yo siempre he dicho que la mayoría de las empresas chilenas que han llegado a Colombia lo hicieron en épocas en que era un país muy distinto al de hoy. Este es un país mucho más seguro, más rentable, su economía funciona y con reglas mucho más claras. Eso nos hace pensar que van a seguir llegando empresas chilenas a este mercado. En los últimos dos años saltamos de 160 empresas chilenas en Colombia a casi 200 de hoy.

Pero además de ello, las compañías que ya está en este país tienen planes para seguir expandiéndose y creciendo, como es el caso de Falabella, Jumbo y Terpel. Las empresas chilenas en Colombia generan alrededor de 60.000 puestos de trabajo de manera directa e indirecta.

¿Qué se está haciendo para sacar mejor provecho a los tratados de libre comercio binacionales?

Estamos trabajando para hacernos fuertes en el mercado internacional a través de la integración establecida en la Alianza del Pacífico. Chile es pionero en acuerdos comerciales con Asia Pacífico, de lo cual se pueden beneficiar los otros países miembros del bloque, entre ellos los colombianos.

¿Cómo ve a Colombia?

Colombia está pasando por un momento histórico que lo va a llegar a dar un giro muy significativo hacia el progreso, calidad de vida, y desarrollo económico. El inminente acuerdo de paz será clave. Es un desafío muy importante que va a demandar esfuerzos y sacrificios, pero también oportunidades. Hay sectores con un futuro promisorio. Uno de ellos es la institucionalidad minera en el propósito de integrarse a la economía formal.

Nosotros hemos organizado un seminario que se va a realizar en Bogotá, el 14 de julio, sobre comercio y desarrollo agroindustrial. Pensamos que una de las actividades claves para Colombia es el desarrollo de su agricultura, y Chile es una experiencia exitosa en ambos sectores, es decir, en minería y agricultura. El país tiene un potencial de crecimiento equivalente a tres veces la actual área cultivada, al pasar de 6 millones de hectáreas a cerca de 20 millones. Nosotros podemos contribuir a este objetivo.

‘ESTAMOS LISTOS PARA APOYAR EL POSCONFLICTO’

Nosotros fuimos llamados por el Gobierno para ser país acompañante del proceso de las conversaciones de paz en Cuba. Hemos participado desde el inicio de los diálogos y estamos permanentemente en la mesa de negociaciones. Estamos dispuestos a contribuir con todo lo que sea necesario para que la paz en Colombia se pueda alcanzar. También estamos disponibles para contribuir al inicio de las negociaciones con el Eln.

Chile será uno de los países garantes. No puede haber nadie en el mundo que no esté de acuerdo con los principios y el propósito de la paz, que es un elemento esencial en la convivencia de las naciones.

La paz no es un tema que solo les interese a los colombianos, sino a todos los latinoamericanos y a la comunidad internacional.