El Valle del Cauca está abierto a
apoyar nuevos planes de inversión

“Estamos avanzando hacia un periodo de transición para algunas cosas.
Este sería de al menos seis años”, Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle.

Dilian Francisca Toro, Gobernadora del Valle del Cauca.

Dilian Francisca Toro, Gobernadora del Valle del Cauca.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
marzo 22 de 2016 - 09:58 p.m.
2016-03-22

La idea de convertirse en gobernadora de su departamento, el Valle del Cauca, no fue una casualidad. Dilian Francisca Toro, nacida en Guacarí, tuvo como meta ser líder y dirigente de su propia región.

Ahora tiene al frente la responsabilidad de gobernar a uno de los departamentos más pujantes del país, pero con grandes desafíos en muchos frentes. Seguridad, reducción de la pobreza, mejora en educación, aumentar los niveles de innovación, ponerse al día en infraestructura, elevar la competitividad industrial, propiciar el desarrollo rural y solucionar los problemas sociales, hacen parte de su larga lista de metas.

La Gobernadora le contó a Portafolio lo que será el eje central del Plan de Desarrollo para los próximos cuatro años 2016-2020.

¿Cuáles son las bases del Plan de Desarrollo del Valle?


Nuestro foco será disminuir la pobreza, especialmente en Buenaventura y el norte del Valle, donde se tienen los mayores problemas en este campo.

También trabajaremos en mejorar la competitividad, diversificar el desarrollo agropecuario, aumentar la conexión vial, elevar los estándares de educación.

¿Cómo va a hacer si el departamento está en Ley 550?


Lo primero que logré fue que nos liberaran recursos que estaban congelados porque el Valle se encuentra en Ley 550, del Ministerio de Hacienda. Trabajaremos con lo que hay, trataremos de buscar nuevos recursos en donde sea posible obtenerlos. Ya hemos tomado varias medidas que se requieren.

Abrimos un hospital de mediana complejidad que estaba cerrado y en seis meses será abierto el de Buenaventura.

El Hospital Universitario de Cali entrará en Ley 550 o de insolvencia, la decisión fue tomada por la junta directiva. La idea es garantizar la operación. El departamento va a pagar 93.000 millones de pesos por siete años para garantizarles los ingresos a los proveedores.

¿Qué se va a hacer en emprendimiento e innovación?

Este es un tema muy importante para nosotros, porque hace parte de nuestra apuesta que es la competitividad. El Valle está en el quinto puesto en Colombia, a pesar de las buenas cifras de crecimiento económico. La idea es trabajar con los jóvenes y con los centros de investigación que tiene el departamento.

¿Cómo va la actividad productiva regional?

El Valle tiene el mayor crecimiento económico regional, debido a que mientras la crisis minero-energética ha golpeado a los departamentos fuertes en petróleo y minería, nosotros hemos tenido menos problemas y potencializamos nuestro sector productivo industrial y agrícola.

Varias multinacionales que tienen sede en el Valle han cerrado su operación. ¿A qué se debe?

La gente habla de las que se han ido pero no de las que han llegado. Yo le tengo que decir que es al contrario, tenemos muchas empresas estableciéndose en la región comparadas con unas pocas que han tenido problemas muy particulares y han tenido que cerrar, como Adams, que se fue por problemas con su mercado en Venezuela.

¿Qué empresas han llegado?

Están llegando empresas de contact center. Una de ellas va a generar entre 5.000 y 7.000 empleos. Unilever llegó y ahora está interesada en montar otra planta en Cali. También ha llegado inversión de otros países.

¿Cómo espera entregar el Valle dentro de cuatro años?

Aspiramos a reducir la pobreza, mejorar la educación e incrementar la infraestructura rural. Crearemos la Secretaría de Desarrollo.

¿Qué están haciendo para atraer más visitantes internacionales?

Estamos impulsando la marca región y trabajamos para atraer convenciones y congresos, junto con el sector privado. En Sevilla están interesados en montar un parque temático, y además contamos con turismo religioso en Buga y una ruta cultural.

¿Qué están haciendo para sacar a Buenaventura de su difícil situación social?

Muchos de los esfuerzos los estamos dedicando a esa ciudad, en infraestructura, educación, programas sociales y desarrollo portuario.

Estamos trabajando con el Gobierno Nacional en el tema de la carretera de acceso y el ferrocarril.

Con Cali, vamos a contribuir en las soluciones de movilidad en las vías que conectan con los municipios cercanos.

Con Candelaria haremos el plan piloto del posconficto. Esto lo estamos trabajando con Planeación Nacional, con el fin de buscar paz territorial. En un contrato plan incluiremos la doble calzada entre Cali y este municipio, así como la ampliación de la vía a Florida.

En todas estas zonas vamos a impulsar el desarrollo agrícola y pecuario.

¿Cuánto costará el Plan de Desarrollo a cuatro años?

No tenemos una cifra, porque estamos estructurándolo. Tenemos plazo hasta mayo para presentarlo. Estamos buscando los recursos y acudiendo a todas las fuentes nacionales, internacionales, públicas y privadas. En este objetivo será clave la participación de las empresas.

¿Cómo ha afectado la sequía al departamento?

Tenemos 18 municipios en racionamiento de agua, pero hemos diseñado un plan de contingencia para cubrir estas necesidades. En la única parte donde realmente no hay agua es en el municipio de La Cumbre, pero ya asignamos 6.000 millones para construir el acueducto de esa población.

También estamos trabajando en la construcción de pozos profundos.

¿Cómo ha aprovechado el Valle el TLC con Estados Unidos?

Hemos diversificado las exportaciones a Estados Unidos, pero nuestro foco es la Unión Europea, con piña, chocolate y azúcar.

¿Se mantendrá el monopolio de los licores por parte de los departamentos?

Sí. Esa pelea ya la ganamos. Estamos discutiendo el tiempo de la transición. Creo que vamos a fijar 6 años de plazo, pero esto aún no se ha definido. El monopolio se mantiene. La idea es establecer un impuesto fijo más otro ad valorem. De esa manera el Gobierno puede cumplir con las exigencias de la Ocde. Los productos que ingresen al país no se medirán por los grados de alcohol, sino en general. Ahora, el Gobierno tiene que presentar el proyecto al Congreso.