Finagro hará más presencia con el microcrédito rural

Luis Enrique Dussan, el presidente de la entidad financiera, considera que es necesario ir hasta la base de la pirámide social irrigando crédito. 

Luis Enrique Dussan, presidente de Finagro

Luis Enrique Dussan, presidente de Finagro

Archivo Portafolio

Gobierno
POR:
Portafolio
febrero 16 de 2016 - 11:11 p.m.
2016-02-16

Con la meta de colocar este año un total de 8 billones de pesos, arrancó este año, ‘en firme’, el presidente del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), Luis Enrique Dussán.

La prioridad que el funcionario comenzó a ejecutar en la entidad es hacer fluir el crédito a los pequeños productores, bien sea a través del sistema cooperativo o por las microfinanzas.

¿Hay novedades para el sistema de crédito agropecuario?

Tras las facultades que dio el Congreso para reestructurar el sector, se ampliaron las funciones de la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario (CNCA), entidad que ahora tendrá injerencia en los temas de seguros y garantías para los créditos agrarios agropecuarios.

A Finagro también se le dio la posibilidad de que invierta sus utilidades en los fondos de inversión que administra.

¿Y dentro de la entidad?

Simplificar los procesos y repensar diferentes aspectos del crédito, como acceso a los nichos donde hay mayores fallas, oportunidades, suficiencia. Tenemos identificado que el eslabón de la producción es donde la cadena es más débil.

A través del Banco Agrario, que hace no menos del 97 por ciento de las operaciones de crédito agropecuario, nos concentraremos en los pequeños productores.

¿Además del Banagrario, irían con otras entidades financieras?

Estamos trabajando con todos los bancos, pero tenemos en la mira a las cooperativas financieras y de ahorro y crédito; para estas hay nuevas normas relacionadas con el acceso al redescuento y en temas como los cupos, riesgos y patrimonio de esas entidades.

Vale la pena señalar que de las más de 200 entidades de este tipo que pueden hacer redescuento, solo participan cinco de ellas y con bajos montos.

¿Tiene metas para este año con las cooperativas?

Pasar de 5 a 30 cooperativas que redescuenten créditos de Finagro, lo mismo que aumentar hasta cuatro veces los cupos, pues estos no superan hoy los 1.500 millones de pesos por entidad.

Ahora, el ‘blindaje’ será con las entidades vigiladas por las superintendencias Financiera y Solidaria y las garantías.

¿Hay direccionamiento particular para el crédito?

La política sectorial agropecuaria, el ‘Plan Colombia Siembra’; este define los renglones productivos que apoyará con mayor interés, como los que harían sustituir las importaciones de alimentos, aumentar las exportaciones y dar mayor seguridad alimentaria.

¿Los productores de este plan tendrían beneficios particulares ?


Van a tener un mayor reconocimiento a quienes estén en el Plan. La CNCA aprobó incentivos como Incentivo a la Capitalización Rural (ICR) –que es un subsidio– líneas de crédito con tasa subsidiada, seguros agropecuarios, garantías a través del Fondo Agropecuario de Garantías (FAG).

¿Cuánto espera colocar en créditos?

La meta impuesta es de 8 billones de pesos, una cifra que pretendemos superar, si llegamos más a los pequeños.

¿Quiénes son los que más demandan?

Todos los subsectores y todos los productores en general; pero, con particularidad, los pequeños y los medianos. Los grandes, requieren menos.

De todos modos el sistema está diseñado para que todos tengan acceso.

¿Qué opinión le merece un prestamista ‘gota–a–gota’ rural?

Terrible. Para eso este año lanzamos en forma el Fondo de Microfinanzas Rurales.

Ya se anunció en el 2015, ¿cuándo arranca?

En abril. Arrancará con un ‘case’ inicial de 7.000 millones de pesos. A ese se sumarán cooperación internacional del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lo mismo con la cooperación canadiense.

El decreto 1449 de 2015 reglamenta la Ley 1731 de 2014 que creó este fondo, que será administrado por Finagro.

Varios programas se centraron en lo urbano, ¿ahora será más rural?

Sí. El tema de las microfinanzas ya lleva varias décadas ‘haciendo carrera’ en el país, con los programa Pronatta, Pademer y Banca de las Oportunidades; el reto de hoy es lo rural, a la ‘base–base’ de la población que hoy no tiene ninguna posibilidad de acceder a un crédito formal.