'Ley seca’ por motivos religiosos en 6 municipios de Nariño | Gobierno | Economía | Portafolio

Polémica por ‘ley seca’ por motivos religiosos en 6 municipios de Nariño

Los alcaldes de las poblaciones de Puerres, Linares, Buesaco, San Pablo, Iles y Chachagui decretaron la medida que rige para toda la Semana Santa.

Buesaco

En el municipio de Buesaco (Nariño) se decretó la ley seca durante toda la Semana Santa. 

Municipio de Buesaco (Nariño).

POR:
Portafolio
abril 11 de 2017 - 02:45 p.m.
2017-04-11

Los alcaldes de seis municipios del departamento de Nariño decidieron decretar la 'ley seca' por motivos religiosos, medida que rige desde el pasado domingo de ramos hasta el de resurrección.

Los mandatarios locales de los municipios de Puerres, Linares, Buesaco, San Pablo, Iles, Chachagui, argumentan que el objetivo es que estos días sean dedicados “a un especial recogimiento espiritual de toda la comunidad católica”, lo que estaría en contra de la Constitución Nacional.

De acuerdo al abogado Camilo Ospina, las medidas de los alcaldes rayan en lo inconstitucional ya que la ‘ley seca’ solo debe decretarse cuando hay problemas de orden público o exista una circunstancia que pueda alterarlo, entre las cuales no está la religiosa.

En otras palabras, los alcaldes tienen autonomía para determinar las medidas a tomar en su respectivo municipio con el fin de mantener o restaurar el orden público, sin embargo la ley no los faculta para adoptar este tipo de medidas por razones culturales, religiosas o de otra índole.

Además, va en contra de la libertad religiosa en un país que la contempla en la Constitución, por lo que la norma puede ser tutelada fácilmente. De la misma manera que afecta a los comercios legalmente constituidos.

También está la sentencia C-024 de 1994, de la Corte Constitucional que ha señalado que: “El orden público, deber ser entendido como el conjunto de condiciones de seguridad, tranquilidad y salubridad que permiten la prosperidad general y el goce de los derechos humanos. En una democracia constitucional este marco constituye el fundamento y el límite del poder de policía, que es el llamado a mantener el orden público, orientado siempre en beneficio del goce pleno de los derechos. En ese sentido, la preservación del orden público no puede lograrse mediante la supresión o restricción desproporcionada de las libertades públicas, puesto que el desafío de la democracia es permitir el más amplio y vigoroso ejercicio de las libertades ciudadanas”.

Siga bajando para encontrar más contenido