Menores ingresos y la devaluación
golpearon la cuenta corriente del país

El déficit de cuenta corriente terminó el 2015 en 6,4 por ciento del PIB, informó el Banco de la República.

Banco de la república

Archivo Portafolio.co

Gobierno
POR:
Portafolio
marzo 17 de 2016 - 11:50 p.m.
2016-03-17

La caída en las exportaciones de bienes y servicios, la disminución de la inversión extranjera directa y la fuerte devaluación del peso colombiano que se vio el año pasado, fueron algunos de los factores que deterioraron las cuentas externas del país.

Este jueves, el Banco de la República reveló la balanza de pagos del 2015, en la cual confirmó que el déficit de la cuenta corriente del país llegó a 6,4 puntos del PIB, comparado con el 5,2 por ciento del año anterior.

En plata blanca, el descuadre es de 18.925 millones de dólares, dato inferior al del 2014.
Según el Emisor, esto tiene que ver con la devaluación del peso.

La disminución en la entrada de dólares al país se sintió en varios frentes. Por un lado, las exportaciones de bienes y servicios cayeron 28 por ciento,al tiempo que las importaciones también bajaron, pero en menor proporción: 15 por ciento.

Entre tanto, algo que ayudó a contrarrestar fue que las empresas colombianas con presencia en el exterior repatriaron más recursos de las utilidades obtenidas en otros países; en cambio, disminuyó la salida de recursos correspondientes a las ganancias obtenidas por empresas extranjeras en territorio colombiano.

Lo mismo ocurrió con los ingresos por transferencias corrientes, que el año pasado aumentaron impulsados principalmente por el crecimiento del 13 por ciento en las remesas.

Sobre la inversión extranjera, hubo una disminución tanto en la entrada de recursos para inversión directa, como en aquellos que llegan para invertir al mercado de capitales.

En el primer caso, la IED sumó 12.108 millones de dólares, 25 por ciento menos que hace un año, pues ingresaron menos divisas para el sector minero-energético. De hecho, esta actividad perdió participación: concentró apenas el 30 por ciento del total.

Mientras tanto, la inversión de portafolio cayó casi a la mitad, al ubicarse en 9.000 millones de dólares. El grueso de estos recursos corresponde a lo que destinaron los inversionistas a títulos de renta fija.