El 75% de la gente vivirá cerca del mar en el 2025

Minambiente anuncia que en próximos meses saldrá norma que regulará vertimientos en cuerpos de agua, los cuales, al final, les tributan a los océanos.

La basura que la gente bota a los arroyos y ríos termina en el mar y contamina las playas.

La basura que la gente bota a los arroyos y ríos termina en el mar y contamina las playas.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Luis Gilberto Murillo Urrutia
junio 07 de 2016 - 08:51 p.m.
2016-06-07

Este 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, quiero compartir algunas reflexiones alrededor de la responsabilidad que tenemos los colombianos con el más grande ecosistema del planeta.

La primera se relaciona con la manera como disponemos nuestros residuos sólidos. Muchas personas arrojan sus desechos de una manera indiscriminada a los cuerpos de agua, desconociendo que el agua de los ríos y quebradas tiene siempre como destino final el mar.

Muchos no logran imaginar que las bolsas plásticas y mucha de la basura que llega a los cuerpos de agua son confundidas con alimento por tortugas, delfines y peces, que al tragarlas terminan ahogados.

Las cifras son alarmantes. Se estima que al año 2050 los océanos tendrán más plástico que peces.

Por eso hemos puesto en marcha la campaña ‘Reembólsale al Planeta’, para desestimular el uso de bolsas plásticas y promover medios alternativos de transporte de productos como empaques de tela o canastos.

En los próximos meses contaremos con una nueva normativa que regulará los vertimientos en cuerpos de agua, con lo cual lograremos avanzar en propender y en muchos casos recuperar la vida saludable de nuestros mares y océanos.

La segunda responsabilidad a la que quisiera hacer referencia, es un llamado para generar conciencia sobre los servicios que nos ofrecen nuestros océanos, dado que son una de las despensas de alimento más grandes del mundo.

Mucha de la basura es confundida con alimento por tortugas, delfines y peces,
que al tragarlas terminan ahogados.

COMPARTIR EN TWITTER

Actualmente, desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible adelantamos proyectos en maricultura, ecoturismo y bioprospección que buscan promover modelos de desarrollo acordes con la cultura regional y bajo los estándares más altos de sostenibilidad.

Mantener sanos nuestros océanos nos garantiza tener una mejor calidad del aire, así como una regulación óptima del clima. En términos económicos y de competitividad, se calcula que el 90% de las mercancías internacionales son transportadas por esta vía, de ahí la importancia de incorporar políticas públicas que garanticen su protección y conservación.

El tercer llamado se refiere a que más del 50% de la población mundial vive en las costas, y se ha proyectado que para el 2025 aproximadamente el 75% de la población habitará las zonas costeras.

En Colombia, gran parte de los habitantes de los 2.188 kilómetros de la Costa Pacífica y de los 1.642 kilómetros de la Costa Atlántica viven en condición de vulnerabilidad y pobreza. Por eso, es tan importante que los proyectos a realizar sobre estas regiones de 12 departamentos y más de 50 municipios costeros brinden oportunidades laborales a sus habitantes para que el desarrollo sostenible sea su principal bandera.

Hoy, cuando vemos tan cerca la paz, los océanos representan una oportunidad única para alcanzar este objetivo, teniendo en cuenta que somos una de las cinco naciones con mayor diversidad marina en el mundo.

LA ‘MANCHA DE BASURA DEL PACÍFICO’ MIDE 700 MIL KM (EFE)

El activista Stuart Coleman, artífice de que Hawái fuera el primer estado de EE. UU. en eliminar las bolsas plásticas de las tiendas de comida, subraya la necesidad de una mayor implicación de la sociedad civil y del sector privado para así ayudar a la ‘cura’ del medioambiente.

El estadounidense recordó que el plástico termina en los océanos, dañando los ecosistemas y la salud humana.

En 1997, el oceanógrafo Charles Moore descubrió la denominada ‘gran mancha de basura del Pacífico’, la primera de su tipo, que está compuesta principalmente de material plástico y fango, mide actualmente unos 700.000 kilómetros cuadrados y se extiende entre la costa californiana, rodea Hawái y llega hasta Japón.

Luis Gilberto Murillo Urrutia
Ministro del Ambiente
Especial para Portafolio