Expectativa luego de renuncia protocolar del Gabinete

Además de 15 ministros, presentaron su dimisión altos consejeros y secretarios del mandatario. Santos regresa al país para realizar ajustes.

Gabinete ministerial del presidente Santos.

Gabinete ministerial del presidente Santos.

Archivo Portafolio

Gobierno
POR:
AGENCIAS
abril 22 de 2016 - 08:40 a.m.
2016-04-22

Los ministros del presidente Juan Manuel Santos presentaron el viernes su renuncia protocolar, una decisión que deja al mandatario en libertad de reorganizar su gabinete y reorientar algunas políticas en la antesala de la firma de un acuerdo de paz con las Farc. 

"Varios están renunciando porque estamos haciendo unos cambios. Es el inicio de una serie de cambios que hay que hacer en el gabinete ahora que vamos, espero que sea pronto, a firmar la paz", dijo Santos.

Además de 15 ministros, presentaron su dimisión algunos altos consejeros y secretarios del mandatario.

De hecho, en los últimos días ya se han visto ajustes que han tenido al país hablando sobre cuáles son las modificaciones que Santos debería realizar en su equipo. (Vea los cambios que realizarían voces de diferentes sectores políticos

Hace unas semanas, renunció el entonces ministro de Minas y Energía, Tomás González, y esta semana el mandatario anunció al nuevo jefe de cartera: Germán Arce. (Lea quién es el nuevo Minminas y cuáles son sus retos a enfrentar)

Antes de la renuncia protocolar de los ministros, el jefe de cartera de Justicia, Yesid Reyes, dimitió para sustentar su aspiración a la Fiscalía.

Ayer, María Lorena Gutiérrez, la ministra de la Presidencia, sorprendió presentando su renuncia. Esta dimisión habría sido el detonante para que Santos adelantara su viaje de regreso a Colombia este viernes y anunciara que se encargará de los cambios, y para que los ministros hayan renunciado esta mañana. (Estos son los detalles de la renuncia de la 'superministra')

El Gobierno de Santos está en la recta final de la negociación que mantiene en Cuba desde hace más de tres años con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin a un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 220.000 muertos e impide un mejor desempeño a la cuarta economía de América Latina.

También está muy cerca de iniciar un diálogo de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el segundo grupo rebelde del país. Los nuevos ministros que asuman y los que eventualmente sean ratificados tendrán responsabilidad directa en la implementación de los acuerdos que pacte el Gobierno con la insurgencia, según analistas.

ES UN BUEN MOMENTO

La reforma gubernamental se produce en momentos en que los niveles de popularidad de Santos se encuentran en los niveles más bajos de su mandato, que inició en 2010 y para el cual fue reelecto en 2014 por otros cuatro años.

La encuesta Colombia Opina, divulgada en marzo, le daba apenas 25% de opiniones favorables al presidente, a la vez que situaba en 60% el pesimismo en torno al proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas).

Al respecto, Santos dijo esta semana en una entrevista con la AFP que "la opinión pública es muy volátil" y que está "absolutamente seguro (de) que parte de ese pesimismo que hay en este momento no obedece a razones objetivas".

"Hoy a Colombia la sacaron de todas las listas negras, le aprobaron todos los tratados de libre comercio (...) entonces, lo que hay es motivos para ser optimistas. Ha sido la falta de certidumbre frente a la paz" lo que ha promovido el pesimismo, aseguró el presidente.

"Pero creo que cuando firmemos la paz eso puede cambiar", sentenció. En 2013, durante el primer periodo presidencial de Santos, el gabinete en pleno también renunció para promover cambios en el gobierno, en momentos en que el mandatario atravesaba una fuerte crisis por protestas campesinas y a pocos meses de definir si optaría a la reelección.

Santos está embarcado en poner fin al conflicto armado en el país, que ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y fuerzas públicas y deja 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

En el marco de ese empeño, Santos se encuentra en la recta final de un proceso de paz con las FARC, principal guerrilla del país, y anunció el próximo inicio de negociaciones formales con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista).

Los diálogos, que cuentan con amplio apoyo internacional, son duramente cuestionados por el predecesor de Santos, el expresidente Álvaro Uribe, actual senador y férreo opositor a la forma en que el gobierno conduce las negociaciones.