Ocde baja a 2,4% previsión del PIB colombiano en 2016

Las exportaciones nacionales crecerían este año 1,1% y en 2017 lo harían en 2%.

Colombia va por buen camino.

La Ocde pidió suprimir las barreras al ingreso de empresas dinámicas e innovadoras, y recomendó impulsar la productividad y reducir la desigualdad de ingresos.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
junio 01 de 2016 - 06:44 p.m.
2016-06-01

La Ocde redujo al 2,4% su previsión del crecimiento económico de Colombia para este año, muy por debajo del 3% que espera el Gobierno, por el impacto esencialmente del hundimiento de los precios del petróleo, y también corrigió a la baja sus cifras de 2017, al dejarlas en el 3%.

En su informe semestral de perspectivas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) modificó las estimaciones que había hecho en noviembre pasado para Colombia de cara a 2016 (3%) y a 2017 (3,3%), en el capítulo que le dedica como país en vías de acceso.

Los autores del estudio lo explicaron por el hundimiento desde 2013 del valor de las exportaciones de petróleo y de carbón, que representan dos tercios de las ventas en el exterior, y que han arrastrado en su caída el tipo de cambio del peso colombiano y aumentado el déficit fiscal.

Además, la intensificación del fenómeno climático de ‘El Niño’ está afectando a la agricultura y a la generación de electricidad, lo que con su efecto inflacionista redunda negativamente en la confianza del consumidor, en el consumo privado y en la creación de empleo. A ese respecto, el conocido como el “Club de los países desarrollados” señaló que la inflación está en 6,9 % este año (fue del 5 % el pasado) y sería del 4 % el próximo.

Las exportaciones, que sufrieron el choque de las materias primas y se redujeron en los dos pasados años, deberían empezar a recuperarse en 2016 y 2017, con ascensos del 1,1 % y del 2 %, respectivamente.

DÉFICIT DE CUENTA DE 6%

En cuanto al estado de las finanzas públicas, el déficit de la balanza por cuenta corriente seguirá en niveles elevados, del 6% en 2016 y 5,5% en 2017, pero sin alcanzar el pico de 2015, cuando llegó al 6,4 % del PIB.

La Ocde estima que los recortes en el gasto público anunciados por el Gobierno son los adecuados para que su impacto social sea suave, pero añadió que a medio plazo lo que hace falta es una reforma fiscal global para estabilizar la recaudación, habida cuenta de la dependencia de los ingresos de la volatilidad de las materias primas y, además, para poder llevar a cabo unas políticas sociales más incluyentes. También ve claves las reformas estructurales en infraestructura y productividad.