Líderes del paro nacional piden
evitar violencia. Exministro
recomienda cómo enfrentar la jornada

La huelga afectaría al 70 % del sector productivo del país. CGT estima que se movilizarán 2,5 millones de personas. 

El paro nacional se llevará a cabo el próximo jueves 17 de marzo.

En Bogotá, la principal movilización comenzará a las 9 de la mañana en el Parque Nacional y llegarán a la Plaza de Bolívar.

Archivo particular

Gobierno
POR:
javier acosta, con información de efe
marzo 17 de 2016 - 12:04 a.m.
2016-03-17

Los líderes de la huelga en Colombia, en la que participan más de 46 organizaciones sociales, sindicales, de camioneros y taxistas, hicieron un llamado para que no se presenten desórdenes ni violencia durante la jornada.

"Estamos en contra de la violencia, de dañar los establecimientos comerciales o bancarios, porque la protesta es para la búsqueda de la concertación de políticas que solucionen la problemática de los colombianos", dijo a periodistas el presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez.

Este jueves se realiza en el país la primera huelga del año convocada por el Comando Nacional de Paro, que reúne a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) y la CGT, al igual que gremios de pensionados, entre otros.

Los participantes organizaron caminatas en las principales ciudades del país que comenzarán a media mañana y que, en el caso de Bogotá, confluirán en la Plaza de Bolívar, en el centro de la ciudad, por lo que desde primera hora hay policías desplegados en diferentes puntos de la capital.

Para evitar desmanes, los organizadores de la movilización tendrán "comisiones de vigilancia" para "impedir que grupos de encapuchados se infiltren para generar desórdenes", como ha ocurrido otras veces, explicó el dirigente.

Gómez hizo un llamado a la policía y demás organismos de seguridad del Estado para que estén atentos e "impidan los desafueros" que, dijo, "desde ya son descalificados por el movimiento sindical". Por su parte, el presidente de la CUT, Luis Alejando Pedraza, manifestó que la intención es desarrollar "una jornada pacífica, civilista y muy respetuosa del bien ajeno tanto en lo privado como lo estatal".

La huelga busca presionar al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos para que revise al alza los salarios, que han perdido poder adquisitivo por la subida de la inflación, que el año pasado fue del 6,77 %. La jornada también pide rebaja de los precios de los combustibles, rechaza una reforma tributaria que el Ejecutivo pretende tramitar este año en el Congreso y que implica un aumento del IVA, que actualmente es del 15 %.

La movilización también está en contra de la privatización de empresas públicas, de los Tratados de Libre Comercio y exige al Gobierno empleo digno y el cumplimiento de los diferentes acuerdos firmados con organizaciones sociales para poner fin a protestas en años anteriores, entre otras reivindicaciones.

RECOMENDACIONES DE UN EXMINISTRO DE TRABAJO

Hace casi 16 años, en agosto del año 2000, ejerciendo como ministro de Trabajo, Angelino Garzón tuvo que enfrentar un paro nacional de similares magnitudes como el que se realizará este jueves en el país.

Sin embargo, ese no fue el único que vivió en su carrera política como vicepresidente, ministro y sindicalista: de manifestaciones sociales sabe y mucho.

Por eso, nadie más indicado que él para dar su opinión sobre cómo deben actuar las partes durante la jornada, con el fin de llegar a acuerdos sociales con los que se reivindiquen las solicitudes de los gremios.

Para el exvicepresidente de la República, ante todo, el Gobierno debe tener respeto por la protesta social y permitir que los trabajadores expongan su inconformismo.

Según Garzón, el paso a seguir por parte del Gobierno en cabeza del presidente Santos, es sentarse a dialogar con los dirigentes del comando nacional del paro y de las otras organizaciones sociales y políticas.

“El Gobierno debe, a través de varios ministros, sentarse a escuchar las peticiones de los trabajadores y lograr un diálogo fluido en pro de afrontar las distintas inconformidades”, dijo Angelino Garzón, quien acompañó al presidente Santos como fórmula vicepresidencial en su primer periodo como mandatario.

Garzón recordó que cuando fue ministro de trabajo tuvo que afrontar varias protestas organizadas y que la clave para avanzar siempre estuvo en respetar la protesta social como derecho constitucional y promover el diálogo.

Angelino cree que el Gobierno sí ha hecho receptivas las reivindicaciones de la gente, lo que hará más fácil que se siente a negociar acuerdos.

Garzón dice estar de parte del dialogo social y de no tomar partido de ninguna inclinación política.

Javier Acosta
Portafolio.co
@javaco18