La vice tecnológica

Maria C. Hoyos, viceministra de las TIC, ha liderado buena parte de las acciones de uno de los ministerios con mayores logros en los años recientes.

Maria Carolina Hoyos, viceministra general de las TIC.

Maria Carolina Hoyos, viceministra general de las TIC.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
marzo 28 de 2016 - 12:00 a.m.
2016-03-28

La cuenta de Twitter de Maria Carolina Hoyos Turbay, viceministra general de las TIC, es una bitácora de su trayectoria y la pasión que la mueve a diario desde su posición en el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, al que ha dedicado los últimos 6 años de su vida.

Sonríe al lado de un niño que hasta ahora conoce un tablet; un profesor emocionado le agradece por el diplomado TIC que le cambió la vida; habla sobre teletrabajo en un foro; da consejos sobre el uso de Internet; comparte con colombianos en lugares apartados del país la posibilidad de conectarse por primera vez a Internet; saluda y se despide con un ya conocido #abrazodigital.

En cada foto muestra su alegría; en cada Tweet van sus palabras de compromiso con el avance tecnológico de Colombia. Sus mensajes son la muestra del trabajo de estos años que, para ella, ha dejado una huella importante.

“Lo más interesante de esto ha sido la regionalización de la tecnología, la posibilidad de cambiar la cara de la mujer en el sector público y los logros alcanzados por el MinTIC desde el 2010 hasta hoy”.

Bajo su lupa están programas como Computadores para educar; iniciativas de emprendimiento digital y contenidos digitales; avances en conectividad en zonas rurales y urbanas; temas de vigilancia y control del sector; la radio y la televisión pública; asuntos relacionados con la industria como la asignación de espectro; la relación con los operadores móviles; al igual que la estrategia de apropiación para que, como lo manifiesta la viceministra, sin importar dónde este, a qué se dedique o qué edad tenga, la gente pueda asumir la tecnología y generarle un sentido en su vida.

“Ha sido una oportunidad maravillosa para llevar tecnología a gente que nunca antes había tenido opciones. También ver cómo la tecnología ha hecho milagros, como con las personas ciegas que van a cine. O lo que hemos hecho con el teletrabajo y también la promoción de las madres cabeza de hogar”, añade Hoyos.

ESCRIBIENDO LA HISTORIA

El trabajo de Maria Carolina Hoyos en el MinTIC inició desde el primer día del gobierno de Juan Manuel Santos, en el 2010. Allí, sin nada sobre la mesa, comenzó su participación en la definición del plan Vive Digital, que ha sido la hoja de ruta de este Ministerio durante estos años. “No había nada en ese momento. Fue llegar a escribir, a entender qué íbamos a hacer, cómo sería esa puesta de llegar a las zonas más alejadas, a la base de la pirámide, con una estrategia clara”, dice.

A raíz de esa estrategia y con su liderazgo los logros han llegado. Llevar tecnología a los 32 departamentos del país, ganar más de 12 premios internacionales y ver el impacto en la gente, con beneficios concretos, genera mucha satisfacción, comenta. “Y ese impacto -enfatiza- se demuestra con cifras”.

En este período, el país pasó de tener 2,2 millones de conexiones de banda ancha a 10 millones, con una nueva meta de 27 millones. Antes solo 200 municipios contaban con conexión de fibra óptica y hoy ya son 1078. En los colegios y escuelas públicas el número de niños por computador pasó de 24 a 12 y la apuesta ahora es llegar a 2 pequeños por equipo.

Para la funcionaria, es importante ver cómo la tecnología ha cambiado en estos años. “En la primera versión de Vive Digital, por ejemplo, no existían los tablets. Hoy han cambiado los terminales, la manera de consumir tecnología y hay aparatos como los wearables y los drones. Y estas son cosas que no existían ni siquiera en la cabeza del gobierno, de los entes reguladores, del usuario, de la industria. En la actualidad tenemos una posibilidad de relacionarnos de una manera mucho más cercana con la tecnología”.
En su opinión, ha sido una aventura escribir una historia en la que han pasado casi 6 años. “Hay sueños que ya cumplimos, otros que hasta ahora comienzan, que son historias nuevas. Ha sido un gran desafío, porque hemos tenido metas que parecían incumplibles. Pero las cumplimos y las superamos”.

DE PERIODISTA A VICEMINISTRA


Sector público y periodismo han sido dos constantes en la vida de Maria Carolina Hoyos. Tiene el legado de su abuelo, el expresidente Julio César Turbay, con quien incluso compartió los cuatros años de su gobierno en el Palacio de Nariño. De su madre, Diana Turbay, heredó la pasión por el periodismo, que trascendió más allá del triste episodio en el que fue víctima de la guerra con el narcotráfico que vivió el país en la década de los noventa.

En el presente, mezcla estos dos roles en su papel como viceministra en el que, según afirma, sigue ejerciendo esta profesión pues “el alma de periodista nunca va a desaparecer”. A esto se suma su preparación en administración de negocios, mercadeo y la experiencia que obtuvo como becaria Eisenhower Fellowship en Desarrollo del Sector de Telecomunicaciones.

Recientemente, al celebrarse los 25 años de la muerte de su madre, Hoyos también dejó ver una faceta muy humana, sensible y personal al perdonar a uno de los involucrados en el hecho, lo que incluso la ha convertido en un símbolo de la paz que busca el país.

“El dolor se ha ido transformando, pero nunca ha desaparecido, se aprende a manejar. Tengo una vida absolutamente feliz; juré que no me iba a reír más luego de eso, pero lo hice”.

Hoy esa alegría la disfruta con sus hijos, con pasatiempos como ir a bucear, salir a ciclovía, ir a cine o ver películas en casa. “Llevo la vida normal de una mamá con hijos pequeños de 10 y 12 años”. Y, para ser un ejemplo de lo que trabaja a diario, se declara amante de la tecnología. “Lo peor que me puede pasar es que se me acabe el plan de datos, necesito estar conectada siempre”.

Computador ultraliviano, teléfono inteligente y reloj inteligente la acompañan en todo momento. Sin embargo, se lamenta: “no tengo todos los gadgets que quisiera”.

Iván Luzardo
Especial para Revista Portafolio