Carros blancos califican como 'injusto' proyecto de la Alcaldía para aplicarles 'pico y placa'

Serían 30.000 autos los que dejarían de circular. El documento fue divulgado para ser discutido.

La medida, según el gremio, hará que aumente el parque automotor y favorecerá a Uber.

La medida, según el gremio, hará que aumente el parque automotor y favorecerá a Uber.

Archivo particular

Gobierno
POR:
NATALIA GÓMEZ CARVAJAL
abril 20 de 2016 - 11:33 a.m.
2016-04-20

Tras meses de polémica por la circulación sin control de vehículos con placas blancas y la congestión que causan en la ciudad, el Distrito publicó un proyecto de decreto para imponerles restricción de pico y placa.

Según el documento divulgado en el portal de la Secretaría de Movilidad para su discusión por el sector de transporte especial y por la ciudadanía, la restricción operaría de lunes a viernes, para dos dígitos cada día, entre las 5:30 de la mañana y las 9 de la noche.

No obstante, esto solo regirá para los automóviles, camionetas y camperos con capacidad máxima de 4 pasajeros, sin incluir el conductor, siempre y cuando no sean para transporte escolar y cumplan con las normas para ello.

Los afectados son aquellos carros autorizados a prestar el servicio de transporte especial de turismo o empresarial mediante un contrato, pero que han generado polémica por su incremento exponencial en el parque automotor.

Y ha crecido de esa manera no solo por el auge de los servicios de transporte y de las aplicaciones que los facilitan, sino también como una manera de evadir la restricción de circulación aplicada a los carros particulares.

Para crear el proyecto, la Secretaría se basó en el estudio DESS-T-001-2016, denominado Evaluación de la medida de restricción de circulación ‘pico y placa’ para los vehículos de transporte especial en el Distrito Capital, donde la principal conclusión es que debe imponerse la medida.

Además, la propuesta señala que “en los últimos años se presentó incremento en empresas habilitadas en la modalidad de servicio público de transporte terrestre automotor especial”, particularmente en el de vehículos para cuatro pasajeros (sin contar el conductor.

Otro de los aspectos que la Secretaría de Movilidad busca controlar es la circulación de vehículos que vienen a trabajar a Bogotá pero no están matriculados en la capital, de manera que no le pagan impuestos y sí usan sus vías, incrementando la congestión y la contaminación.

De acuerdo con la oficina de Servicios Integrales para la Movilidad (SIM), entre el 2012 y el 2014 los carros matriculados en Bogotá pasaron de 38.480 a 51.741 unidades, para un incremento del 34,46 por ciento en esos dos años.

La cifra es mucho mayor si se considera que el 66 por ciento del total de carros especiales que ruedan por la capital es de otros municipios, según estimaciones de la misma Secretaría de Movilidad: cerca de 100.500, para un total de 150.500 que cada día se suman al trancón.

Así, esta medida supondría la salida de las calles de alrededor de 30.100 vehículos, diariamente.

De sancionarse el proyecto de decreto, quienes incumplan la medida tendrán comparendos pedagógicos en los primeros 10 días en los que rija. Pasado ese tiempo, las multas ascenderán a los 15 salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir, unos 344.700 pesos, además de que el vehículo sería inmovilizado y llevado a patios.

TENSIÓN EN EL SECTOR

Este pico y placa ha sido una medida solicitada de manera insistente por el gremio de taxistas, que cada vez más se siente arrinconado por el auge de los servicios de transporte especial y de las aplicaciones móviles que los facilitan.

De hecho, la cantidad de carros blancos ya triplica la de taxis amarillos. La razón para que el parque automotor de estos últimos no aumente es que en 1993 la Alcaldía congeló la flota (hay unos 52.000), a diferencia de los otros, que solo requieren afiliarse a una empresa de transporte autorizada para ello.

Aunque estos automóviles blancos solo deben operar mediante contratos con empresas para transporte escolar, empresarial o de turismo, muchos trabajan de manera ilegal o son usados para actividades particulares, con la ventaja que les da no tener pico y placa.
Lupoani Sánchez, presidente de la Asociación Colombiana de Transporte Terrestre Automotor Especial (Acoltes), rechazó la intención de la Alcaldía y la llamó “injusta” porque se mide con el mismo rasero a quienes trabajan legalmente.

“Creo que un 30 por ciento de los vehículos especiales matriculados trabaja dentro de la legalidad. No se les debe estigmatizar ni castigar. Lo que veo aquí es una ineficiencia y falta de autoridad, tanto en la Policía de Tránsito como en la Superintendencia de Transporte, que no ejercen los controles correspondientes”, insistió.

Según Sánchez, el proyecto no ha sido consultado con el gremio blanco. “No le veo ningún sustento técnico. Dicen que hicieron un estudio, pero nunca hablaron con nosotros. No veo que se nos haya tenido en cuenta”, insistió.

La expectativa del Distrito es que con el decreto también se les dé un respiro a las constantes confrontaciones entre taxis y especiales, que operan con plataformas como Uber y Cabbify, ofreciendo el servicio de transporte individual con vehículos no autorizados para ello.

No obstante, estas aplicaciones ya tienen modalidades que operan con carros particulares para los que ya hay un pico y placa; así que el efecto que podría tener el decreto sobre este tema, aún no regulado por los ministerios de Transporte y de Comunicaciones, podría no ser tan profundo como se busca.

EL TIEMPO consultó a Uber y señalaron que no se pronunciarían al respecto.

NACIÓN, EN DEUDA CON REGULACIÓN


El Ministerio de Transporte es el encargado de regular el servicio especial. Han emitido dos decretos, uno para controlar la cantidad y calidad de las empresas (y que debe comenzar a aplicarse dentro de un año) y otro para crear el servicio de taxis de lujo. Este último ha sido criticado porque, a pesar de que la ministra, Natalia Abello, lo presentó como la solución al conflicto con Uber, solo creó una categoría de mayor calidad para los amarillos que quieran someterse a esos estándares, pero no obligó a los blancos a constituirse como empresa de taxis ni cambió su estatus.

‘AUMENTARÁ EL PARQUE AUTOMOTOR’: ACOLTÉS

Lupoani Sánchez, presidente del gremio blanco Acoltés, rechazó las intenciones del Distrito y advirtió sobre sus efectos negativos.

¿Cómo ve el proyecto de decreto?

Es absurdo, inconsulto y sin sustento técnico. El secretario, que es un estudioso, se ha equivocado al tomar esta decisión sin tener en cuenta a
las empresas.

¿Qué consecuencias generará?

Llevará al incremento en el parque automotor, tal como sucedió con el pico y placa para carros particulares. Las empresas tienen contratos con la Presidencia, con empresas de construcción y de todo tipo, que tienen que cumplir; pero si tienen carros en el garaje por la restricción, van a tener que vincular a más y esto estimulará las ventas.

También beneficiará la ilegalidad de Uber X. Es peor la medicina que la enfermedad.

¿Qué solución proponen?

Nosotros mismos hemos denunciado la informalidad y que hay muchos conductores desafiando el pico y placa.

La solución la da la ley. Todas las firmas tienen sus contratos de transporte con la referencia de placas. La Superintendencia de Transporte y la Policía solo tienen que pedir, verificar y hacer controles, pero hay anarquía y falta de autoridad. Tampoco multan a los pasajeros que usan Uber y Cabiffy.

Además, los controles no deben ser una reacción a las críticas de los medios de comunicación, sino un trabajo permanente.

¿Las empresas son así de ordenadas para dar esos datos?

Cada una tiene sus contratos y asigna los vehículos. No es sino que la Superintendencia haga su trabajo y controle.