Lanzan el nuevo estatuto aduanero, que busca mejorar la competitividad en comercio exterior

La norma armoniza los procedimientos de las operaciones con estándares internacionales y permite a los empresarios reducir tiempos y costos.

Estatuto aduanero

El Gobierno presentó el nuevo estatuto aduanero este lunes en Bogotá.

Archivo Particular

Gobierno
POR:
javier acosta
marzo 07 de 2016 - 11:26 a.m.
2016-03-07

Luego de siete años de discusiones, más de 1.200 horas de trabajo y unas 200 reuniones “difíciles y tensionantes” entre el Gobierno y los sectores económicos del país, este lunes el presidente Juan Manuel Santos lanzó y socializó el nuevo estatuto aduanero cuyo objetivo será ordenar y controlar el sistema de comercio exterior. 

Sin embargo, los primeros efectos y resultados de esta normatividad se verán reflejados hasta dentro de unos seis meses y solo hasta dentro de un año y medio, el nuevo estatuto aduanero será implementado en su totalidad.

Para Javier Díaz, presidente de Analdex, el reto ahora es que el espíritu del estatuto, que con tanto esfuerzo fue concertado, quede reflejado en la implementación. Por eso le hizo un llamado al Gobierno para que el sector privado también participe en el proceso de reglamentación.

Así es el nuevo estatuto

El nuevo estatuto contiene más de 670 artículos, los cuales buscan agilizar y mejorar los procesos de exportación e importación de productos e insumos.

Además de modernizar las normas comerciales, equiparándolas con los que rigen a nivel internacional, el nuevo Estatuto Aduanero adaptará la ley Anticontrabando para combatir este delito. Según cifras de la Dian, el contrabando deja pérdidas anuales al país por cerca de 6 mil millones de pesos.

Así mismo, esta normatividad se sincronizará con las de otros países para agilizar la logística en los puertos y aeropuertos, con el fin de reducir los tiempos del proceso exportador, que redunde en el aumento de la capacidad y cantidad de productos exportados.

Entre los mecanismos que trae en su ADN el nuevo estatuto aduaneros están la posibilidad de presentar declaración anticipada en todos los regímenes aduaneros, la identificación de los usuarios de comercio exterior confiables que permitirá concentrar el control en los operadores riesgosos y la obligación de pagar los derechos e impuestos de importación por medios electrónicos, entre otros.

Por su parte, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez-Correa, explicó que esta es una herramienta que permite armonizar las normas y los procedimientos de las operaciones de comercio exterior con estándares internacionales y les permitirá a los empresarios reducir tiempos y costos en los procesos del comercio exterior, lo que contribuirá a mejorar la competitividad.

Durante la socialización del nuevo estatuto, que se llevó a cabo en la Casa de Nariño, el presidente señaló que con la nueva legislación, los exportadores podrán reducir sustancialmente el tiempo de nacionalización de una mercancía al pasar de 270 horas a 48 horas.

OTROS BENEFICIOS 

Sistema de Administración de Riesgos

A través de este nuevo sistema se facilitarán las operaciones de comercio exterior
sin afectar el control que se realizan sobre ellas.

Se identificarán operaciones y operadores riesgosos, enfocando en ellos el control,
pero facilitará el despacho aduanero a quienes no representen riesgo alguno.

Esto permite identificar a los usuarios del comercio exterior confiables para
ofrecerles beneficios en el cumplimiento de sus obligaciones aduaneras.

Todas estas medidas se verán representadas en menores costos, contribuyendo
con ello a mejorar la competitividad de las empresas.

Mejoramiento de logística del comercio exterior

El Estatuto Aduanero expedido facilita la movilización de carga que ingresa o sale
del país, creando un transporte combinado y utilizando varios modos como el fluvial, férreo, terrestre, aéreo y marítimo.

Estos son elementos claves para el desarrollo de la logística de transporte en
Colombia en proyectos como el corredor férreo Buenaventura-La Tebaida y la
recuperación de la navegabilidad del Río Magdalena.

También se contempla la posibilidad de declaración anticipada, sin esperar a que
esté la mercancía en el sitio, lo cual simplifica y agiliza el trámite para autorizar
dichas operaciones.

El uso de dispositivos electrónicos de seguridad evitará que los medios de
transporte o unidad de carga se abra en carretera y permitirá a la Dian mejorar la
trazabilidad y el control de la mercancía durante el transporte.

Igualmente, se fortalecen los centros de distribución logística internacional en los
puertos del país, lo que permitirá ampliar las operaciones que se pueden realizar
con ellos.

Adicionalmente, se descongestionarán los puertos a través de la figura de zonas de
control comunes a varios puertos, donde estarán las autoridades aduaneras.

Facilitar y disminuir los costos de formalización aduanera

Se crean instrumentos normativos como el pago electrónico obligatorio,
desaduanamiento abreviado, uso de equipos de inspección no intrusiva y ajustes
en el procedimiento de desanuadamiento. Todo esto permitirá que el despacho
aduanero en importaciones se realice en promedio dentro de las 48 horas
siguientes a la llegada de la mercancía.

En materia de reembarque, sólo se requerirá un registro electrónico dado que hoy
no corresponde a un régimen de exportación, y se elimina la exigencia de garantía
cuando la mercancía se encuentre en un depósito del lugar de arribo.

Se amplían las opciones para las garantías que amparan las obligaciones

aduaneras. Con esto se logra que se reduzcan los costos de su constitución y se
consideren rebajas en los montos asegurados al momento de la renovación de las
mismas para los operadores de comercio. 

Fiscalización

Se trata de una aspecto fundamental en el nuevo Estatuto Aduanero, dado que se
moderniza este proceso al propiciar el cumplimiento voluntario de las obligaciones,
a través de la gestión persuasiva, contrarrestar el fraude, el comercio ilícito y la
violación a los derechos de la propiedad intelectual. Así se garantiza la satisfacción
de las obligaciones a cargo de los diferentes actores del comercio internacional.

Por ejemplo, la factura de venta en Colombia será un documento que ampare la
mercancía extranjera adquirida por el consumidor final.

Igualmente, los errores formales en las declaraciones aduaneras no serán objeto
de sanción y se establecen causales de exoneración de la responsabilidad, lo que
antes no existía.

La aprehensión y decomiso de las mercancías corresponderá únicamente a casos
de de mercancías diferentes y no a errores formales.

La sanción del 200 por ciento cuando no sea posible aprehender la mercancía se
apllica sólo después de un procedimiento previo en el que se cancele el levante.

Además, habrá reducción en los eventos en que la mercancía ha sido consumida o
destruida.

Todas estas herramientas conducirán al país al fortalecimiento de la economía y a
mantener un buen nivel de competitividad.