Presidente Santos recibió el premio Estadista Global

Al obtener la distinción, el mandatario colombiano habló de las mejores posibilidades de inversión en el país.

Davos

El mandatario colombiano Juan Manuel Santos recibió el premio de manos del presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, en Davos (Suiza).

AFP

Gobierno
POR:
Portafolio
enero 18 de 2017 - 10:04 p.m.
2017-01-18

Para quienes gustan de los símbolos, no debería pasar desapercibido que este miércoles Juan Manuel Santos ocupó en el Centro de Congresos de Davos, el mismo escenario que el martes albergó al presidente de China, Xi Jinping, y en la mañana del miércoles al vicepresidente saliente de Estados Unidos, Joe Biden.

(Lea: Todo sobre el Foro Económico Mundial 2017). 

La diferencia es que el mandatario colombiano fue el único en recibir un premio: el de Estadista Global, una distinción que le valió el aplauso de los asistentes a la ceremonia.

Durante la conversación que sostuvo con Borge Brende, el ministro de Relaciones Exteriores de Noruega, Santos habló del proceso de paz con las Farc, resaltó el comienzo de las conversaciones con el ELN y aprovechó para insistir en las posibilidades que tiene el país de avanzar más rápido.

“Las oportunidades que se nos abren son enormes”, señaló, al tiempo que decía que el conflicto interno era el equivalente a tener puesto el freno de mano, el mismo que le impedía a la actividad productiva avanzar más rápido.

Aunque el viaje presidencial fue relámpago, pues la visita concluye este jueves tras menos de 36 horas en territorio suizo, el tiempo sirvió para adelantar reuniones bilaterales, hablar con la prensa y organizar un desayuno con inversionistas programado para la mañana del jueves.

En todos los casos se insiste en que el clima para la inversión es mucho mejor ahora y que la economía está en una senda de recuperación que supera de lejos el promedio de América Latina.

Especialmente destacable es la presencia de un puñado de empresarios colombianos que supera con creces la norma de ocasiones anteriores. Parecería que a pesar del costo que implica entrar al que algunos consideran el club más exclusivo del mundo, empieza a tomar cuerpo la idea de que el gasto de venir a Davos y hacer contactos de primer nivel es una inversión que vale la pena.