Recobro petrolero añadirá 2.500 millones de barriles a las reservas

En la actualidad se adelantan 36 proyectos para los próximos cinco años con el objetivo de mantener la producción en el millón de barriles diarios.

Petroleo

Los precios del petróleo se han desplomado cerca de un 70 por ciento desde mediados de 2014.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
mayo 02 de 2016 - 10:03 p.m.
2016-05-02

En el incremento del factor de recobro se encuentran las esperanzas del sector petrolero del país a mediano plazo, en momentos en que la exploración está casi que paralizada, las reservas bajan por el precio internacional del crudo, las comunidades protestan por los yacimientos y existe incertidumbre jurídica a raíz de los fallos de la Corte Constitucional de suspender campos en producción y la revocatoria de una licencia ya otorgada por el Estado a la firma Hupecol en La Macarena.

Carlos Gómez, ingeniero de petróleos y asesor de la de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), afirma que esta técnica, que no es otra que recuperar el crudo que no se puede extraer de manera convencional, permitirá que en los próximos cinco años el país pueda añadir a sus reservas unos 2.500 millones de barriles más y mantener la producción en el millón de barriles diarios.

Las ventajas


Esto porque se estima que en Colombia existe un total de 54.000 millones de barriles de petróleo de reserva, de los cuales solo se ha recuperado el 17 por ciento, y el 18 por ciento en el caso de Ecopetrol.

“Por eso hablamos que por cada punto porcentual que podamos recuperar, son unos 500 millones de barriles de reserva. Si hablamos de cinco puntos a cinco años, una meta razonable, estamos hablando de una cifra mayor de las actuales reservas oficiales del país”, asegura Gómez.

Además, aunque la operación en esos campos va a ser más grande, ofrecen ventajas como que ya existe la explotación, las reservas están probadas, ya se cuenta con una logística de producción y manejo y hay una convivencia entre las comunidades y la industria.

El ingeniero de petróleos asegura que el proceso más económico para extraer petróleo es con la misma presión y energía del campo, o lo que se conoce como recuperación primaria, que es cuando se encuentra el crudo y se comienza a producir, mientras que las otras técnicas involucran tecnología.

Eventualmente todos los campos tienen recobro adicional, pero en muchos casos no se justifica por cuestiones tecnológicas y económicas; en el caso colombiano, un barril de petróleo entre 50 o 60 dólares sería lo ideal para continuar con los pilotos que se llevan a cabo en diferentes campos.

Gómez explica que el factor de recobro depende mucho de la tecnología para un mismo yacimiento y que los costos de producción se incrementan de 2 a 5 dólares adicionales por barril en la parte secundaria, de 5 a 10 en la parte terciaria, y en ocasiones es un poco superior.

Actualmente se adelantan 36 proyectos piloto, cada uno a una velocidad diferente por las distintas condiciones económicas.

Algunos de ellos, como Chichimene, en el Meta, va bastante adelantado, “donde el piloto es bastante grande, está llegando a una fase semicomercial y con buenos resultados”, agrega Gómez.

Explica que en Chichimene sin ningún tipo de recobro adicional solo se recuperaría el siete por ciento, con inyección de agua se elevaría a 13 o 14 por ciento, mientras que con combustión ‘in situ’ se podría llegar a 40 por ciento. “Entonces cuando hablamos de un yacimiento de 4.000 millones de barriles, el 20 por ciento son 800 millones, lo que se justifica”, subraya.

Otros campos en los que también se adelantan pilotos son Castilla, Yarigui-Cantagallo que comenzaron con inyección de agua, y ahora están con inyección de agua mejorada; Casabe, que lleva 30 años con inyección de agua, está empezando con otro proyecto de mejorada con polímeros. En el Putumayo se encuentran Cohembi, que tocó cerrar por tema de orden público, y el de Costayaco, entre otros.

Los diferentes casos de recobro

La recuperación primaria se realiza mediante la misma presión del pozo, que a medida que va perdiendo energía y presión, es compensada por agua de los acuíferos cercanos u otras fuentes.

Cuando el pozo comienza a perder presión y energía, entonces se realiza una recuperación secundaria, mediante la inyección de agua o gas para restituir la presión original.

La recuperación terciaría, tecnológicamente mucho más compleja y costosa, varia: una se conoce como química, que es cuando se añaden elementos químicos al agua, lo que permite soltar más petróleo del que tiene la roca, o se utilizan polímeros, que permiten cambiar las condiciones de adherencia de ese crudo con la roca, para que se suelte un poco más.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio