Apretón fiscal por $ 6 billones
se centrará en gastos generales

El Presupuesto pasará de $215,9 billones a $209,9 billones.
El ajuste estará concentrado en administración del Estado.

Juan Manuel Santos Calderón, presidente de la República.

Juan Manuel Santos Calderón, presidente de la República.

Archivo particular

Gobierno
POR:
Portafolio
febrero 22 de 2016 - 09:43 p.m.
2016-02-22

Aunque el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, había dejado claro que el Gobierno debía hacer un aplazamiento de $6 billones en el Presupuesto General de la Nación para el 2016, el Consejo de Ministros puso en firme esa decisión que va enfocada a que el Ejecutivo cumpla acertadamente con su meta de déficit fiscal para este año.

Eso significa que el Presupuesto General de la Nación para el 2016 bajará de $215,9 billones a un monto de $209,9 billones.

"Vamos a priorizar las inversiones y a focalizarlas en sectores que sean dinamizadores de la economía".

COMPARTIR EN TWITTER


Al terminar la reunión ministerial, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, no solo dejó en pie el ajuste, sino que recordó que el país debe acoplarse a una coyuntura en la que se ha visto impactado por cuenta de la economía internacional y de la caída de los precios del petróleo.

“Haremos cualquier ajuste dependiendo de cómo se comporte la economía. Vamos a recortar en todas partes”, señaló el Presidente. Por ejemplo, está previsto que los gastos estatales se disminuyan en un 10 por ciento adicional en frentes como vehículos, telefonía móvil, papelería, viáticos para funcionarios, viajes y otros gastos generales. Pero en un frente como Defensa las cosas se mantendrán inalteradas.

“Es importante actuar con responsabilidad. Lo fácil sería seguir la fiesta y mirar luego cómo se apaga. Tomamos la decisión de hacer un recorte de gastos en $6 billones (3 por ciento del Presupuesto). Esto se suma a un recorte de $8,5 billones del año pasado”, aseguró Santos quien enfatizó en que debe continuarse por la senda de austeridad.

“Vamos a priorizar las inversiones y a focalizarlas en sectores generadores de empleo y dinamizadores de la economía. Vamos a cumplir con la meta de la Regla Fiscal: un déficit de 3,6 por ciento (del PIB) para mantener la confianza de los inversionistas”, manifestó el presidente Santos, al tiempo que recordó que la reducción de la perspectiva por parte de la calificadora Standard & Poor’s fue un mensaje para hacer ajustes como el que ya fue aprobado.

Asimismo, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, insistió en que la clave radica en mantener la confianza en el país por parte de observadores, analistas y calificadoras.

Este ajuste se dejó en firme después de que la calificadora de riesgo Standard & Poor’s revisó de estable a negativa la perspectiva sobre la calificación de Colombia.

Entretanto, Standard & Poor’s había señalado que es clave que las autoridades consigan adoptar este año las medidas para “estabilizar la tendencia de creciente endeudamiento y para reducir los desbalances económicos”.

Asimismo, la agencia dejó claro que si se debilita el margen de maniobra política del Gobierno para emprender nuevos ajustes fiscales, Standard & Poor’s podría llegar a reducir la calificación del país.

Por otra parte, un informe de Bancolombia señaló que “la intención expresada por las autoridades de avanzar en la austeridad deberá trasladarse en corto tiempo en medidas que devuelvan la confianza de los agentes económicos, en medio de un contexto complejo”.

LOS TEMAS CLAVE DEL EJECUTIVO EN LA AGENDA LEGISLATIVA

Al terminar el Consejo de Ministros, el presidente Juan Manuel Santos, explicó que para la legislatura que arranca en marzo próximo habrá en la agenda del Congreso cerca de siete proyectos estratégicos.

3,6
 % del PIB
de déficit para este año es la meta de la Regla Fiscal.


El primero de ellos, agregó, es el de la paz en el que se están discutiendo las zonas de concentración y la seguridad física y jurídica para la desmovilización y el desarme. Señaló que también está pendiente la modificación del Código de Policía que está vigente desde 1971.

Concluyó que se trabajará en la aprobación de una ley de licores que aumente los recursos para los departamentos.

“Se eliminará un monopolio que está teniendo problemas serios en la comercialización de licores y en el recaudo. Ese régimen ha incentivado adulteración, el contrabando y la informalidad”, dijo Santos.