Los nuevos líos para Reficar: incumplimientos ambientales

Investigan si hubo cambio en la licencia ambiental dada a la empresa investigada por sobrecostos.

Reficar

La Refinería también está 'bajo la lupa' de los entes de control por los sobrecostos de su modernización.

Gobierno
POR:
unidad investigativa
febrero 12 de 2016 - 08:35 a.m.
2016-02-12

A la polémica por la billonaria construcción de la refinería de Cartagena (Reficar) se le acaba de unir un nuevo capítulo: el ambiental.

EL TIEMPO estableció que la Contraloría General investiga un cambio en la licencia que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) le autorizó a Reficar para el transporte de coque de petróleo, que habría causado contaminación en los alrededores de la planta.

Inicialmente, en la licencia ambiental que se le entregó a la refinería en el 2010 se advertía que ese material debía ser transportado a puerto por medio de una banda encapsulada, para que no botara residuos contaminantes.

Sin embargo, el coque empezó a ser movido en decenas de camiones por la vía a Mamonal, lo que generó denuncias ciudadanas.

Cuando la Contraloría requirió a Reficar, esta respondió que la Anla les había modificado la licencia, en el 2013, para transportar ese material a través de 80 viajes diarios usando camiones y no bandas selladas, mientras se terminaba la construcción del puerto de la nueva refinería.

Sin embargo, en criterio de la Contraloría Delegada para el Medio Ambiente, “las modificaciones solicitadas por Reficar no fueron menores o de ajuste de giros ordinarios de la actividad licenciada”.

Para ese ente de fiscalización, es claro que se requería una modificación de fondo de la licencia ambiental, que exigía la expedición de un acto administrativo.

Por eso, desde hace varios meses, remitió el expediente a la Procuraduría para que se inicien las indagaciones disciplinarias en contra de los responsables. Además, anexó denuncias ciudadanas sobre posible contaminación en los alrededores de Mamonal.

CIÉNAGA DEFORESTADA

De manera paralela, la Contraloría Delegada para el Sector de Minas y Energía determinó incumplimientos de Reficar en el área medioambiental.

Para la construcción de la planta nueva, Reficar se comprometió a reforestar la zona afectada. Sin embargo, una visita de la Contraloría, realizada en el 2014, determinó que faltaban por compensar 1,7 hectáreas en la ciénaga de la Virgen, ya que se verificó en campo la mortalidad del 80 por ciento de la vegetación sembrada en el sector denominado Juan Polo.

También estableció un incumplimiento de las medidas ambientales tendientes a mantener el cauce Arroyo Grande en condiciones óptimas, puesto que se verificó que presentó alta colmatación debido a la erosión de los taludes.

Finalmente, se encontraron deficiencias en el almacenamiento de la chatarra en el área industrial, ya que se halló material en contenedores sin que se cumplieran los protocolos establecidos para manejo y disposición de residuos.

EL TIEMPO le consultó a la Anla el concepto de la Contraloría y la existencia de un hallazgo administrativo con presunta incidencia disciplinaria. En la entidad informaron que los interrogantes le serán trasladados de inmediato al director, Fernando Iregui Mejía, para que dé las explicaciones del caso. También se espera un pronunciamiento de Reficar.