Las próximas seis semanas serán clave
para hacerle el quite al racionamiento

El país produce lo suficiente para atender la demanda, pero existe un déficit de 15 %. Si los hogares y el comercio no ahorran, empezarían los cortes.

Un apagón le costaría al país 12 billones de pesos al año

Archivo

Archivo

Gobierno
POR:
javier acosta
marzo 10 de 2016 - 07:25 a.m.
2016-03-10

De acuerdo con los pronósticos del Ideam, en unas seis semanas el fenómeno de El Niño empezará a ceder y el periodo de lluvias regresará a su normalidad, lo que le permitiría al país mejorar el nivel de los embalses y así, superar el déficit de energía cercano al 15 por ciento, y espantar el riesgo de un racionamiento programado.

Tres factores podrían evitar que los colombianos tengan que vivir con cortes de energía en los próximos meses. Primero, continuar con las compras de energía a Ecuador; en segundo lugar avanzar en las reparaciones de Gauatapé y velar para que ninguna otra planta generadora se dañe y, tercero, que los hogares y el comercio cumplan con las cuotas de ahorro de energía y agua, que el Gobierno espera sea del 5 por ciento, frente al consumo promedio.

Si no se cumplen esos factores serán inevitables los cortes de luz durante algunas horas del día.

Ángela Montoya, presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía (Acolgen), ratifica que, de no haber una reducción de al menos el 5 por ciento en la demanda energética, el Gobierno Nacional se vería abocado a realizar racionamientos programados.

Ya la firma XM envió una carta el pasado martes al Ministerio de Minas y Energía, recomendando a esta cartera que se hagan cortes programados por 3 horas y por las seis semanas que le restarían al fenómeno de El Niño.

La sugerencia fue presentada ante el Consejo Nacional de Operación (Con), instancia conformada por personal técnico del sector, que aceptó la propuesta.

No obstante, será el Gobierno quien decida si acata la recomendación o no. Para eso se tomará un tiempo en el que analizará la sugerencia, con base a los primeros resultados de las medidas anunciadas por el presidente Santos para el ahorro de energía, dirigida a los colombianos. 

Para el primer mandatario la recomendación de XM es un escenario extremo, al que hay que evitar llegar con las medidas que fueron expedidas el lunes pasado, tras la renuncia del ministro Tomás González,  y con otras complementarias, que deben surgir del mercado.

Se suman los temores


A este panorama se suma la alerta que hizo Emgesa, en el sentido de que el nivel de los embalses en Betania sigue bajando, lo que agrava aún más la situación.

Este descenso, que pasó del 78 % al 51 %, en apenas seis meses, se debe “a las mayores exigencias del Sistema Eléctrico Nacional para la producción de energía, tras lo ocurrido en las centrales de Guatapé y Termoflores; hechos que conllevaron a que en unos pocos días, el país perdiera más del 10% de la energía que suministra el Sistema Eléctrico Nacional. Situación que se hace más difícil, justo en medio de un severo y prolongado fenómeno de El Niño”, dijo Emgesa, a través de un comunicado.

Y es que, según lo explica la presidenta de Acolgén, el daño en la central Guatapé tuvo consecuencias directas sobre tres generadoras de energía adicionales (San Carlos, Jaguar y Playas), ya que todas se abastecen del embalse el Peñol, lo que le puso más cargas al sistema eléctrico colombiano.

DIFERENCIA ENTRE APAGÓN Y RACIONAMENTO

​“Hay que distinguir los términos apagón y racionamiento. Yo no creo que volvamos a tener un apagón en Colombia, por una sencilla razón: en 1992 teníamos un déficit de energía, es decir, no teníamos cómo atender la demanda por múltiples aspectos, uno de los cuales fue que no se habían construido centrales eléctricas durante muchos años. Básicamente en ese momento, que hubo un fenómeno de El Niño, las plantas de respaldo no estuvieron listas. Eso no es lo que está pasando ahora. Se ha hecho un gran plan de expansión con la construcción de muchas centrales hidráulicas y térmicas a carbón, que le da al país la suficiencia de energía que requiere la demanda total, el problema es coyuntural”, le dijo Montoya a Portafolio.co.

Para la directiva gremial, gran parte de que el país haya llegado a este punto es porque no se atendieron las recomendaciones sobre ahorro.

“Los usuarios como usted y como yo somos el 65 por ciento de la demanda. Si las personas en sus hogares, los industriales y los comerciantes, hubiéramos puesto atención, hoy no estaríamos hablando de racionamiento programado”, asegura.

María Lorena Gutiérrez, ministra encargada en Minas y Energía, coincide con Montoya en el sentido de que el ahorro será fundamental en las próximas semanas.

“Si no ahorramos entre el 5 y el 10% en las próximas dos o tres semanas vamos a tener que hacer unos cortes programados”, dijo Gutiérrez, tal y como lo recomendó XM.

Y es que pese a las recomendaciones que el Gobierno viene haciendo, en los meses de enero y febrero se consumió en el país 5% más de energía que en los mismos períodos del año anterior.

ASÍ VA EL AHORRO

El Presidente Juan Manuel Santos informó este jueves que los colombianos ahorraron el 4,44 por ciento de energía eléctrica en el tercer día de la campaña de ahorro ‘Apagar Paga’, lanzada por el Gobierno Nacional para enfrentar los efectos del Fenómeno del Niño.

“Estamos ahorrando energía y afortunadamente están respondiendo los colombianos”, explicó el Jefe de Estado frente a un tablero en la Casa de Nariño, tras recibir los datos de la última jornada de ahorro de energía.

Señaló que esta vez la cifra fue mucho mejor que los dos días anteriores, que fueron 1,7 y 1.98 por ciento el lunes y martes.

“Nos hace falta todavía para llegar al 5. Nos estamos acercando. Miren cómo la gente ha reaccionado. Estoy seguro que pronto llegaremos al 5 y tenemos que mantenernos en el 5 durante estas semanas. Esta es la forma como vamos a evitar un racionamiento”, puntualizó.

El Presidente consideró que “falta poco. Ojalá el día de mañana podamos reportar que llegamos al 45 y ¡ojo!, tenemos que mantenernos todos los días en ese 5 por ciento”, concluyó.

El Jefe de Estado agradeció y felicitó a los ciudadanos y a los medios de comunicación. “Sigamos para adelante y muchas gracias a todos los que están poniendo su granito de arena en esta cruzada”, finalizó.

EN LA INDUSTRIA​

Para incentivar el ahorro, el Gobierno lanzó una serie de medidas, a las que se unió el sector industrial y gremial.

“El Consejo Gremial Nacional entiende los desafíos que el cambio climático impone no solamente al Gobierno Nacional, sino también a los empresarios y a la sociedad en su conjunto. Por eso hace un llamado a la solidaridad y responsabilidad, e invitamos especialmente a los empresarios a seguir las recomendaciones tales como: utilizar motores debidamente dimensionados para cualquier tipo de maquinaria, verificar los bancos de condensadores para el control de energía reactiva, verificar los intercambios de calor en los sistemas de aire acondicionado, realizar mantenimiento a las rejillas de entrada de aire acondicionado, utilizar al máximo las opciones de iluminación y ventilación natural, pintar las paredes de espacios de trabajo en colores para un mejor aprovechamiento de la luz natural, verificar los empaques en los sistemas de refrigeración, programar los procesos productivos para que se optimicen las aperturas de hornos y estufas, realizar mantenimientos a maquinaria y equipos, definir el nivel de consumo de energía y optimizarlo, programar los procesos empresariales para que el mayor consumo de energía tenga lugar en los periodos valle, es decir: entre 9 y 11 de la mañana y las 3 y 6 de la tarde”, dijo la CGN.

Por su parte, el presidente de la Andi también se refirió al tema y aseguró que “sortear la difícil coyuntura climática a la que nos enfrentamos no puede ser una tarea exclusiva de unos cuantos. Todas las personas no solo pueden sino que deben apoyar los esfuerzos para evitar cortes de energía que terminan por afectarnos a todos”.

Ecopetrol también se unió a la cruzada y anunció que adoptará tres medidas para contribuir a mitigar el impacto del fenómeno de ‘El Niño’ en el sector eléctrico colombiano.

La primera de ellas consiste en la entrega de combustibles líquidos (se han despachado
45.700 barriles de fuel oil), producidos en la Refinería de Barrancabermeja, a
Termobarranca. Esta decisión le permitirá a la termoeléctrica incrementar la generación a 32,5 megavatios (MW), que en los próximos días podría llegar a 35 MW.

De la misma forma, la empresa ODL (Oleoducto de los Llanos), perteneciente al Grupo
Ecopetrol, liberó 16 MW al mercado eléctrico, producto de una autogeneración con
combustibles líquidos.

Finalmente, aseguró Ecopetrol, la Refinería de Cartagena está aportando a la red eléctrica 9 MW dentro de sus operaciones de arranque y estabilización de procesos.

En total, el Grupo Ecopetrol, con sus filiales y socios, están aportando al sistema eléctrico
57,5 MW nuevos.

La Empresa revisa otras opciones para liberar más energía al Sistema Interconectado
Nacional con el objetivo de llegar hasta 88 MW durante las próximas semanas.

Se estima que un apagón dejaría pérdidas económicas de 2,5 por ciento del PIB nacional, tal y como ocurrió en 1992, lo que hoy día equivaldría a más de 16 billones de pesos.