Esta semana, las regiones tendrán que aprobar sus planes de desarrollo para los próximos 4 años

Gobernadores y alcaldes tienen plazo hasta el 31 de este mes para buscar la aprobación de sus proyectos de gobierno, ante asambleas y concejos.

Foto panorámica de la ciudad de Bogotá.

La capital del país es la entidad territorial con mejor desempeño, con un puntaje de 8,33 sobre 10.

Archivo Portafolio

Gobierno
POR:
Portafolio
mayo 22 de 2016 - 07:00 p.m.
2016-05-22

La hoja de ruta de 32 gobernadores y más de 1.100 alcaldes del país para los próximos cuatro años tendrá que quedar definida esta semana.

En efecto, el 31 del presente mes vence el plazo para que las asambleas departamentales y los concejos municipales aprueben los planes locales de desarrollo 2016-2020, como lo ordena la Ley 152 de 1994.

En las tres primeras semanas de mayo, concejales y diputados hicieron la revisión y los ajustes necesarios, y ahora deben aprobar los respectivos documentos.

En esta ocasión, los mandatarios locales, concejales, diputados cuentan con un instrumento clave para trazar el camino de su gestión: se trata del Índice Departamental de Competitividad del Consejo Privado de Competitividad (CPC) y del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (Cepec) de la Universidad del Rosario.

La presidenta del CPC, Rosario Córdoba, asegura que la fortaleza del índice reside en que evalúa la competitividad territorial, algo que se requería en Colombia después de 25 años de mediciones sin resultados contundentes.

Las regiones más rezagadas son: Sucre, Caquetá, Cesar, Chocó, Magdalena, Putumayo, La Guajira y Córdoba.

COMPARTIR EN TWITTER

El índice evalúa tres factores: condiciones básicas, potenciadores de eficiencia y sofisticación e innovación, los cuales agrupan diez pilares en los que se miden 90 variables.

Con esa lupa fueron examinadas en 2015 un total de 25 entidades territoriales (24 departamentos y Bogotá), tres más en relación con 2014, estas fueron: Caquetá, Chocó y Putumayo. “Los otros departamentos no figuran debido a que no hay disponibilidad de información consistente y relevante para la apropiada medición del nivel competitivo a nivel regional. Sin embargo, al igual que en 2014, se hizo un esfuerzo por elaborar un índice adicional - con un grupo aproximado de 60 variables- que permita hacer un análisis inicial de estos departamentos, explica Saúl Pineda Hoyos, director del Cepec.

De esa forma se identificaron las fortalezas y los desafíos que tiene cada una de las nuevas administraciones y, a partir de ellas, la etapa de desarrollo en la que están los departamentos. Los más rezagados son: Sucre, Caquetá, Chocó, Cesar, Magdalena, La Guajira, Putumayo y Córdoba con puntajes que oscilan entre 2,06 y 4,09 sobre diez en su indicador global de competitividad.

“Las entidades territoriales de este bloque comparten un grave deterioro en su desempeño institucional, que se refleja en el lento despegue de otras condiciones básicas como infraestructura, salud y educación; la ineficiencia de sus mercados y una base económica precaria y poco diversificada", señala Pineda.

Los departamentos más competitivos son los que tienen un índice relativamente equilibrado en los tres factores principales, ellos son Antioquia, Caldas, Santander y Valle de Cauca, con puntajes que oscilan entre 5,44 y 6,55 sobre diez en el índice global de competitividad.

Bogotá encabezó por tercer año consecutivo el ranking y Valle del Cauca entró al quinto lugar, el cual ocupó Risaralda en 2014.

Valle del Cauca logró subir en el escalafón gracias a que se ubicó en los primeros puestos en tres de los diez pilares: tamaño del mercado (puesto tres), sofisticación y diversificación (puesto tres) e innovación y dinámica empresarial (puesto cuatro). Además, recuperó dos puestos en el pilar de salud hasta alcanzar el puesto cinco entre las 25 regiones comparadas.

“Las mediciones del índice se han fortalecido en el contacto con los agentes territoriales y exigen una actitud más decidida de las instituciones para trabajar en el cierre de brechas del desarrollo competitivo, como condición para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. La continuidad de este esfuerzo es una apuesta relevante en la fase de posconflicto”, señala Pineda.

BOGOTÁ, LA CIUDAD QUE SOBRESALE

La capital del país es la entidad territorial con mejor desempeño, con un puntaje de 8,33 sobre 10. Entre sus fortalezas están la aglomeración para la dotación de servicios básicos y colectivos, el estímulo del emprendimiento, la diversificación productiva y la absorción de empleo. Su desafío más importante está en las instituciones.

Otro grupo de regiones es el de las expectativas integrado por Risaralda, Cundinamarca, Atlántico, Boyacá y Meta que muestran un alto potencial de desarrollo competitivo, pero con desbalances. Luego figura el bloque de los departamentos ‘interrogantes’: Quindío, Bolívar, Nariño, Tolima, Cauca, Huila y Norte de Santander.