Los tres sectores clave para que Colombia crezca este año

Oxford Business Group destacó la solidez del sistema bancario y el desarrollo de energía y construcción.

La construcción cogió impulso y está creciendo

La dinámica del sector constructor está viéndose en las obras civiles de infraestructura y en el subsector de la vivienda.

Gobierno
POR:
Portafolio
abril 21 de 2016 - 08:49 p.m.
2016-04-21

Tras la reciente publicación de The Report: Colombia 2016, la firma editorial, de investigación y consultoría Oxford Business Group (OBG) ha analizado los tres sectores clave que impulsan la economía del país.

Como una de las economías más grandes de América Latina, Colombia tiene un historial de crecimiento de PIB más alto que la media regional, una reputación de tener un manejo sólido de las políticas macroeconómicas y para los negocios.

En los años 2015 y 2016 ha demostrado capacidad de adaptación absorbiendo el shock ocasionado por el precio del petróleo.

Esto se ha logrado manteniendo una tasa positiva de crecimiento, aunque más moderada.

Para este año y el futuro inmediato, las expectativas son de una recuperación gradual a pesar de los vientos desfavorables que soplan a nivel mundial. Dicha recuperación estaría impulsada por un programa de inversión en infraestructura de transporte.

Con un acuerdo de paz que termina se espera que venga un ‘dividendo de paz’ en la forma de costos de seguridad más bajos, la apertura de partes del país que antes estaban cerradas al desarrollo y crecimiento económico.

Con respecto al sistema bancario, la publicación indica que es fuerte y que ha estado disfrutando de tasas de crecimiento de dos dígitos en su portafolio de crédito.

Pese a una relativa ralentización del crecimiento económico, la rentabilidad bancaria se ha mantenido; la cartera financiera como un todo obtuvo un crecimiento del 15,5 por ciento en 2015.

Sin embargo, la Superfinanciera informó que la morosidad subió hasta el 3,08 por ciento del total de la cartera a finales de agosto, luego de haber registrado 3,05 por ciento a comienzos del año.

Mientras tanto, el coeficiente de solvencia bajó hasta el 15,2% del total de la cartera, pero se mantuvo cómodamente por encima del mínimo legal del 9%.

En materia de energía, a lo largo de la década pasada la industria petrolera estuvo en el centro del crecimiento económico.

Durante los últimos 10 años, el sector representó casi una quinta parte de toda la inversión extranjera directa (IED), aproximadamente la mitad de los ingresos de las exportaciones y, a través de impuestos y regalías, proveyó hasta un 30 por ciento de los ingresos del Gobierno.

Como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, importantes compañías se han visto forzadas a ajustar drásticamente sus planes de crecimiento y a agilizar operaciones.

Por último, en el ramo de la construcción, una combinación de inversiones públicas y privadas en infraestructura, así como la implementación de planes habitacionales por parte del sector público, continúan siendo los principales motores de este sector.

Los proyectos, que van desde la construcción de nuevas autopistas hasta la expansión de la infraestructura portuaria y aeroportuaria existente, están atrayendo un creciente número de compañías internacionales para construir y operar infraestructura importante a lo largo y ancho del país.

Adicionalmente, la necesidad de reducir el déficit habitacional, así como el fuerte desarrollo del sector de bienes raíces en los últimos años, también han tenido un impacto positivo en la actividad de la construcción.

Esto es especialmente cierto para las áreas urbanas.