Hidroituango: 60 días de una emergencia

El megaproyecto busca salir a flote tras dos meses de la crisis. El impacto es de gran magnitud para las comunidades y para EPM.

Hidroituango

Si no es por la emergencia, el costo final de Hidroituango hubiera sido menor al trazado.

JAIVER NIETO ÁLVAREZ/CEET

POR:
Portafolio
junio 21 de 2018 - 09:11 p.m.
2018-06-21

Después de nueve años de espera, y cuando estaba a poco menos del 10% para completar su construcción y entrar en operación, nadie se esperaba que una emergencia –que comenzó hace poco más de 60 días– dejara a Hidroituango en jaque.

Hoy, la única certeza de los analistas y el mismo personal técnico de EPM es que el complejo entraría en actividad solo hasta finales del 2022, tiempo en el que el país deberá recurrir a todas las fuentes de generación para suplir la energía que no entregará la central.

(Lea: ¿Qué pasa con la sostenibilidad de los megaproyectos en Colombia?)

Considerada en tamaño como la tercera hidroeléctrica más grande de Suramérica, desde que comenzó su emergencia, hace más de dos meses, ha sido rodeada de toda suerte de tesis en pro y en contra para justificar las causas de la crisis.

(Lea: 'Riesgo en Hidroituango sigue siendo alto', EPM

“Las acusaciones sobre supuestas modificaciones al proceso licitatorio en materia de capacidad financiera para favorecer al ganador vienen de partes interesadas y no se tiene en cuenta que este proceso no solo estuvo vigilado de principio a fin por un equipo de la Procuraduría General”, explicó Jaime Millán Ángel, experto en recursos hidráulicos de la Universidad de Colorado.

(Lea: Esta situación seguirá siendo crítica por mucho tiempo: EPM

Así mismo, indico que los críticos afirman que se realizaron cambios al contrato para aumentar el valor del proyecto después de la adjudicación.

Millán reiteró que en obras de gran envergadura, como la de Hidroituango, intervienen diferentes estructuras civiles complejas, y que estas deben ajustarse a las condiciones del terreno que se van presentando durante la ejecución del mismo.

Y ante las aseveraciones de los costos adicionales que ha registrado Hidroituango,
el experto de la Universidad de Colorado recalcó que estos aparecieron con la necesidad de construir la llamada Galería Auxiliar de Desvío, así como otras obras que no estaban estipuladas en el inicio.

“No da a lugar afirmaciones de que la obra hubiera resultado con un costo más alto al que si se hubiera adjudicado a otro contratista”, subrayó Millán.

Cabe resaltar que en días pasados, Jorge Londoño, gerente General de EPM, señaló que de no haberse presentado la emergencia, el costo final de Hidroituango hubiera resultado menor al inicialmente trazado.

En la evolución del plan de contingencia, la presa superó la cota 415 metros sobre el nivel del mar, lo que representa poder disponer de una capacidad de evacuación por el vertedero de 6.000 metros cúbicos por segundo, caudal equivalente a una creciente del río Cauca que ocurre, en promedio, una vez cada 500 años.

“Con la presa en este nivel se reducen los riesgos de un posible sobrepaso del agua embalsada”, señala un comunicado de EPM.

Informó además que ya se contrató a una compañía internacional para convertir el lleno prioritario en una presa definitiva con la construcción de una pantalla entre la cota 385 y cota 418 para reforzar la impermeabilidad y resistencia sísmica de la estructura.

“Estos trabajos son importantes para el cierre del paso de agua por la casa de máquinas”, reza la nota de prensa.

Siga bajando para encontrar más contenido