Al fisco le entrarían $50 billones si se eliminan exenciones al IVA

Por los productos excluidos de ese gravamen y los diferenciales, el erario deja de recibir $65,5 billones al año. 

IVA

El IVA se devolvería por Familias en Acción y el Sisbén.

ARCHIVO CEET

POR:
Portafolio
agosto 20 de 2018 - 07:55 p.m.
2018-08-20

Más de 60 grupos de bienes y servicios tienen hoy en día tarifas de IVA diferentes a la general de 19% y todo apunta a que el nuevo Gobierno iría por los recursos que se dejan de pagar por estas ‘gabelas’.

(Lea: Lucha antievasión, renta e IVA, ejes de la reforma tributaria)

La suma no es despreciable, si se tiene en cuenta que los tratamientos diferenciales del impuesto al valor agregado (IVA) superan, en total, los $65 billones, es decir, 21 veces lo que espera recaudar la nueva reforma tributaria que alista el Gobierno.

(Lea: Tarjetas tendrán un papel protagónico en el pago del IVA a plataformas)

Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), entre los productos excluidos –exentos y gravados con un 5%– el hueco fiscal por estos diferenciales se incrementó en casi $10 billones entre el 2016 y el 2017, en gran parte por los cambios hechos en la reforma tributaria de finales del 2016. Esto a pesar de que esa misma ley aumentó la tarifa general de 16% al 19% (ver gráficos).

Ese universo de recursos hace parte de los factores que el Gobierno ajustaría en la reforma fiscal que prepara, sobre todo porque el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha dado señales de que se deberían eliminar las exenciones del IVA, focalizándolo en las personas más pudientes y devolviéndoselo a las de menores recursos.

En una reciente intervención, el Ministro aseguró que la solución a la alta evasión de este gravamen (unos $40 billones anuales) sería poner a todos en una misma familia, pero a la población más pobre –agregó– “tendríamos que hacerle las transferencias (devoluciones) de forma eficiente y rápida, y asegurarnos de que el componente de regresividad que tiene el IVA sea revertido por completo”.

Lo anterior se haría efectivo por medio de la clara radiografía que tiene el Estado de los hogares de estratos bajos, gracias a las bases de datos del programa Familias en Acción y del Sisbén, a través de los cuales se regresarían los recursos ‘gravados’, con la ayuda del Departamento de Prosperidad Social (DPS).

Aporte fiscal
Para lograrlo, los técnicos del Minhacienda y la Dian están realizando los cálculos necesarios, de modo que la tarifa general del IVA recaiga en gran parte sobre la clase alta.

De hecho, antes de llegar al Gobierno, el viceministro de Hacienda, Andrés Pardo, presentó un estudio en el que encontró que “el 20% de la población con mayores ingresos recibe la mitad de los beneficios por exenciones y exclusiones de IVA, es decir, el decil de mayor ingreso se ahorra 14,6 veces más de lo que se ahorra el de menor ingreso”.

Según las cuentas del Marco Fiscal y de un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), entre 15% y 21% de todos los beneficios tributarios establecidos por la ley para el IVA serían los que se les devolverían a los grupos poblaciones más marginales, teniendo en cuenta que estos porcentajes son los que llegan a los deciles más inferiores.

En plata blanca, esto representaría entre $10 billones y $12 billones cada año, llevando a que el recaudo se incremente exponencialmente (más de $50 billones), aliviando la carga fiscal.

No obstante, esto impactaría directamente a millones de colombianos que hoy hacen parte de la clase media, ya que les incrementaría los precios, por ejemplo, de algunos artículos de la canasta familiar, y de otros como planes de telefonía celular, por mencionar algunos del día a día.

CUENTAS DEL MARCO FISCAL
El impacto fiscal por bienes y servicios excluidos del IVA es de $57,5 billones, es decir, $3 billones por cada punto de la tarifa.

Por su parte, el impacto que generan los bienes exentos, como es el caso de la canasta familiar, asciende a casi $5 billones cada año.

Finalmente, los bienes y servicios que tienen IVA de 5%, entre los que están la salud prepagada y otros productos de consumo masivo (licores, café, vinos, harina, vinos y pastas) le generan un impacto fiscal a la Nación de $3,2 billones anuales.

Siga bajando para encontrar más contenido