Empresas de Estados Unidos piden reglas de juego estables

El Consejo de Empresas Americanas le solicitó a Colombia subir impuestos en zonas francas solo a compañías nuevas. Urgen tratado de doble tributación.

El CEA es dirigido por Ricardo Triana

Son 117 empresas estadounidenses las que están afiliadas al Consejo de Empresas Americanas. El CEA es dirigido por Ricardo Triana.

Archivo particular

Impuestos
POR:
Portafolio
noviembre 29 de 2016 - 10:14 p.m.
2016-11-29

El régimen fiscal que propuso el Gobierno Nacional tiene nerviosas a las empresas estadounidenses afiliadas al Consejo de Empresas Americanas (CEA), por cuenta del mensaje negativo que se les está enviando a los inversionistas con respecto al cambio en las ‘reglas del juego’ que se tenían al momento de depositar sus recursos en Colombia.

Ricardo Triana, director Ejecutivo del CEA, habló con Portafolio para exponer en qué consisten los reparos de dichas compañías con el proyecto presentado por el Ministerio de Hacienda, aunque aclaró que están acompañando al Gobierno con la idea de presentar una reforma estructural, que combata la evasión y que simplifique el sistema.

¿Cómo recibieron el texto de la reforma tributaria?

Hemos estado analizando la reforma, nos interesa que haya simplificación del impuesto de renta, la cantidad de impuestos chiquitos hace que sea difícil el tema para las empresas y más que todo para las compañías que son extranjeras, pero Colombia ha dado muestra con esta propuesta, de que acá no se mantienen las condiciones que prometen cuando una empresa hace una inversión.

¿En qué aspectos se cambian las condiciones?

Por ejemplo, con las zonas francas, hay consciencia de que se requiere recaudar más, y de aumentar la base, pero se necesita estabilidad jurídica, la reforma sube el impuesto de renta en zonas francas del 15% al 24% en el primer año, luego baja al 23%, y después a 22% en el 2019. Esto está bien para las empresas que se instalen de aquí en adelante, pero para las que hicieron un plan de negocios para invertir en Colombia con un horizonte de varios años es un mensaje negativo.

La preocupación no es la tasa del impuesto o si este es más alto o más bajo, porque comparado con las empresas que están fuera de zonas francas es mucho menor, lo que preocupa es el mensaje. El 15% nos parecía muy bueno, pero si cambian las condiciones eso afectará el negocio.

¿Cómo cayó la propuesta de gravar dividendos?

Hay otros países que también los gravan, el problema con las empresas estadounidenses aquí, es que no tenemos tratado de doble tributación, eso implica que se pagan impuestos en Colombia y en Estados Unidos. Quedaríamos en desventaja con Canadá, España y otros con los que sí hay. Nos urge que el Gobierno lo termine de negociar pronto para que la afectación en el tema de dividendos no sea tan grande, porque eso va a venir de todas formas.

¿Qué esperaban del tratamiento a los bienes de capital?

Hay que incentivar la modernización de las empresas y eso se hace eliminando impuestos a esos bienes, ahí está la clave, ese estímulo de no pago de impuestos para los bienes de capital es necesario para modernizar la industria y ser más competitivos.

¿La tarifa de tributación es la que esperaban?

Nosotros pedimos el 25%, que es lo de la Ocde, pero el agravante es que ahora se tienen en cuenta las Niif, y con ellas los ingresos son más altos, entonces con una tarifa menor, pero una base gravable más amplia se terminan pagando más impuestos.

¿Cómo ven el incremento de la renta presuntiva al 4%?

Preocupa, sobre todo en las empresas que están en etapa de instalación, principalmente las mineras y petroleras que requieren de inversiones inmensas y que durante este periodo no tienen ingresos. Para este tipo de compañías la renta presuntiva se calcularía sobre la inversión que hacen, aún sin tener redito de ella.

SE PROPONE SUBIR GRADUALMENTE LOS IMPUESTOS A LOS CIGARRILLOS 

Las compañías han reconocido que el impuesto en Colombia es bajo, en comparación con otoros países de la región, sin embargo les preocupa que por hacerse de una forma tan abrupta como está planteado, se termine incentivando el contrabando.

“En el tema del tabaco se va a subir el impuesto en 300%, se reconoce que se debe subir pero no tan abruptamente, porque eso va a incentivar el contrabando, y con esos cambios se volverá más atractiva la ilegalidad, hoy se estima en el 20% del consumo, pero con esa subida va a ser hasta del 40% o más”, dice Ricardo Triana, director del CEA.

Finalmente dice que la tributaria es necesaria pero que “si esto no se hace con cuidado se va a desincentivar la inversión, si nos descuidamos las inversiones se pueden ir a países que también están bien como Chile y Perú. Porque las empresas compiten no solamente con los rivales comerciales naturales, sino además, con sus mismas fábricas en otras partes del mundo. Las matrices distribuyen las inversiones donde más les renta, y si Colombia pide dinero, pero el retorno en Perú es mejor, pues van a invertir allá” añadió Triana. Concluye que estarán atentos a la presentación de la ponencia en el Congreso de la República, para poder conocer cómo avanza el tema.