¿Incrementar la economía nacional con inteligencia artificial?

Esta tecnología tiene el potencial de superar las limitaciones físicas del capital y la mano de obra, generando nuevas fuentes de valor y crecimiento.

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial es algo más que otra oleada tecnológica. Se trata de un híbrido único de capital y mano de obra, que tiene el potencial de impulsar la productividad.

123rf.

POR:
Portafolio
septiembre 15 de 2018 - 02:00 p.m.
2018-09-15

En las últimas décadas, se han reducido los índices de crecimiento del producto interno bruto mundial y las principales economías suramericanas no han sido la excepción. Incluso el periodo de alto crecimiento que disfrutaron en la primera década de este siglo ha dado lugar a un casi estancamiento.

Las principales mediciones de la eficiencia económica han caído de manera pronunciada y el volumen de la mano de obra también se está reduciendo en la región.

(Lea: Inteligencia artificial, el ‘as’ de Google para crecer)

Los economistas siempre han pensado que las nuevas tecnologías generan crecimiento a través de su capacidad de mejorar la productividad total de los factores (PTF). Sin embargo, en la actualidad presenciamos el despegue de otro conjunto transformacional de tecnologías, comúnmente denominadas inteligencia artificial (IA).

Este tipo de tecnología tiene el potencial de superar las limitaciones físicas del capital y la mano de obra, generando nuevas fuentes de valor y crecimiento en los países, con la capacidad de aumentar hasta en un punto porcentual los índices de crecimiento económico anual de la región para el 2035.

(Lea: ¿Pueden sobrevivir los seres humanos en el siglo XXI?

Muchos consideran a la IA como algo similar a los inventos tecnológicos del pasado. Si creemos esto, podemos esperar cierto crecimiento, pero nada transformativo. La IA tiene el potencial de ser no solamente otro factor que impulsa la PTF, sino un elemento de producción completamente nuevo.

¿Cómo es esto posible? La clave es darse cuenta de que la IA es algo más que otra oleada tecnológica. Se trata de un híbrido único de capital y mano de obra.

(Lea: El sector de tecnología mueve más de US$1.200 millones

A diferencia de las tecnologías anteriores, esta crea una fuerza laboral completamente nueva que puede replicar las actividades laborales a mayor escala y velocidad, e incluso realizar algunas tareas que superen las capacidades de los humanos. Sin mencionar que en algunas áreas tiene la capacidad de aprender más rápido que las personas –aunque, por ahora, sin la misma profundidad–. Por ejemplo, al utilizar asistentes virtuales, se pueden revisar 1.000 documentos legales en cuestión de días en lugar de hacerlo en seis meses con un equipo de tres personas.

Análogamente, puede materializarse como capital físico, como por ejemplo los robots y las máquinas inteligentes.

Y, a diferencia del capital convencional como son las máquinas y los edificios, puede mejorar con el tiempo, gracias a sus capacidades de auto-aprendizaje.

En Colombia, por ejemplo, la inteligencia artificial podría aumentar el VAB (valor agregado bruto) del país en unos 78.000 millones de dólares al 2035. Un poco más de la mitad de ese monto (42.000 millones de dólares) provendrá del canal de aumento de la capacidad del capital y la mano de obra. Además, la automatización inteligente representará 24.000 millones de dólares y la difusión de la innovación, 12.000 millones de dólares.

El sector de servicios financieros de Colombia es un buen candidato a conducir al país hacia una era de crecimiento impulsado por la inteligencia artificial. Representando alrededor de un quinto del valor agregado en la economía, es lo suficientemente grande como para tener un impacto considerable, y puede tener un efecto derrame para estimular a otras industrias.

Y, al mismo tiempo, los consumidores del país están sedientos de tecnologías que proporcionen soluciones convenientes. BBVA Research estimó recientemente que la cantidad de usuarios de la banca digital en Colombia aumentará nada menos que un 721 por ciento en la década hasta el 2025, llegando a 15,6 millones de personas ese año.

Juan Antonio García
Director Ejecutivo de Accenture

Siga bajando para encontrar más contenido